ES NOTICIA EN ABC

Chester La emotiva relación entre Willy Bárcenas y el hijo de Jordi Sànchez: «Al final todos somos personas»

Willy Bárcenas conversó en «Chester» con Risto Mejide sobre cómo cambió su vida el éxito de su grupo y el encarcelamiento de su padre

CUATRO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Risto Mejide, el entrevistador más polémico de la televisión, sentó este domingo en su sofá de «Chester» a Willy Bárcenas, el líder de la exitosa banda «Taburete» e hijo de Luis Bárcenas. El tema de esta entrega del programa de Cuatro eran las raíces, y Risto quería preguntar a su invitado por cómo determina la familia el posterior desarrollo en la vida de una persona.

El presentador dijo estar impresionado por un rasgo de la vida de su entrevistado: «Mientras su vida personal se hundía, su vida profesional despegaba gracias a su talento. Evidentemente, nadie es responsable de lo que hagan sus padres, pero él todavía tiene que entrar en los sitios pidiéndonos perdón o permiso».

«Tenía ganas de estar aquí, pero estoy un poco nervioso», reconoció Bárcenas al llegar. «En Chester solo tienen que preocuparse los que tienen algo que ocultar», le tranquilizó Risto, a lo que el invitado contestó asegurando que llegaba «con el corazón abierto». Para romper el hielo Mejide le pidió que contase cómo había sido su vida hasta el momento en que estalló el escándalo de su padre. «Yo tenía una vida normal hasta los 21 años», recordó el músico, «con una vida acomodada, es verdad: estudié en un buen colegio e hice un buen grupo de amigos. De repente, a los 21 todo explota en mi casa y trunca mi normalidad».

Mejide quiso saber cómo era la relación de Bárcenas con su padre: «Yo lo veía como lo que era, un padre y un ídolo en el que buscaba consejos». Risto le preguntó si era «consciente del poder de tu padre», a lo que le entrevistado respondió que «no, nunca. No venía la plana mayor del PP a cenar a mi casa ni nada eso. Además, yo con mi padre no hablaba de política ni de negocios».

En el año 2009 empezaron las pesadillas para Willy Bárcenas: «La primera vez que le vi en el periódico hasta me he hizo ilusión, así de tonto era. Pensé que quedaría en nada y él me dijo que no iría a ningún lado, que eran difamaciones. Pero más tarde, cuando estaba en Nueva York, vi lo de los pápeles de Bárcenas y supe que eran verdaderos porque reconocí la letra. En ese momento me volví a Madrid».

Apenas dos meses después de que aterrizase en España su padre entró en la cárcel. «En el PP le dejaron solo. Le llamaban corrupto y yo me preguntaba que, si sabían que era un corrupto, por qué no le habían denunciado antes», contó Willy Bárcenas, «yo en ese momento le dije a mi padre que reconociese que todo era verdad y que cayesen todos. En las primeras reuniones en la cárcel decidimos ir con todo».

Aquellos fueron momentos difíciles para el músico, que decidió irse a Chile para oxigenarse con el dinero que le dio su abuela. «Estuve buscando trabajo y me perdí un poco», recordó, «empecé a beber y a salir mucho, pero me llevé mi guitarra y me puse a componer. El primer disco de Taburete lo compuse en Chile estando en la mierda y pasando mucho tiempo solo».

Reconoció que en sus inicios en Taburete les ayudó mucho el ser él hijo de Bárcenas: «Ningún grupo ha tenido la oportunidad de dar tantas entrevistas como Taburete». No obstante, esa fama también tiene un evidente lado negativo: «Una de las cosas que más me tocan los cojones es eso de que este disco lo pagamos entre todos los españoles...Eso es mentira».

El entrevistador le preguntó luego por su secuestro, en el que un hombre disfrazado de cura irrumpió en su casa para robarles documentación sobre Luis Bárcenas y el PP: «Pensé que mi madre y yo íbamos a morir y me daba igual que nos matasen». El músico le confesó a Risto que «siempre sospechamos que no era un loco, porque un loco no podía saber esas cosas que sabía sobre nosotros. En aquel momento no podía creer que las cloacas del Estado fueran capaces de eso, pero ahora las creo capaces de todo». Bárcenas no dudó en afirmar que «aunque no puedo probar nada, estoy casi seguro de que lo mandó el Ministerio de Interior para acabar con pruebas».

Bárcenas le confío a Risto que «todavía quedan muchas cosas por salir y espero que salga todo y que caigan todos. Han jugado con nosotros, hemos sido una pelota en manos del PP y también de la oposición». Bajo su punto de vista, «mi padre no ha tendio un juicio justo. Se trató de una sentencia muy política y que estaba condicionada».

También quiso compartir una anécdota con Risto Mejide: «El mensaje que más me ilusionó cuando mi padre entró en la cárcel por segunda vez fue el del hijo de Jordi Sánchez. Me dijo que teníamos muchas diferencias, pero los dos compartíamos que teníamos a nuestro padre en la cárcel y me ofreció todo su apoyo. En Soto del Real pude conocerlo y hablamos un rato. Me emocionó mucho porque al final todos somos personas».

Pese a todo, Willy Bárcenas confía en que «cuando mi padre haya pasado de moda Taburete seguirá ahí».