ES NOTICIA EN ABC

First Dates La reacción de una comensal al descubrir la profesión de su pareja: «¿Y no te da vergüenza?»

Álvaro le confesó a Paula al final de la cita que había hecho «cine para adultos» durante unos meses

La reacción de una comensal al descubrir la profesión de su pareja - CUATRO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Este lunes abrió la lata en «First Dates» Álvaro, un parado madrileño de 22 años, que contó en su presentación que le gustaría ser «una persona influyente, como el gran Rafa Mora. Él salió de sí mismo y creyó en sí mismo. Yo cada vez que le veo por la tele se me cae la baba porque quiero ser como él». Ante Sobera presumió de que se «desenvuelve muy bien con la seducción porque leo libros de eso, que te enseñan a perder el miedo a seducir». Al presentador le contó también que había hecho «cine para adultos, y fue una experiencia que me gustaba».

Su pareja fue Paula, una malagueña de 20 años que estudia cocina. La joven fue muy sincera y dijo al presentarse que nunca «he tenido novio porque no he encontrado a ningún chico que me llamase la atención. Tampoco he tenido nunca relaciones sexuales porque me cuesta mucho quedar con niños». A la andaluza se la veía muy nerviosa cuando Sobera le presentó a Álvaro. «He sentido el flechazo», dijo él en el confesionario, «me parece una chica guapa y exhuberante».

Al poco de sentarse a la mesa él empezó a poner en práctica sus conocimientos en seducción. «¿Qué opinas de mi pelo?», preguntó Álvaro para sorpresa de Paula, «porque me lo corto yo solo». Ella contestó que le gustaba sin saber muy bien por dónde salir. El madrileño inició una estrategia muy directa, algo que intimidó un poco a Paula. «Puedes venirte a vivir conmigo a Madrid», la invitó él, «porque ya me estoy enamorando».

Poco después él, sin venir a cuento, le contó a la malagueña que le gustaba mucho el sado. Paula no sabía lo que era eso y Álvaro se puso a explicárselo. «¿Qué piensas, que esto es "50 Sombras de Grey"? A mí eso no me va nada», saltó ella. Álvaro continuó intentando hablar de sexo con Paula y ella volvió a frenarlo: «No me gusta hablar de esos temas», explicó muy nerviosa. A él no le gustó nada la actitud de Paula hacia el sexo: «La veo un poco cortada en ese aspecto y me gustaría enseñarle que no es tabú».

Álvaro se animó a ir un poco más allá y confesarle uno de sus secretos: «Te quiero decir una cosa, y es que yo he hecho cine para adultos». Paula se quedó a cuadros al oir sus palabras: «Me estoy quedando loca contigo, ¿eso no te da vergüenza, que te mire todo el mundo?». El madrileño explicó que solo fue actor porno durante seis meses, pero que le «gustaba que me mirasen». Pese a esta sorpresa, a Paula le gustó Álvaro y le pareció muy divertido, por lo que decidió darle una segunda oportunidad.