ES NOTICIA EN ABC

Final Masterchef Celebrity Antonia Dell’Atte se derrumba por la presión en la final de «MasterChef Celebrity»

La italiana rompió a llorar desconsoladamente quejándose por la falta de tiempo para terminar su plato

TVE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Televisión Española emitió este domingo la final de la tercera edición de «MasterChef Celebrity», el programa gastronómico que pone a nuestros famoso a medir su talento entre fogones. De los catorce que empezaron hace varias semanas su andadura en el programa, solamente cuatro de ellos llegaron a la gala final, al término de la cual se conocería el nombre del ganador de «MasterChef Celebrity». Mario Vaquerizo, Ona Carbonell, Paz Vega y Antonia dell Atte se disputaron la medalla de oro y, sobre todo, los 75.000 euros de premio, que donarían a la oenegé que escogiesen.

Todos se jugaban mucho en este final y lo dieron todo para lograr el primer puesto. No obstante, en ningún momento perdieron las formas ni la cordialidad. De hecho, los miembros del jurado felicitaron a los finalistas por su deportividad y compañerismo durante las pruebas. La finalista más problemática fue Antonia Dell’Atte, a la que se le vio muy perdida desde la primera prueba de la noche.

En ella, el chef Eneko Atxa les explicó a los concursantes los pasos que debían seguir para cocinar sus platos. Para el gusto de la italiana Eneko hablaba demasiado rápido y a ella no le daba tiempo a procesar la información, por lo que empezó a pedirle que repitiese lo que había dicho. Eneko no la hacía caso y seguía con su explicación, algo que empezó a desesperar a Antonia, que insistía en sus demandas: «¡Habla, que si no te destrozo la vida! ¿Cuánto hay que echar?», le gritaba. Los jueces tuvieron que tranquilizar a la finalista y pedirse que se centrase en su trabajo, que acabó siendo una chapuza.

En la prueba de exteriores, la segunda de la noche, la italiana quedó definitivamente eliminada. También para este reto le parecía que había poco tiempo, y ya antes incluso de empezar a cocinar les pidió a los jueces que le dejasen cinco minutos de más. Ante su negativa, Antonua contestó recordándoles que «los últimos serán los primeros». No se cumplió la máxima bíblica en esta ocasión.

Al poco de empezar la prueba Jordi Cruz se le acercó para recriminarle que no estuviese centrada, y ella se excusó diciendo que «no tengo tiempo». Pasado un rato, y viéndose superada por las circusntancias, Antonia rompió a llorar desesperada. Esta vez fue Samantha quien se acercó para hablar con ella: «Eres una luchadora. Puedes con esto y con mucho más. Eres capaz de hacer un plato de diez porque cocinas genial».

Una vez más, la italiana atribuyó a la falta de tiempo sus problemas: «Con más tiempo hubiese hecho las cosas mejor. Las cosas se hacen bien si hay tiempo, si no no». Seguía llorando y Samantha siguió consolándola: «¡Fuerza, poder, alegría! ¡Dime que puedes!». Ante las cámaras, Antonia aseguró estar «agobiada, porque me falta mi familia y me falta mi hijo. Intentaré sacar adelante el plato de todos modos». La italiana se puso de nuevo manos a la obra y logró entregar un plato decente. No obstante, el jurado decidió que no era merecedora de pasar al duelo final.