ES NOTICIA EN ABC

La cobertura del caso Julen, «excesiva» pero «sin errores graves», según el consejo andaluz

El informe constata que hubo días en los que el 65% de la programación se destinó al rescate del niño

Los padres de Julen
Los padres de Julen - Francis Silva

MADRID
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA) ha publicado este martes un informe sobre la cobertura televisiva que se hizo del rescate de Julen de un pozo de Totalán (Málaga) durante el pasado enero. Los principales resultados de su análisis concluyen que, entre la fecha de su desaparición (13 de enero) y la de su rescate y posterior entierro (26 y 27 de enero), TVE1, Canal Sur, Cuatro, La Sexta, Antena3 y Telecinco dedicaron a este asunto 228 horas de las 1.631 horas de emisiones totales, es decir, un 14% de su programación. El informe también concluye que, en general, «se preservaron los derechos del menor», aunque alerta del uso de recursos narrativos «pseudoinformativos»

Telecinco, explica el informe, fue con diferencia el canal que más horas dedicó a abordar este asunto de forma trasversal en su programación. Más de un 21% de todas sus emisiones en las dos semanas que duraron las tareas para sacar al pequeño del pozo. Le siguen a cierta distancia Canal Sur TV (15,4%), Antena3 (12,7%), La Sexta (11,7%) y La1 (9,6%).

Hubo asimismo tres días en los que se produjo un pico informativo ante la inminencia del rescate -el 24, 25 y 26 de enero- en los que todos los canales analizados intensificaron la cobertura. En el caso de Telecinco, más de 13 horas el día 25 y 11 horas el día 26, lo que supone el 65% y el 52,6% de su programación, respectivamente, y principalmente a través de contenido directo. También Canal Sur TV intensificó la cobertura del rescate en esos dos días, llegando a acaparar el 54,5% y el 62,8% de su programación, respectivamente, a través de información o de ventanas solapadas con la última hora en el resto de sus espacios. Ese pico informativo fue también secundado desde La 1, con casi nueve horas de información sobre el rescate de Julen el 26 de enero, el 37,3% de sus emisiones en esa jornada. Le siguió Antena3 (un tercio de sus emisiones los días 24 y 25 de enero bien de contenido directo o bien a través de ventanas solapadas en el resto de la programación). Y en último lugar La Sexta, que le dedicó un 30% de sus emisiones el 25 de enero a través de contenido directo y de ventanas solapadas.

La mayor parte de los contenidos relativos al dispositivo de rescate se ofrecieron en programas informativos en sus diferentes formatos -noticiarios, semanales o especiales- aunque destaca la atención que le prestaron los programas magacines y de entretenimiento, oscilando entre el 65% en Telecinco, único prestador de los estudiados que abordó el asunto principalmente a través de este formato híbrido entre la información y el entretenimiento, y el 23% de La 1.

«Se han preservado los derechos del menor»

En cuanto al informe cualitativo, el organismo constata que en general «se han preservado los derechos fundamentales del menor, si bien se han encontrado imágenes de los padres captadas con teleobjetivos cuando aún no habían comparecido ante los medios». También se han detectado contenidos en los que los magacines matinales ponían en duda las conclusiones de la investigación oficial.

Otras prácticas calificadas como «dudosas» desde el punto de vista de la deontología periodística son las entrevistas a familiares en momentos de gran vulnerabilidad, como una emitida en «El Programa de Ana Rosa» a la abuela del menor en la que la mujer se echa a llorar ante la cámara sin que se interrumpa la grabación. En general, los servicios técnicos del Consejo detallan numerosas prácticas «para mantener una tensión pseudoinformativa cuando no se registran novedades y con la intención de mantener el dramatismo: utilización de música y efectos sonoros, conexiones en directo sin novedad informativa, reiteración de imágenes y entrevistas sin valor informativo», apuntan.

También critican el contagio en los informativosde este tipo de prácticas y recursos narrativos «que deterioran el rigor y la calidad de la información que se ofrece en favor del sensacionalismo».

Otra de las evidencias del análisis consiste en que esta mala praxis periodística es más frecuente en aquellos prestadores o programas que más tiempo dedicaron al suceso. Por ello, y ante el papel que los programas híbridos entre el entretenimiento y la información, el Consejo considera especialmente necesario que estos formatos «asuman las normas deontológicas que concilien el derecho y la libertad de informar con el deber de difundir siempre información veraz y rigurosa».

En la reunión de trabajo convocada por el Consejo, los profesionales asistentes hicieron especial hincapié en que el tratamiento dado pudiera resultar «excesivo y tal vez desproporcionado», pero sin reproducirse algunos de los «graves errores» registrados en la cobertura de otros sucesos. A ello, destacaron, contribuyó de forma decisiva la importante labor informativa de las instituciones implicadas. A juicio de los periodistas, esta labor contribuyó al rigor y la veracidad de la información que transmitieron los medios de comunicación y evitó la propagación de rumores, bulos y especulaciones.

Metodología

El informe del CAA analiza el tratamiento informativo de este suceso por estas seis televisiones desde un punto de vista cuantitativo y cualitativo, aborda también el seguimiento en radio e incorpora las conclusiones más destacadas de una reunión de trabajo mantenida en febrero en el Consejo con periodistas especializados en crónica de sucesos, responsables de comunicación de los organismos oficiales implicados en este caso y representantes de asociaciones profesionales como la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), el Colegio de Periodistas de Andalucía o la Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC).

El análisis cuantitativo abarca más de 1.630 horas de programación emitida entre el 13 de enero, cuando el niño de dos años cayó al pozo, hasta el 27 -fecha de su entierro tras ser finalmente rescatado en la madrugada del 26 de enero-. Para el análisis cualitativo, el Consejo ha seleccionado 15 programas y 15 noticiarios emitidos en tres días relevantes: el 14 y 17 de enero, cuando se sembraron dudas sobre la posibilidad de que el menor estuviera en el pozo, y el 24, uno de los últimos días de construcción del túnel necesario para que los equipos de rescate pudiesen acceder hasta el menor, y coincidiendo con el comunicado que difundió la Guardia Civil para desmentir bulos y calumnias que se hicieron virales en las redes sociales.