ES NOTICIA EN ABC

First Dates Los comentarios machistas y homófobos que indignaron a una comensal

Al poco de empezar la cita Toni confesó que no le gustaba nada «que su pareja vistiese de forma provocativa»

CUATRO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Este miércoles rompió el hielo en «First Dates» Toni, un valenciano de 22 años que trabaja como limpiador de coches. El joven no tuvo reparo en contar en su presentación que era un «hombre celoso y no me gusta que mi pareja vista provocativa porque no me gusta sentirme incómodo si la miran».

Para cenar con ella llegó al programa Blanca, una alicantina de 19 años que estudia a la vez que regenta una pizzería. «Lo he pasado muy mal en el amor», reconoció la joven, «mi relación duró poco, como un año, pero fue muy intenso». La primera impresión fue bastante normalita, sin que ninguno de los dos se mostrase especialmente entusiasmado con su pareja.

Pasaron a la mesa y la conversación comenzó a empellones. Él llevó la iniciativa preguntándole cómo habían sido sus experiencias amorosas y ambos confesaron sus manías y defectos. Él reconoció que no le gustaba que su pareja fuese vestida de forma atrevida o sugerente. «Pues yo tengo más amigos que amigas», advirtió ella, «y a mí nadie me sabe llevar. Soy clara, sincera y sin filtro».

Siguieron confesándose sus defectos. «Soy muy cabezón», le confesó Toni, a lo que Blanca confesó que eso «está fatal, ¿por qué tienes que ser así? Eso no me gusta nada». La cita mantuvo un tono similar hasta el final, pues él apostó por la discutible estrategia de exponer todas sus miserias. «Soy muy celoso», le dijo a Blanca, «por ejemplo, si te pones un vestido yo no podría». Ella le interrumpió al instante: «¡Machista!».

«Al revés», replicó él, a lo que ella le contestó que cómo no iba a ser machista si no permitía a una mujer ponerse un vestido. «Pues eso a mí me molesta», insistió él, «y no me parece machista porque yo limpio, friego y barro». «¡Estoy flipando», saltó ella indignada, «¿para ti una mujer es eso?». Él, dándose cuenta de que se había metido en un jardín importante, se excusó diciendo que «yo no he dicho que eso me enfadaría, sino que no me gusta».

«Yo eso ya lo he vivido», contó ella, «y no es lo que busco ni de coña». Blanca emprendió un interrogatorio para asegurarse de que Toni no era su hombre. Le preguntó qué opinaba sobre los homosexuales y el valenciano se lució: «Veo a una pareja gay y no me gusta nada. A veces los he visto besándose delante de niños y pienso "¿qué hacen?" No podría tener un hijo gay».

«Me he quedado diciendo "me levanto de aquí y me piro"», confesó ella fuera del restaurante. Toni, a la vista de que la cita no iba a ningún sitio, le soltó que «si tanto te gusta la igualdad, pagamos cada uno lo nuestro». A la hora del desenlace, Blanca dijo que Toni era «una persona con la que no estaría en la vida ni de coña. Piensa de una manera que no es nada correcta: es machista, homófobo, controlador y muy celoso. Te deseo que hagas un reseteo de mente y que pienses las cosas antes de decirlas».