Es Noticia

First Dates Reproches y declaraciones en una noche de rencuentros en «First Dates»

El programa de citas llevó a cenar a parejas que se habían conocido meses atrás en «First Dates»

Fernando y Dolores se conocieron en First Dates hace tres meses y se enamoraron al momento
Fernando y Dolores se conocieron en First Dates hace tres meses y se enamoraron al momento - CUATRO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

First Dates, con Carlos Sobera al frente, sigue empeñándose en su tarea de erradicar la soltería en España. Tarea difícil la suya, pero no es esa razón para claudicar. Por el plató de Cuatro, han pasado los personajes más excéntricos que uno pueda imaginarse y no pocos de ellos se han ido del programa acompañados. Ninguna misión es imposible.

Este jueves la noche fue especial en First Dates, pues el programa se llamó Second Dates: parejas que ya habían cenado en «el restaurante del amor» volvieron a cenar ante las cámaras para hablar de cómo había ido su vida desde entonces. Los primeros en cenar fueron Fernando y Dolores, dos rockeros de más de 60 años que pasaron por plató hace más de tres meses y no parecía que fuesen a tener ninguna armonía. No obstante, se dieron una segunda oportunidad y desde entonces viven un apasionado romance.

En su primera cena quedó claro que había una diferencia radical entre ellas en cuestiones políticas, pues mientras que Dolores se definió como una persona «de izquierdas, pero con ideas», Fernando dijo ser totalmente opuesto a la izquierda. Pese a ello, coincidieron plenamente en todo lo demás y están profundamente enamorados. Aunque les separan 400 kilómetros, hablan casi a diario y se ven cuando pueden, y este jueves al sentarse a cenar llevaban ya más de un mes sin verse. «Contigo todo es más fácil», le dijo él, «no quiero pensar lo que hubiese pasado si nos hubiésemos dicho que no, ¡lo que nos habríamos perdido».

Como sucedió en mi primera cena, volvió a salir el tema de la política y Fernando se reafirmó en sus ideas anticomunistas: «Donde hay comunismo, hay pobreza», y ella le dio la razón. Pero pronto cambiaron de tema y volvieron a embelesarse en su amor: «Nos encantaría una boda celta, o mejor, una rockera», confesó Dolores. Su pasión fue en aumento, Dolores le leyó un poema que le había dedicado y acabaron besándose entre las mesas del restaurante.

Luego llegaron Adriana y Ramón, gaditanos de 22 años que se conocieron en First Dates hace tres meses y están viviendo en casa de los padres de él. Pero Adriana no está muy satisfecha con eso, y le ha traído a su pareja una carta para que la firme y se comprometa a irse a vivir solo con ella. Su historia fue un tanto diferente, pues en su primera cita ella le dijo que no, pero se cogieron los números, siguieron hablando y quedaron sin cámaras.

Muy pronto sacó ella el tema de independizarse, buscar trabajo y pagar un piso entre los dos. «No sé yo, no me convence», dudó Ramón. Pese a ello, el comensal ya estaba pensando en tener hijos juntos. Pero no tardó mucho en cambiar de opinión y prometerle a Adriana que se buscarían un piso. Se besaron y se marcharon del restaurante de la mano rumbo a una agencia inmobiliaria.