ES NOTICIA EN ABC

GH VIP La convivencia imposible de Kiko y Mila Ximénez: «Cree que todo el mundo está a sus pies»

Los dos concursantes intentaron arreglar sus diferencias en la sala de pensar tras una semana de broncas constantes

TELECINCO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Cuando faltaban 24 horas para una nueva expulsión en la casa de «GH VIP», Lara Álvarez dirigó en Telecinco una entrega del «Última hora». En el transcurso del programa se repasan los acontecimientos que han tenido lugar en «GH VIP» estas últimas horas.

Empezó la noche mostrando la sala de pensar con una mesa y dos puestos, anunciando que unos concursantes cenarían juntos para arreglar sus diferencias. Mostró luego los porcentajes ciegos de la votación que se resolverá el jueves. Los candidatos a la expulsión son Milia y Dinio, y al comienzo del «Última hora» los porcentajes ciegos eran de 49,6% y 50,4%. El duelo no podía estar más igualado.

En la gala de anoche Adara se salvó de la nominación gracias a los votos del público, y hoy a lo largo del día sus compañeros se han dedicado a criticarla por las espaldas. «Adara los va a ir desfilando a todos», comentó Dinio, mientras que Alba insinuó que la aludida tenía algún tipo de ventaja porque «su marido ganó su edición». Kiko criticó a la salvada por «no exponerse mucho».

Este último protagonizó buena parte del programa debido a sus constantes broncas con Mila, a quien no le gusta nada que su compañero utilice el cuarto de baño. Discutieron y se hicieron reproches mutuos durante un largo rato en un tono bronco delante de todos sus compañeros. «La única chunga que hay aquí es Mila Ximénez. Pero chunga de categoría», según la definió Kiko en el confesionario, «yo creo que el simple hecho de ir al baño no es motivo de criticar».

«Es una necesidad fisiológica», trataba de explicarle a su compañera, «si fueras al baño a diario igual tendrías otra cara, otra expresión». Ella, por su parte, advirtió en el confesionario que «las cosas con Kiko van a peor. Y esto va a ser un polvorín». A él lo que le molestaba es que «cree que por llamarse Mila Ximénez todo el mundo está a sus pies».

Tras unas cuantas escenas de la discusión entre ambos la cámara volvió a la sala de pensar, donde entró primero Mila Ximénez y poco después lo hizo Kiko. Este último llegó con una actitud amistosa y dispuesto al entendimiento, y Mila tampoco estaba con muchas ganas de bronca. Hablaron civilizadamente y llegaron a un principio de acuerdo y respeto mutuo. Kiko llegó incluso a ablandarse y le confesó a Mila que «al principio te veía mal y me dabas pena».

Pero cuando parecía que todo estaba casi resuelto se unió a la fiesta Dinio, que tenía mucho que afearle a Kiko: «Me has roto la ilusión». El tira y afloja siguió un rato más, hasta que entró El Cejas para sentarse a la mesa. Apenas les dio tiempo mas que a ver lo ajustados que iban los porcentajes ciegos antes de que Lara Álvarez despidiese a la audiencia hasta la gala.