Es Noticia

Una exconcursante de «GH VIP», al borde de la ruina

La escritora Isabel Pisano estaría a punto de quedarse sin casa por culpa de una extorsión

Isabel Pisano, en una entrevista con ABC
Isabel Pisano, en una entrevista con ABC - JAIME GARCÍA
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Los concursantes de los realities amasan, en general, una cantidad de dinero considerable. Pero, si no se trata con cuidado, éste puede desaparecer con la misma rapidez con la que llegó. Algo así debe de pensar Isabel Pisano, la periodista y escritora uruguaya que pasó por la segunda edición de «Gran Hermano VIP».

Tal y como aseguró el programa «Socialité» el pasado fin de semana, Isabel Pisano no se encuentra en su mejor momento. La periodista estaría atravesando un delicado estado de salud, y la ruina estaría llamando a la puerta de su casa. Literalmente, pues corre el peligro de ser desahuciada en cualquier momento. Hasta tal punto, aseguran en el programa, es de delicada la situación que hasta su propia vida podría estar en peligro.

«Tienen un gran interés en quedarse con lo último que le queda, que es su casa», aseguraba en el programa de Mediaset, presentado por María Patiño, una persona cercana a la escritora. «Su estado de salud no es bueno, no está bien. Esta situación la está dañando, no la dejan vivir tranquila». De esta forma parece que Isabel Pisano, a sus 70 años, podría estar pasando por uno de los momentos más críticos de su vida.

Desde el círculo más cercano a Pisano han asegurado a «Socialité» que tienen en el punto de mira al representante de la escritora. «Su manager estuvo en la casa viendo qué había. Si se llevó algo o no, que parece que sí, yo no lo vi», asegura esa persona cercana a la periodista, que dejó entrever que el representante se podría haber llevado alguna pertenencia de la casa de Pisano.

Pese a ello, aseguraron en el espacio, Isabel Pisano se encuentra bien asesorada por sus amigos y familiares. «Hay una serie de personas que nos interesamos por ella, por su bien, y otros que es todo lo contrario», asegura la fuente cercana a la escritora consultada por «Socialité».