ES NOTICIA EN ABC

Cuatro Weddings La boda más surrealista de «Cuatro Weddings»: «¡Esto es una garrulada enorme!»

El nuevo «docu-reality» de Cuatro celebró su segunda noche en los lunes de la segunda cadena de Mediaset

Fátima y Carlos, en su boda celta de «Cuatro Weddings»
Fátima y Carlos, en su boda celta de «Cuatro Weddings» - CUATRO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«Cuatro Weddings» llegó por segunda noche a los lunes de Cuatro y lo hizo con las bodas de cuatro nuevas concursantes: Fátima, Jessica, Esther y Davinia. Todas ellas compitieron este lunes en la segunda cadena de Mediaset por alzarse con el premio final del programa: una «luna de miel de ensueño», que fue para Esther, la aspirante que más puntos sumó del resto de sus compañeras.

La velada arrancó con la boda de Jessica y Cristian, que organizaron una «boda romana» para 85 invitados y contaron con un presupuesto de 8.000 euros. La novia trató de innovar en la celebración de la primera boda de la noche en «Cuatro Weddings», pero no convenció al resto de aspirantes. «Parece la comida de un cumpleaños», dijeron las otras tres aspirantes sobre el menú.

El segundo enlace de la noche fue el que llevaron a cabo Davinia y Ángel. Organizaron una «boda tradicional», para 102 invitados y con 18.000 euros de presupuesto. Sin embargo, tampoco terminó de convencer del todo a a Esther, Jessica y Fátima.

Tres bodas convencionales...

Tras ello llegó el turno de Esther, que junto a su novio Víctor planificaron «una boda turística», para 110 invitados y en la que invirtieron 30.000 euros. Su enlace fue uno de los grandes atractivos de la noche, pues fue de lo más particular. La pareja alquiló para el enlace un municipio entero: Morillo de Tou, pueblo deshabitado de Huesca y que fue el lugar escogido por los novios para el enlace.

No es habitual ver a una pareja arrendar un pueblo entero para su boda, pero las particularidades en la boda entre Esther y Víctor fueron más allá. Comenzando por el orden de la propia celebración. La boda arrancó con un cóctel, antes de la propia ceremonia y de la comida. Un itinerario atípico y en el que repararon el resto de concursantes. «A mí me pones la ceremonia después del cóctel... y es que me partes», aseguró Fátima.

Además de ello, los novios hicieron más cosas que se salían de lo corriente, como esperar ellos a que llegasen los invitados, regalar libros, casarse el mismo día en que se casaron los padres del novio hacía 44 años o soltar a un perro por la finca en el momento en que se dieron el «sí quiero». Para el baile nupcial, optaron por que sonase «Perfect», de Ed Sheeran.

...y un enlace estrambótico

Aunque quizá la boda más disruptiva de todas fue la que cerró la noche: la de Fátima y Carlos. Los novios, que se definieron como «ecologistas y naturalistas», optaron por una boda «low-cost». Gastaron 5.500 euros, el montante más limitado de la noche, y convidaron a cien personas a su «boda celta».

A la ceremonia, Fátima llegó subida en un DeLorean, el coche de «Regreso al futuro». «¡Esto es una garrulada enorme!», aseguró Davinia, que fue más allá según fue avanzando la celebración. «Este show que han hecho es para entretener a los niños, no para una boda», afirmó. «No sé muy bien que es todo esto...», señaló por su parte Esther, en alusión al estrambótico enlace.

La boda fue de lo más curiosa desde el inicio. En concreto, desde que Fátima explicó cómo había conocido a su novio. «Un día estábamos en una carrera de obstáculos y nos conocimos. Le invité a dormir a mi casa y me dijo que dormía en bolas. No el creí, pero según llegó a mi casa se desnudó. Pasamos una noche divertida y mira, ahora nos vamos a casar».

«No había postre ni tarta nupcial. Ha sido un desastre...», evaluó Davinia. «El evento ha sido muy aburrido», recalcó Esther. «El vestido no me ha gustado nada», coincidió Jessica.

Como no pudo ser de otra manera, Fátima no ganó, pero sí que lo hizo Esther. Su enlace rural triunfó entre las otras tres concursantes y sumó 85 puntos. Jessica (72) y Davinia (71) completaron el podio, mientras que Fátima, con 44, fue la aspirante menos votada por el resto de aspirantes de «Cuatro Weddings». «Haberos conocida ha sido lo mejor del programa», afirmó Esther, emocionada, para cerrar esta segunda edición de «Cuatro Weddings».