ES NOTICIA EN ABC

First Dates El ofensivo comentario sobre la Semana Santa que llevó a un andaluz a rechazar a su pareja

José, aunque no es un hombre religioso, sí que respeta las tradiciones de su tierra

José y Manuela en un momento de su cita en «First Dates»
José y Manuela en un momento de su cita en «First Dates» - CUATRO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Último programa en 2017 de «First Dates», el omnipresente espacio de citas que no falla al espectador de lunes a viernes. Y aún queda mucho para que «First Dates» deje de sorprendernos para bien y para mal, pues las reservas de solteros no se terminan nunca y las citas a ciegas, como bien dijo su presentador Carlos Sobera, son «un viaje a lo desconocido en el que tienes que estar dispuesto a conocerlo todo».

El primero en aparecer este viernes por allí fue José, un ex militar devenido empresario, con piercings en las mejillas y los dientes y tatuajes hasta en la cabeza. Tuvieron ojo los emparejadores de Sobera, pues le pusieron a cenar con Manuela, autodefinida como «muy patriota», con su tatuaje dedicado a los caídos por España en su muñeca y una marcada atracción sexual hacia los hombres con uniforme.

Al poco de sentarse, ella no tuvo ningún reparo en decirle lo que no le gustaba de él: en primer lugar, sus piercings en la cara y en los dientes, «eso te lo puedes quitar». No obstante, a José no pareció importarle mucho la opinión de su pareja ni hizo siquiera un amago de quitarse los pendientes. Luego ya pasaron a comentar sus parecidos, tal vez el más reseñable sea su nivel académico: ninguno había pasado de la Secundaria.

La conversación fue derivando y pasaron de un tema a otro de la forma más imprevisible. De la hiperactividad sexual de Manuela a la religión y la Semana Santa. Fue ella la que, de pronto, le preguntó a José si era religioso. El exmilitar negó serlo, pero aseguró ser muy respetuoso con las creencias de cada uno, algo que ella compartió, pero con matices: «Por ejemplo, a mi la Semana Santa me da arcadas. Yo defiendo a mi país, no defiendo a un Cristo».

No le gustó nada a José su respuesta, un gran defensor y amante de las tradiciones andaluzas. Y ahí ya se chafó toda posibilidad de una segunda cita. «Yo tampoco soy religioso, pero la Semana Santa es una tradición de tu tierra que tienes respetar y no puedes decir esas cosas, porque ofenden a mucha gente».

Cuando llegó el momento decisivo, él fue el primero en dar su respuesta y fue muy claro en su respuesta: «No tendría una segunda cita con Manuela porque hay cosas que no me gustan, como lo que ha dicho sobre la Semana Santa».