ES NOTICIA EN ABC

Opá, Cuatro suena a fútbol

TEXTO ROSA BELMONTEMADRID. Maldini tiene pasmado a Maradona. Nuestro Maldini, no el que asustaba a Míchel. Julio Maldonado, que es uno de esos personajes peculiares (¿frikis?) que han conseguido

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Maldini tiene pasmado a Maradona. Nuestro Maldini, no el que asustaba a Míchel. Julio Maldonado, que es uno de esos personajes peculiares (¿frikis?) que han conseguido ganarse la vida con su afición, acompaña a Carlos Martínez y a Maradona en las retransmisiones de Cuatro. «Es una máquina, me tiene aterrorizado...Si agarro un equipo después del Mundial me lo llevo, que lo sabe todo de todos los jugadores del mundo», decía el argentino, que no conocía el paño. Si le viera la videoteca se quedaría muerto. Lo que está claro es que el sonido de Cuatro es muy familiar. Suena a fútbol. Sólo falta Robinson. El de La Sexta resulta menos conocido. Sí, vale, está Julio Salinas, rodado en TVE. ¿Antonio Esteva? Bastante correcto. ¿Andrés Montes? Éste es el personaje peculiar de cadena. El problema es que su voz suena a baloncesto, que para eso era el tipo de la NBA en Canal +. Parece que en cualquier momento vaya a soltar aquello de «I love this game».

Previos (y posteriores) inacabables

Ambas cadenas tuvieron unos previos (y La Sexta unos posteriores) inacabables. La verde en algo llamado Sport Center (pedazo de plató), comandados por Patxi Alonso, que luego sería piropeado por Emilio Aragón, el presi. Hasta entrevistas con Rajoy y Zapatero tenían. Los de Cuatro, en la plaza de Colón, con Àngels Barceló. Se cuenta con comentaristas y espectáculo. Ejemplos: un mentalista en el Sport Center (¿no había nombre castellano?) o Milene Domíngues (mira quien baila) dando toques a un balón en el set de Colón. Aunque yo creo que Andújar Oliver, el Alfredo Landa del arbitraje, también forma parte del negociado circense de la mesa de Patxi. En cuanto al espectáculo de la inauguración, un poco del tipo haz ruido hasta que te estallen los oídos. Mucha percusión. Tambores, látigos y cencerros. También la sorpresa de la moqueta cambiante.

Y la extraña pareja formada por Claudia Schiffer y Pelé (¿de qué iba vestido?). Lo mejor, el desfile de campeones vivos. Karembeu con bolso. Y cuando asoma Brasil, dice Maldini: «Nos ponemos de pie». Maradona todavía no estaba en su puesto. El primer día de trabajo y llega tarde. Pero apareció hecho un pincel. El plano de los comentaristas de Cuatro, con Diego en el centro, sólo lo recoge a él, si acaso la mitad de la cara de Maldonado (al menos durante el partido).

El plano de La Sexta, con Montes y su pajarita en el centro, saca a los tres. Y mientras, las mujeres esas que parecían meninas de Valdés, colgadas. Más de uno querría tener colgada a la suya durante la Copa del Mundo, pero no hay infraestructura en las casas.

Por la tele no lo vio nadie

Se había dicho que esos tres figurines que forman Il Divo iban a cantar el himno del Mundial (que todos los países vienen a jugar). Sí que lo cantaron, pero para los que estaban en el Allianz Arena de Munich. Por la tele no lo vio nadie como no fuera en alguna televisión ignota. Ni en la ZDF, que cuando volvió de la publicidad los pilló yéndose, aunque sí mostró el vistoso mosaico que hizo el público con las banderitas.

Me alegro, ¿pero a quién se le ocurre echarlos a cantar diez minutos antes de que salgan los jugadores al campo? Si es cuando las teles se van a poner anuncios por un tubo (catódico). Los mismos anuncios. Cuatro y La Sexta conectaron a la vez antes de los himnos. Y de verdad que, salvo dos o tres y las promos, los spots eran los mismos. Bueno, hay una diferencia fundamental. Cada vez que La Sexta se va a unos minutos a comerciales, lo primero es la cortinilla del Opá. Llevamos un día. No sé cuánto podré aguantar el rock rústico que machaca los oídos.

Maradona dio gracias a papá, a mamá y a Dios por dejarle vivir el Mundial. De Fidel no se acordó. Después de un partido tan inusual y excitante en una inauguración dio más gracias a Dios por ser hincha de fútbol. Me uno. I love this game. Hasta ahora también me gustaban mis polos con cocodrilo, pero ya no sé si salir a la calle con ellos, no vayan a pensar que trabajo en La Sexta. Opá y cocodrilo forman la pareja de la cadena que sí tiene el Mundial (y que suena a baloncesto).