ES NOTICIA EN ABC

Cuarto Milenio El aterrador caso de «Cuarto Milenio» que relata apariciones nocturnas de presuntos extraterrestres

John E. Mack, un psiquiatra estadounidense especializado en abducciones, estudió la conexión entre la parálisis del sueño y las abducciones extraterrestres

Recreación de la experiencia de Miquel Bibiloni
Recreación de la experiencia de Miquel Bibiloni - CUARTO MILENIO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Son muchas las personas que han asegurado haber sufrido una visita inesperada en mitad de la noche. Una fría noche de invierno con lluvia y con un silencio absoluto, Miquel Bibiloni se encontraba acostado en su cama. El especialista en Física Teórica y Cálculo de Reactores se despertó sobresaltado cuando frente a él vio una presencia femenina. «Era parecida a una mujer desdibujada a la que no se le veían ni los pies, ni los brazos. Pero tenía algo muy característico: unos ojos con forma de almendra», explicaba Íker Jiménez en la última entrega de «Cuarto Milenio». El sujeto estaba sufriendo un episodio de parálisis del sueño.

Al igual que Bibiloni, fueron muchos los estadounidenses que sufrieron estas «visitas». Cuando la persona se ve expuesta a esta experiencia está totalmente consciente, pero no puede moverse o hablar, lo que genera una gran ansiedad. Pero ¿qué provocaba y provoca realmente ese desasosiego? «A finales de los años ochenta y principio de los noventa, hubo un repunte de gente que los interpreta desde una óptica extraterrestre», comentaba Pablo Vergel, sociólogo y colaborador del programa de Cuatro.

Esta información comenzó a filtrarse y llegó hasta John E. Mack, un psiquiatra estadounidense especializado en abducciones, escritor y profesor de la escuela de medicina de Harvard. «Fue uno de los primeros, el más popular, que trata a estos sujetos que experimentan terrores nocturnos no como víctimas de una patología sino que analiza sistemáticamente lo que les ocurre. De lo primero que se da cuenta es de que la angustia que viven es real», expuso Jiménez.

Mack notó que la gente que asistía a su consulta manifestaba una serie de síntomas relacionados con el estrés postraumático, además ayudó a muchas personas que, sin conocerse de nada, contaban la misma experiencia: la de haber sido abducidos o la de haber tenido contacto con seres de otro mundo. «Lo que más me llamó la atención es que había gente de todas partes del país que sin conocerse relatan exactamente la misma historia», recuerda del experto en una antigua entrevista.

El psiquiatra viajó hasta Boston donde había personas de distintos estados del país que aseguraban haber sido abducidos por extraterrestres. Contaban la «misma historia y manifestaban una serie de traumas y estrés postraumático». De este estudio nació el libro «Abducción». «Cuando lo publiqué en 1994, ya había analizado entre 50 y 100 casos. Empezaba a ser consciente en que esto no iba a derivar en ninguan explicación convencional», explicó Mack. «Me aproximé al tema tal y como creí que debía hacerse. Encontrando los casos, registrándolos, señalando los lugares en un mapa, recogiendo los testimonios y analizándolos».

Pese a la intensa labor que llevó a cabo el reconocido psiquiatra, no fue capaz que cerrar el estudio. «Su conclusión es que el fenómeno no se puede explicar. Incluso llega a decir que puede haber cierta inteligencia ajena al hombre intentando interactuar con nosotros», aseguró Vergel. «Una tecnología demasiado desarrollada como para ser comprendida se puede convertir en magia».