ES NOTICIA EN ABC

First Dates El duro ataque de una comensal contra las aficiones de su pareja: «¡Espabila, muévete!»

Noel y Lore tuvieron una cita más o menos agradable pero desde el primer momento quedó claro que no tenían futuro como pareja

CUATRO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

En la última entrega de la semana de «First Dates» llegó para encontrar el amor Lore, una mostoleña de 20 que estudia psicología. «Busco a un chico alto y que me de caña», contó a su llegada. Dijo también que le gustaba mucho el deporte, especialmente los deportes de equipo. Sobre su experiencia amorosa, contó que solamente había tenido una relación seria con una chica: «Fue muy intensa, pero por cosas de la vida se terminó».

Su pareja fue Noel, un madrilaño de 23 años que estudia un grado medio de electrónica. Al joven le gustaban mucho los videojuegos y el deporte, pero también «salir de fiesta con mis amigos hasta las 8 de la mañana». La primera impresión para Lore fue «un poco mala, porque entró pisando flojito y titubeando, y yo quiero un hombre que pise fuerte y diga "aquí estoy yo"». A Noel lo que no le gustó fue que ella estudiase psicología: «Ya he estado con una chica que ha estudiado psicología, y es un poco cierto eso que dicen de que se meten ahí para curar sus propias taras».

Se sentaron a cenar y él contó que había decidido ir al programa como «una locura». Ella le preguntó si se consideraba una persona atrevida, y Noel contestó que sí muy confiado. Ella empezó a interrogarlo para ver hasta qué punto era cierto y terminó dejándole en evidencia. «Me ha parecido tímido, y que no es nada lanzado», dijo en el confesionario, «buscaba a alguien que me hiciese "zas"».

Hablaron luego sobre viajes y poco después ella contó que le gustaban mucho los deportes, sobre todo el baloncesto. Noel también dijo que le gustaba el deporte, pero él prefería el rugby. «Es un deporte que no se aprende en dos o tres días», le soltó a Lore, «al baloncesta juega cualquiera con tal de saber votar y hacer cuatro cosas». A la mostoleña no le gustó nada ese comentario: «Lo del baloncesto se lo ha podido ahorrar».

Luego Noel, sin venir mucho a cuento, empezó a hablar de videojuegos, peleas y frikadas, lo que volvió a desagradar a Lore. «Eres muy friki de los videojuegos», le espetó ella, «y me parecen una pérdida de vida. Tienes vida, no estés en una puta pantalla. ¡Espabila, muévete!». Él se sintió ofendido con sus palabras: «Me ha parecido un ataque gratuito contra la gente a la que le gustan los videojuegos. Es algo que entretiene y una manera de relajarte». Ella no se mordió la lengua: «Haz otra cosa y léete un puto libro».

La cita siguió con normalidad y bastante buena armonía, pero ya había quedado claro que no tenían futuro como pareja. Ella aprovechó también para soltarle una pullita: «Yo no puedo estar con una ameba». Al final, en el momento del desenlace, los dos dijeron que no habían sentido la chispa necesaria y cada uno se marchó por su lado.