Es Noticia

Los errores más sonados en las campanadas

Presentar las campanadas es un momento de alto riesgo televisivo como ya han podido comprobar Carmen Sevilla, Irma Soriano o Marisa Naranjo

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

1990. Marisa Naranjo: «Estos son los cuatro cuartos»

«Estos son los cuatro cuartos», decía Marisa Naranjo tan tranquila mientras sonaban las campanadas que estrenaban 1990. «Notarán ustedes que el sonido es totalmente diferente», continuó sin percatarse de que estaba arruinando la ingestión de las uvas a millones de españoles.

«Espero y deseo que ustedes hayan tomado las doce uvas sin precipitación y de acuerdo a como hayan sonado», dijo al terminar. La causa del error fue que Naranjo ni siquiera estaba en el balcón de la Puerta del Sol, sino en una habitación contigua. «No podía ni oir ni ver», explicaba años después. «Me dolió que TVE no me apoyase. Tampoco dio las explicaciones oportunas que debería haber dado», dijo en una entrevista antes de volver al lugar del crimen, en 2011, para retransmitir las «preuvas» (el ensayo del día 30) en Neox.

1994. José María Íñigo: «¡Feliz 1964!»

La pareja formada por la cantante y actriz Carmen Sevilla y el presentador José María Íñigo en Telecinco prometía dar una divertida y amena entrada en el año 1994. Y así fue, por los comentarios de la propia Sevilla que acompañaban a cada una de las campanadas. Una retahíla de palabras sin demasiado guión ni mucho sentido que Íñigo redondeó dando la bienvenida al año «1964».

1994. Las prisas de Irma Soriano

Los cuartos que preceden a las campanadas son siempre un gran peligro para el presentador. Aunque le permiten ganar tiempo y anticipar el momento decisivo en el que se empiezan a tomar las uvas, también le pueden jugar malas pasadas y empujarle a hacer el ridículo delante de toda España. A Irma Soriano le sucedió lo segundo en la entrada del año 1994 en Antena 3: confundió los cuartos con las campanadas que ya estaban sonando.

«Y ahora comienzan las uvas» dijo cuando el reloj ya iba por la séptima campanada. «No he oído carrillón, no he oído cuartos» se justificaba después la presentadora, que no pudo distinguir los sonidos entre el bullicio de la Puerta del Sol.

1997. El año que se adelantó diecisiete segundos

El año 1997 tuvo prisa en nacer y llegó a nuestras vidas 17 segundos antes de lo que hubiera debido. Todo se debió a un error técnico de los responsables del reloj de la Puerta del Sol, que redujeron a la mitad los tradicionales 34 segundos que pasan desde que las campanadas empiezan a sonar hasta que dan las doce.

2010. Belén Esteban saluda a la familia

En 2010 hubo quine quiso tomarse las uvas con Belén Esteban. La «princesa del pueblo» no dudó en felicitarle el año a toda su familia e, incluso, a «mi amiga Mariví» en unas campanadas que ya quedan para la historia de la televisión. Aunque no sea un error tan grave como los anteriores, lo cierto que es que Esteban utilizó para sus propios fines las campanadas con las que todos los españoles recibían el año.

2015. Canal Sur y la publicidad

El realizador de guardia en Canal Sur para la Nochevieja del año 2014 debió de pasarse con el champán en la cena. Los andaluces que escogieron la cadena autonómica como opción para tomar las uvas comenzaron el año con decepción. Aunque desde que se emite publicidad en la retrasmisión de las campanadas las cadenas suelen apurar al máximo, en el comienzo de 2015 Canal Sur se precipitó y emitió dos spots justo en el momento en el que iban a empezar los cuartos. El resultado: cientos de miles de familias andaluzas sin tomarse las uvas.