Es Noticia

First Dates Un independentista, a su cita en «First Dates»: «Voy a por el crucifijo, a ver si me vas a aplicar el 155»

El restaurante de Carlos Sobera abrió este martes por segunda vez en la semana en Cuatro

Joan, este martes en «First Dates»
Joan, este martes en «First Dates» - CUATRO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Con el recuerdo todavía fresco de las desastrosas citas del lunes –con permiso de Alba y Brian, que sí encontraron el amor frente a Carlos Sobera–, «First Dates» regresó una noche más a Cuatro. Y lo hizo con una velada en la que volvió a no faltar nada.

La segunda noche de la semana en el restaurante de «First Dates» no empezó bien desde el inicio. Ricardo y Rosa Lucía, la primera pareja de la noche, no conectaron en ningún momento. Se presentaron ante Sobera buscando el amor, pero la cosa no fluyó. Sin embargo, ambos aclararon que no les importaría tener una segunda cita... aunque «como amigos».

Mismo resultado que tuvo la noche entre Carlos y Génesis, cuya cita no cuajó desde el inicio. «Somos muy diferentes y no compartimos estilo», coincidieron.

No fue mucho mejor la cosa entre Joan y Mila. Él, catalán. Ella, de Madrid y admiradora de Pablo Casado. En un intento desesperado por captar la atención de su comensal, Joan se la jugó con un piropo inusitado. «Iba a ver qué pedir... pero pedí una rubia (al programa) y ya la tengo delante». La cara de Mila ante el comentario de su cita ya lo decía todo, pero la mujer fue más explícicta. «Sí, pero de bote».

La velada no pareció mejorar entre ambos... y fue a peor cuando hablaron de política. «Soy afiliada del Partido Popular y de derechas», explicó la mujer. Su comentario no agradó a Joan, que se sinceró. «Soy independentista», reconoció. «Madre... enseguida he ido a por los ajos, el crucifijo... ¡a ver si me va a aplicar el 155!», manifestó. Como era de esperar, no tuvieron una segunda cita.

Quienes sí parecieron encontrar el amor fueron Patricia y Amor, valga la redundancia. Sí, uno de los comensales del programa de Cuatro se llama así. «Mi padre se llamaba así y me lo puso a mí... aunque no me ha ido muy bien en el amor», explicó en «First Dates». Patricia tampoco daba crédito al nombre de su pareja. «Cuando me lo ha dicho, pensaba que era broma. Aunque bien pensado, es original», opinó. La noche fue rodada, con masajito incluido, y ambos fueron claros en la decisión final: volverían a verse. «Me has gustado», se sinceró Amor. Ambos se despidieron con un beso amoroso.

También fue buen la cosa entre Débora y Mía, dos jóvenes que acudieron al restaurante de Soberaa buscar a sus medias naranjas. Y parecieron encontrarlas.