Es Noticia

«GH Dúo» Deudas y abusos: el duro pasado de Carolina Sobe

La concursante de «GH Dúo» rompió a llorar al ver un video que había grabado su hija para felicitarla por su cumpleaños

Carolina Sobe, en «GH Dúo»
Carolina Sobe, en «GH Dúo» - MEDIASET ESPAÑA
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«Mi vida no ha sido fácil». Carolina Sobe narró «la curva de su vida», una marcada con numerosos altibajos y muchos malos momentos. «Desde los siete a los quince años estuve en un internado», explicó. La concursante de «GH Dúo» terminó ahí tras el divorcio de sus padres y a causa del oficio de su padre, quien, por sus horarios como militar, no pudo compatibilizar su trabajo con los cuidados que necesitaban sus hijas. «Allí no lo pasé bien y no podía contarle a mi padre lo que pasaba porque él tenía otros problemas y yo no quería ser uno más», relató visiblemente emocionada.

A los quince años, Carolina Sobe decidió hablar con su padre: «Es que si no me hubiese suicidado». La concursante de «GH Dúo» sufría malos tratos por parte de una de las monitoras del internado. «Esto solo lo sabía una de mis mejores amigas y no puede ni hablar de esto», matizó. Esa charla provocó que Sobe y sus hermanas se mudaran con su padre. Sin embargo, poco tiempo después acudieron de vacaciones a Madrid, «pero terminamos quedándonos. Mi hermana se enamoró de una persona aquí y si ella se quedaba, mi padre decía que teníamos que quedarnos las tres».

Al mudarse a la capital, Sobe sintió como su vida se descontrolaba. Por suerte, tuvo a su (primo) hermano José Luis para echarle una mano. «Si se me va la olla, es el que me hace volver», confesó. Tras muchas idas y venidas y unas cuantas relaciones amorosas rotas, Sobe y sus hermanas regresaron a Zaragoza con su padre. «Pero mi hermana la mayor, que es muy moderna, se fue a Benidorm un fin de semana, pero se quedó allí. A mí me tocó ir a buscarla y acabé viviendo cuatro años allí también», explicó.

Con el paso de los años, la concursante de «GH Dúo» se mudó a Madrid con su mejor amiga. Fue entonces cuando conoció al padre de su hija. «Ella es lo más grande que me ha dado la vida, pero en esta relación pasó de todo». «En esa época lo pasé regular porque tampoco lo estaba pasando bien económicamente. Me fié de quien no tenía que hacerlo y me metió en un lío bastante gordo». Fue entonces cuando Sobe quiso volver a refugiarse con su padre, pero no pudo. «Murió. Le llamé dos días antes para que me viniese a buscar al aeropuerto, pero no pudo», contó.

Sus problemas no terminaron ahí. «Como no me llevaba bien entonces con el padre de mi hija, me echó de casa. Quería quitarme la custodia de mi Grease. El veía que no estaba bien y que teníamos altibajos económicos por cosas que había hecho él, decidió que me tenía que ir», recordó. En plena vorágine, Carolina Sobe decidió presentarse al cásting de «Gran Hermano 11» y entró. «De no tener casa pasaste a una que cabía 17», comentó Jorge Javier en un intento de quitarle «hierro» al asunto.

«Allí conocí a gente maravillosa, pero por un mal rollo que hubo perdí a una de las mejores amigas que he tenido en mi vida», dijo en referencia a Nagore (Robles). Pese a su participación en «Gran Hermano», los problemas económicos de Sobe no terminaron. «Entre niña, colegios...». Entró en «Supervivientes» y pensó que todo había terminado, pero entonces le llegó «otro palo de la vida». «Se murió mi madre y me culpé por no haber estado lo suficientemente encima de ella», dijo.

«Pero ahora estoy bien gracias a 'GH' y a Carlota Corredera». Cómo se encuentra ahora es gracias, en parte, al mejor momento de su vida: el nacimiento de su hija. Por su cumpleaños, «GH Dúo» permitió que Sobe recibiera un vídeo de su pequeña, que al ser menor de edad, solo ha podido ver y escuchar ella. Rota, entre lágrimas, pero muy feliz, Carolina confesó que su hija es lo mejor que le ha pasado nunca y le prometió que, a partir de ahora, todo los que le viene es felicidad.