Es Noticia
Cuerpos embarazosos

«Cuerpos embarazosos»: Las historias más surrealistas del programa de DKISS

Este docu-reality emitido por DKISS sigue los pasos de unos médicos dedicados al tratamiento de enfermedades raras

Los pacientes que acuden a «Cuerpos embarazosos» buscan acabar con los complejos que les trae su enfermedad
Los pacientes que acuden a «Cuerpos embarazosos» buscan acabar con los complejos que les trae su enfermedad - DKISS
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«Cuerpos embarazosos» es uno de esos turbios programas que se emiten a altas horas de la madrugada. Este docu-reality británico sigue a las doctoras Pixie McKenna y Dawn Harper y al doctor Christian Jessen en su empeño por ayudar a los pacientes de las enfermedades más extrañas, muchas de ellas sin diagnosticar.

Bultos en cabeza y pies, órganos sexuales atrofiados, fístulas purulentas, dentaduras podridas, exceso de sudor, exceso de pelo, secreciones, olores desagradables y diversas infecciones por hongos son algunos de los cuadros médicos con los que trabajan a diario estos doctores. Aparte de los cuidados paliativos, los médicos de DKISS, cadena en la que se emite el programa, ayudan a sus pacientes a llevar una vida sana y les invitan a deshacerse de los complejos que les amargan la existencia.

A bordo de su clínica móvil, los médicos recorren Reino Unido atendiendo y curando a los enfermos más inclasificables. El espacio recurre al morbo a discreción, explayándose en los pormenores más nauseabundos de la enfermedad y mostrando imágenes que no todos los estómagos pueden soportar. Al margen de enfermedad física, «Cuerpos embarazosos» juega también con el componente psicólogico de esas dolencias, que hacen que muchos pacientes sean incapaces de llevar una vida normal.

Un caso que puede dar una idea de por donde van los tiros en este programa es el de Jay, un joven que confesó haber pasado veinte años sin cepillarse los dientes. Frente a las cámaras, se arrepintió de no haber obedecido los consejos de sus padres: «todos los consejos y descuidó este hábito hasta un límite horrendo. “Durante toda mi vida he ingerido los alimentos que no debía, he consumido centenares de bebidas azucaradas y después de ello no me tomaba la molestia en pasar por el baño. He perdido seis piezas dentales, pero nunca me había importado, hasta ahora…». El equipo de dentistas que se encargó de Jay tuvo que emplearse a fondo para solucionar su problema, y tras una limpieza en profundidad le colocaron unas prótesis nuevas.

La de Rusell es otra más de las vidas que cambiaron radicalmente tras pasar por este programa. Este hombre, de casi 50 años, acudió a la clínica de «Cuerpos embarazosos» durante una visita que hicieron a España, y allí los médicos quedaron impactados con su hernia: un tumor casi tan grande como un balón de fútbol salía de su tripa. Tras echarle un vistazo, le derivan a un cirujano en Inglaterra que no da crédito a sus ojos cuando ve la hernia: «Es impresionante. La operación será más complicada y larga que la de una hernia normal, ha esperado demasiado para ir al médico». Pese a la gravedad del asunto, Rusell es capar de bromear con el asunto, diciendo que tendría que «buscar un nuevo lugar en el que apoyar las manos». Finalmente, la operación salió bien y la hernia fue extirpada, por lo que a partir de entonces Rusell ya pudo «salir a la calle camiseta sin que la gente me mire».

Otro británico que acudió a los servicios del programa durante sus vacaciones en España fue David, que se presentó en la clínica con una malformación ciertamente embarazosa. David caminó incómodo por la playa de Fuengirola hasta llegar a la tienda de los doctores, donde se bajó los pantalones para enseñar el tercer testículo que le había salido: «Hace dos años tuve una hernia y me salió un bulto que ha seguido creciendo hasta ser como un testículo más. No me duele, pero es incómodo». El médico de «Cuerpos embarazosos» pronto le tranquilizó: «Es un quiste de epidídimo, causado por flujos vasculares obstruidos. Es benigno y se puede extirpar».

También los niños acuden a los doctores de DKISS, y la pequeña Charlotte, de 8 años, fue uno de los casos que más impactó a los experimentados médicos. A primera vista, parecía que Charlotte tenía una salud de hierro, pero lo importante no estaba a la vista. En cuanto la niña que quitó los zapatos, los médicos pudieron ver sus pies cubiertos de verrugas de muy mal aspecto: «Me duelen todo el tiempo, y no puedo ir a dormir a casa de mis amigas porque me averguenzan». «Nada podía prepararme para lo que estaba a punto de ver. Estoy absolutamente horrorizado, nunca había visto unas verrugas tan horribles», reconoció el médico.

Christian Jessen, uno de los médicos del equipo de «Cuerpos embarazosos», se vio envuelto en una polémica en el año 2014 al acceder a participar, debido a su condición homosexual, en el programa «Cúrame, soy gay». Este espacio, emitido por Channel 4, pretendía mostrar supuestos tratamientos médicos para revertir la homosexualidad. El programa fue muy criticado y acusado de homofobia, y el propio Jessen aseguró haber recibido «comentarios homófobos de otros doctores». Lo que esto deja claro es que los médicos de «Cuerpos embarazosos» no pierden la ocasión de dar que hablar.