ES NOTICIA EN ABC

Chester Risto intenta tirarle de la lengua a Itziar Castro para que critique a«OT»: «Ni estoy mal con nadie ni quiero estarlo»

Itziar Castro y Joan Roca se sentaron en el sofá de «Chester» para hablar de su relación con la comida

CUATRO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Este domingo Risto Mejide presentó en Cuatro la última entrega de la octava temporada de «Chester», el programa de entrevistas en el que el catalán sienta en su sofá a personajes famosos de nuestro país. Para esta última sesión de conversaciones se sentaron en el plató Joan Roca e Itziar Castro con el objetivo de hablar sobre su relación con la comida.

Rompió el hielo la actriz Itziar Castro, que al llegar a «Chester» le dijo al entrevistador que se sentía «efervescente, te quiero y te temo al mismo tiempo». Castro llegaba con la intención de deshacer algunos mitos y prejuicios sobre las personas obesas: «Se cree que los gordos no podemos parar de comer, pero a mí por ejemplo me cuesta comer. Puedo pasar incluso días sin comer a no ser que me ponga sushi, que entonces arraso. También duermo poco y llevo una vida muy irregular». Ya para abrir la lata Mejide le preguntó sobre cómo le había influido ser obesa en su carrera. «Yo he tenido muchísima suerte en todos mis trabajos», reconoció Castro, «porque han sido proyectos diferentes y arriesgados. Ser gorda incluso me ha ayudado en mi carrera para conseguir ciertos papeles».

El entrevistador hizo una pregunta de precaución para seguir adelante con la conversación: «¿Te puedo llamar gorda?». Castro no tiene ningún problema con que la llamen así: «A mí eso de "curvy" no me gusta nada...Las palabras no ofenden si tú no te dejas. Yo me llamo gorda a mí misma, pero no hago apología de la obesidad. Soy feliz como soy». La actriz dice que no le importa que le «insulta por ser gorda o diferente, porque cuando alguien me dice que gracias a ti ha visto que puede ser guapa y sexy y que le está ayudando a quererse más, eso me llena».

Castro demostró ser una mujer que ha sido capaz de superar todos sus complejos y de afrontar la vida sin que su aspecto físico la condicionase. «Siempre he tenido mucha vida sexual y muy buena. Me he sentido muy deseada y he tenido parejas despampanantes», presumió la invitada. Acto seguido Risto le dio la bienvenida a Jose María Ordovás, un experto en nutrición de la Universidad de Boston, que habló sobre las bases genéticas de la obesidad y cómo tratarla.

Luego llegó uno de los momentos más intensos y emotivos de la entrevista. Risto quiso saber si Itziar Castro había padecido bullyng por su condición física. «Me han hecho bullyng, me han insultado, me han pegado», recordó la actriz, «y yo no estaba muy gorda en mi adolescencia, pero me sentía más gorda entonces que ahora; mi sensación de no encajar era más entonces que ahora». Otro momento en su vida en el que se sintió despreciada fue cuando «yo estudiaba teatro musical y todas las chicas eran como un brazo mío. Luego hacía castings para orquestas en los que no me cogían por el físico».

Las últimas preguntas de la conversación giraron en torno al fugaz paso de Itziar Castro por «Operación Triunfo» y su despido. «Yo soy como ves ahora mismo, soy de verdad siempre», respondió la actriz cuando le preguntó Risto sobre su experiencia en el talent, «probablemente me haya equivocado, pero me volvería a equivocar. Estoy muy orgullosa de mi equivocación». Durante un buen rato Risto estuvo intentando tirarle de la lengua a Castro para que hablase mal de alguien de «OT», pero ella no picó el anzuelo.

«Soy muy exigente y cuando me dicen que no lo hago bien me sabe mal», dijo Castro, «no sé si lo he hecho bien o mal, pero sé que lo he hecho a tope». Mejide le mostró el vídeo en el que se veía a los triunfitos recibiendo la noticia de que Castro había sido despedida y Los Javis la sustituirían. «Ya sabía que iba a pasar eso», contestó la invitada, cuando Mejide lo que quería era una respuesta sobre cómo le había sentado que los chicos no protestasen ante su expulsión. «En "OT" era todo muy difícil, me sentía en el punto de mira todo el rato», reconoció Itziar Castro.

Risto siguió tirando de ese tema y acusó a Castro de «tirar pelotas fuera, y aquí en "Chester" no se tiran pelotas fuera». El presentador volvió una y otra vez sobre la misma pregunta, queriendo saber cómo se había sentido cuando la despidieron de "OT". Castrono soltó prenda porque, aseguró, «ni estoy mal con nadie ni quiero estarlo».

«Siempre me pasa, y es que cuando llegamos al momento de verdad tenemos que ir acabando», se lamentó Risto. «No ha sido fácil llegar hasta aquí y no es fácil, pero yo nunca tiro la toalla. Los que antes me hacían bullying ahora son fans, y esa es la mejor venganza».

«El mejor del mundo»

El segundo invitado de la noche fue Joan Roca, el chef del Celler de Can Roca. Junto a sus dos hermanos forma la tercera generación de una reconocida saga dedicada al mundo de la gastronomía. El prestigioso restaurante obtuvo su primera estrella Michelin en 1995; la segunda, en 2002; y la tercera, en 2009. Además, fue número uno del mundo en 2013 y 2015 según la lista «The World's 50 Best Restaurants».

«Es una distinción trascendente en el mundo de la gastronomía, pero que nosotros hemos intentado vivirla siempre con la máxima normalidad y naturalidad posible. Es una historia que hemos construido entre tres hermanos y esta responsabilidad, esta presión, la diluimos al ser tres. Seguimos trabajando y viviendo en el mismo lugar en el que hemos nacido, donde está el Celler de Can Roca, allí empezó todo y allí sigue. Somos muy afortunados de estar viviendo este acontecimiento mágico».

«Es la primera vez que en el "Chester" tenemos al mejor del mundo en algo», se felicitó Risto Mejide. El cocinero contó que simplemente tiene su propia «forma de entender el mundo del restaurante y el mundo de la empresa. Queremos crear un sitio al que todo el mundo quiera venir y que genere valor en otras cosas. Esto se consigue trabajando y haciendo las cosas cada día un poco mejor».

Risto quise saber cuál había sido el plato más extraño que había preparado. «Lo más raro que me viene a la cabeza es cuando un día decidimos destilar tierra de un bosque cercano y con el resultado de la destilación, que era un líquido transparente que arrastraba los aromas volátiles de una tierra húmeda, bañamos una ostra. Era nuestra versión minimalista de un mar y montaña. Era mar y tierra», explicó. Risto replicó con sorna: «¿Y cómo lo llamabas, morder el polvo?».