ES NOTICIA EN ABC

First Dates Un comensal pone a prueba a su pareja: «Quería acorralarla y ver cómo reaccionaba»

Amanda quiso darle una segunda oportunidad al hiperactivo Moisés, pero él prefirió mantener una relación «como amigos»

CUATRO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Este martes «First Dates» emitió su programa número 896 y abrió la lata Moisés. Este informático barcelonés de 28 años presumió de «empezar siempre el día con una sonrisa. A mí me preguntan por qué estoy alegre, pero la pregunta es por qué no estarlo». Moisés se definió como un chico «intenso, cariñoso y entregado». A Sobera le contó que buscaba a una chica «que tenga un buen físico, pero que haya algo más que el físico. Me fijo también en el interior y busco alegría» .

Para cenar con él llegó Amanda, una estudiante de derecho canaria de 23 años. «Un hombre me conquista haciéndome reír y siendo ingenioso», contó la chica a su llegada. Moisés empezó desplegando su pirotecnia verbal de chistes y bromas. «¿Te suena mi cara?, ¿estás segura?, ¿nos hemos conocido?», avasalló él a preguntas a su pareja. Moisés reconocía en el confesionario que quería «hacer la coña y ver cómo reaccionaba a lo que le decía».

Amanda apenas tuvo tiempo para hablar, y es que Moisés copó casi toda la conversación. «Soy alegre y chispeante, hiperactivo y gracioso», le advirtió el barcelonés. Tras varios minutos de charla ella reconoció que «la energía que tiene Moisés es desbordante. Al principio me impactó, porque es un terremoto. Luego ya me he ido acostumbrando».

Moisés frío a su pareja a preguntas y le lió la cabeza con bromas, trucos y rimas. Amanda continuó en prácticamente en silencio hasta el final de la cita. «Quería jugar un poco con ella», dijo Moisés en el confesionario, «intenté acorrarla para ver cómo reaccionaba y el juego que daba. Y la verdad que ha estado divertido, pero me parece que le ha faltado un poquito de chispa».

Ella dijo sobre su pareja que «es graciosillo, al menos intenta serlo, pero no me ha intimidado en ningún momento». Pero llegó la hora de la verdad y, «por curiosidad», dijo que quería tener una segunda cita con Moisés. Él, no obstante, dijo que sería mejor que quedasen simplemente como amigos.