Es Noticia

First Dates El gran disgusto de una comensal con su pareja: «¡Lo que me ha tocado!»

Tamara y Jesús tuvieron una cita en la que quedó claro que no tenían nada en común

Jesús y Tamara durante su cita en «First Dates» - CUATRO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

No se sabe hasta cuando podrá «First Dates» seguir explotando las riquísimas reservas de solitarios exhibicionistas (no se sabe bien en qué orden) dispuestos a romper su mala racha amorosa en el restaurante de Carlos Sobera. Varios lleva ya el programa de Cuatro sentando a cenar a diez o doce solteros diarios, ¿existen en España personas suficientes para sostener este ritmo otros setecientos programas? Tal vez sea algo que deba preocupar a las autoridades sanitarias.

Estrenó la noche número 700 del programa Tamara, una estudiante onubense de 18 años que aseguró ser muy «tanjante», sincera y tener clarísimo lo que quiere en la vida. Para hacerle compañía llegó al restaurante Jesús, un gaditano de 23 años que dijo ser «casi modelo. Le doy mucha importancia a la ropa, los tatuajes...». Con Tamara por ese lado no tenía mucha sintonía, pues ella dijo que «me da igual el mundo de la moda, no me importa mucho la ropa».

No fu esa la única discordancia entre los dos andaluces. Jesús le expuso a Tamara su teoría según la cual los hombres lo pasan peor que las mujeres en las rupturas sentimentales pese a que salgan más de fiesta, «creéis que se nos olvida, pero no es así». «Eso me ha parecido una gilipollez, una tontería tremenda...Eso del chico de fiesta y la chica en casa llorando no siempre es así, hay de todo en esta vida», fue la rotunda respuesta de la onubense. Tampoco le gustó a Tamara que para Jesús el sexo fuese lo más importante de la relación: «Además es celoso...¡Madre mía! Lo que me ha tocado...».

«¿Y tú eres de esos que van de chulitos por ser modelo y que tratas diferente a la gente?», le soltó Tamara, harta de la chulería del modelo, «me pareces un poco subidito». A la hora de la decisión final ya estaba claro lo que iba a pasar, y ninguno de los dos quiso tener una segunda cita.

También hubo espacio en «First Dates» este martes para los veteranos del programa como Angélika, una polaca asentada en Madrid de 25 años cuya primera cita no acabó de convencerle: «Llevaba tatuada en el brazo la cara de su exnovia, eso no me gustó mucho. Me parece que no lo tenía superado». Ahora lo que busca es «un chico atento y que me escuche». Su pareja iba a ser Abraham, un comercial gallego de 26 años que se presentó diciendo que «me gustan las chicas estilo Pedroche. Luego, también me gustan las maduras porque ya tienen una experiencia». Su atuendo no pasó desapercibido, pues apareció por allí con un jersey rojo, camisa blanca y pajarita. «Lo veo muy atrevido con esa ropa, tal vez un poco extraño», opinó Angélika.