ES NOTICIA EN ABC

David Suárez: ¿Martir de la libertad de expresión o humorista insolente?

Sin haber cumplido todavía los treinta, el humorista David Suárez ya ha perdido dos veces su trabajo por la crudeza de sus chistes

ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Aunque no es la primera vez que está en el ojo del huracán, en esta ocasión a David Suárez se le han ido las cosas de las manos. Nacido en Santiago de Compostela hace veintisiete años, Suárez siempre ha practicado un humor negro y de mal gusto con el fin de incomodar a su público y hacerlo reír trangrediendo tabúes: «El humor negro sirve para enfrentarse a ese interés de utilizar eufemismos, de pretender que todo sea cuqui y maravilloso. Es una buena forma de mostrar, bruscamente, que las cosas no funcionan tan bien como parece», contaba en una entrevista el año pasado. El cómico saltó a la fama en 2013, con apenas 21 años, cuando lanzó «Vincent Finch: Diario de un ego», una webserie satírica e irreverente con un protagonista que se tiene a sí mismo por un genio.

«Vincent Finch: Diario de un ego» nació como una miniwebserie que intentaba salirse de la estructura tradicional dividida en capítulos. En sus episodios de quince minutos, Suárez demostraba estar dotado de un gran talento interpretativo, a lo que había que sumarle unos guiones simpáticos y muy efectivos que hicieron de él una de las jóvenes promesas del humor en España. De hecho, la web Filmaffinity la consideró la mejor comedia española del 2013 y la serie alcanzó los seis millones de reproducciones en un año.

A raíz del éxito de la serie fue abriéndose un hueco en el mundo televisivo. «Si te lo trabajas en Internet, pero lo haces con cierta originalidad y marcando la diferencia, puedes conseguir un futuro laboral. Hace falta mucho tiempo de trabajo e insistencia», contaba en una entrevista en 2016. Berto Romero, la mano derecha de Andreu Buenafuente en «Late Motiv», vio uno de los vídeos de Suárez y acabó fichándolo como colaborador del programa. No obstante, a los tres programas fue despedido en directo por llamar a Buenafuente «viejo maricón millonario».

Su irreverencia le gustó mucho a Dani Mateo, que en septiembre de 2016 lo fichó para «Vodafone Yu», el programa de humor y música que dirige en Los40. En el programa de presentación, el propio Mateo hizo una referencia al despido de Suárez de Late Motiv: «Para que te echemos de este programa solo tienes que pulsar el botón de salida, que incluye al presentador del programa, un gay y un buen pene». En su sección de «Yu» Suárez se mantuvo fiel a su humor salvaje, burlón y desvergonzado que también practicaba en sus publicaciones en Twitter e Instagram y en las viñetas cómicas de su libro «Agonía infinita».

Pero tampoco su empleo en «Yu» le ha durado demasiado y, una vez más, ha sido la crudeza de sus chistes la causa de su despido. El pasado jueves 18 de abril el humorista puso en Twitter un mensaje que, pese a ir en la línea de sus bromas habituales, corrió como la pólvora y generó una enorme polémica. El tuit alcanzó una gran repercusión al ser duramente criticado por personajes como los periodistas Hermann Tertsch, Pilar Rahola y Emilio Pineda; la actriz Itziar Castro e Iván Madrazo, ganador de «Gran Hermano 10». Una semana después de que el mensaje fuese publicado acumula casi 4000 retuits y más de 10.000 "me gusta".

La broma le ha salido cara a David Suárez, que ha sido despedido de sus dos trabajos en Prisa Radio: «Comedia perpetua» en Cadena Ser y «Vodafone Yu, no te pierdas nada» en Los40. Desde este último programa han señalado que «rechazamos enérgicamente cualquier comentario o acción que atente contra esos elementales principios. Principios tan sólidos que nos mueven a asumir responsabilidades aún cuando esos comentarios o acciones no se han producido ni en nuestro programa, ni en nuestros entornos (...) En Vodafone yu no hay cabida para quien no está a la altura de una sociedad como la nuestra: tolerante, diversa, abierta y solidaria».

Por eso fuera poco, el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad denunció ante la Oficina de Delitos de Odio de la Policía las «agresiones verbales» vertidas contra las personas con discapacidad. Según informó el CERMI en un comunicado, esta entidad presentó también una reclamación por infracción administrativa muy grave por «hostigamiento y acoso a las personas con discapacidad».

«Ha sido una semana asquerosa», reconoció Suárez hace unos días. Al principio el humoristo optó por permanecer en silencio, pero el miércoles 24 publicó en sus redes sociales un comunicado dando su punto de vista. «No era más que un chiste y, como tal, forma parte únicamente y exclusivamente de la ficción. No es una opinión, ni por supuesto un hecho real», argumenta el gallego. Aclara que su intención «nunca ha sido y nunca será la de herir a las personas con Síndrome de Down, ni causar dolor o sufrimiento a sus familiares».

En el comunicado explica que el humor negro «es un género pedregoso, que transita muchas veces carreteras complicadas, que trata temáticas sensibles y que juega a poner sobre la mesa todo aquello de lo que nadie quiere hablar». Señala también que su personaje como cómico «plantea situaciones moralmente abyectas, para precisamente señalar lo abominable de las mismas. No es un humor que guste a todo el mundo. Ni tiene porqué». Sin haber cumplido los treinta, Suárez ya ha perdido su trabajo en dos ocasiones por mantenerse fiel a su estilo, y no parece que este segundo susto vaya a llevarle a moderar sus bromas: «Creo en lo que hago y lo seguiré haciendo siempre».