ES NOTICIA EN ABC

¿Te lo vas a comer? Oscurantismo e intoxicaciones alimentarias: Chicote fiscaliza la comida de las residencias universitarias

El chef televisivo habló con estudiantes de residencias en Andalucía, Madrid y Castilla La Mancha que se quejaban de la pésima calidad de la comida

LA SEXTA
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

En la entrega de esta semana, Alberto Chicote dedicó su «¿Te lo vas a comer?» a examinar la calidad de la comida en las residencias universitarias y colegios mayeros. El prestigioso chef televisivo ha decidido poner esta vez el foco en «las intoxicaciones alimentarias y la mala calidad de la comida» denunciadas por universitarios que se alojan en residencias de estudiantes de Madrid, Andalucía y Castilla La Mancha.

Del millón y medio de alumnos que cursan estudios universitarios en España, 330.000 lo hacen fuera de su provincia de origen. Andalucía y Madrid son las comunidades que más estudiantes acogen de fuera, y vivir en una residencia universitaria es una de sus opciones más asequibles. Hay casi mil distribuidas por toda la geografía española, pero ¿quién las gestiona?, ¿qué controles sanitarios pasan sus comedores?

El recorrido del programa empieza en Sevilla, donde los estudiantes alojados en la Residencia Rector Estanislao del Campo han elevado numerosas quejas a la dirección de la residencia por «menús incomibles, fruta podrida, excesos de fritos y alimentos mal cocinados». Las familias pagan un mínimo de 700 euros al mes por habitación doble y media pensión, y no es posible renunciar a pagar la parte de la comida. Buena parte de los estudiantes deben hacerse sus propia comida o esperar a que sus familias se la envíen.

Chicote se acercó a la puerta de esa residencia y le pidió a un grupo de chicas que le sacasen un tupper paa probar la comida del día. Lo primero de lo que el chef se dio cuenta fue de que el supuesto bacalo no era tal, además de comprobar que la pasta estaba dura y pasada. Las chicas le contaron al cocinero que tienen «la sensación de que quejarse no sirve para nada. Hemos elevado muchas quejas y dicen que van a cambiarlo, pero nunca cambian nada».

Tras hablar con estas chicas el cocinero se reúne con otro grupo de universitarios que le muestran imágenes de que es lo que se encuentran en sus comedores: cubiertos sucios, fruta podrida, pan con moho...«Menos mal que tenemos cocina, porque sino estaría en los huesos por no comer o muy gorda por comer todos los fritos que nos ponen», explicó una estudiante.

Aunque la dirección de la residencia no quiso reunirse con el chef, Chicote consiguió una entrevista con Ana López, Vicerrectora de la Universidad de Sevilla. López negó hasta donde pudo las evidencias que le presentaba Chichote hasta que, abrumada por las pruebas, se comprometió a supervisar más a fondo la alimentación de sus estudiantes.

La segunda parada de «¿Te lo vas a comer?» fue Madrid, donde Chicote contactó con dos estudiantes de la Residencia Duque de Ahumada, para hijos y familiares de miembros de la Guardia Civil. Unos días antes de la entrevista, ochenta jóvenes sufrieron episodios de gastroenteritis por la ingesta de unas fajitas en el comedor de la residencia. Las dos estudiantes le contaron a Chicote anécdotas increíbles, como que era corriente que algún cocinero les recomendara no comer determinados platos.

Según la información recabada por Chicote, no se trata de la primera vez que existen quejas por la calidad de la comida y las condiciones de conservación de los alimentos. El cocinero entrevistó a dos antiguos residentes que certificaron que los problemas en el comedor vienen de años atrás: ellos también sufrieron intoxicaciones alimentarias en su época de estudiantes. Por si eso fuera poco, la residencia ha impuesto una ley del silencio que amenaza con expulsar a los estudiantes que denuncien la mala calidad de los menús.

La residencia pertenece a la Asociación Prohuérfanos de la Guardia Civil, una entidad privada. Se financia a través de dinero público, donaciones y las cuotas que están obligados a pagar todos los guardias civiles, el 1% de su sueldo. Chicote se reunió a la puerta de la residencia con el portavoz de Asociación Unificada de Guardias Civiles, Juan Fernández. «Nuestra indignación nace porque el servicio no es el que los padres están esperando», criticó Fernández.

Preguntado sobre la intoxicación que acaban de sufrir los universitarios que residen en el centro, Fernández detalló que, aunque han «solicitado un escrito», de momento no han obtenido respuesta. «El problema es el oscurantismo que envuelve a esta asociación. No sabemos a qué se dedica el dinero que nos quitan de nuestro sueldo».

Por último, Chicote viajó hasta Ciudad Real para reunirse con los estudiantes de cuatro residencias públicas: Don Quijote, El Doncel, José Maestro y José Castillejo. Los estudiantes le entregaron a Alberto Chicote pruebas gráficas de las quejas constantes por la comida que se ofrece en los respectivos comedores. Aseguraron que tienen que entregar partes médicos para conseguir que les proporcionen menús más saludables.