Es Noticia
Ven a cenar conmigo: Gourmet Edition

Los famosos resuelven sus diferencias sentados a la mesa

Cuatro estrena la tercera temporada de «Ven a cenar conmigo: Gourmet Edition» con Elena Tablada, Kiko Rivera, Julio Iglesias Jr. y Toñi Salazar

Los comensales de la tercera edición de «Ven a cenar conmigo: Gourmet Edition»
Los comensales de la tercera edición de «Ven a cenar conmigo: Gourmet Edition» - CUATRO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Hace unos meses, Cuatro estrenaba la versión VIP de «Ven a cenar conmigo», un reality en el que cuatro famosos cenan juntos cuatro noches. Todos ellos ejercen de anfitriones y preparan la cena para el resto de sus compañeros, que al final de la velada tienen que puntuar al cocinero. Así, los famosos abren las puertas de sus casas, se calzan el delantal, decoran las mesas con sus mejores galas e intentan unas espectaculares (o eso creen) puestas en escena para alzarse con el triunfo en las votaciones secretas.

A la vista de los buenos datos de audiencia que registró la primera entrega el canal de Mediaset hizo una segunda y va ahora a por la tercera temporada del reality. Los famosos encargados de estrenar el formato fueron Ana García Obregón, Lucía Etxebarría, Víctor Janeiro y Rappel, que todos juntos forman un grupo de lo más dispar y extravagante. El perejil de todas las salsas fue la escritora Lucía Etxebarría, que protagonizó los momentos más divertidos (y tensos) durante las cenas.

La escritora tuvo la responsabilidad de ser la primera anfitriona, dejando el listón bajísimo para sus compañeros. Su casa era la menos espectacular, su menú tampoco era muy apetecible y los nervios traicionaron a Etxebarría durante el cocinado, que puso sobre la mesa platos quemados y mal hechos. El segundo en abrir las puertas de su casa fue Rappel, que recibió a sus invitados en un espectacular dúplex de más de mil metros cuadrados, con una enorme terraza y repleto de obras de arte. Su menú no tuvo en cuenta el vegetarianismo de la escritora, que se indignó al saber lo que iba a cenar: «Esto no me parece de recibo. No voy a poder comer casi nada, pero bueno, a ver si conseguimos que no me quede dormida encima del mantel».

La novelista le devolvió la jugada al adivino, haciéndole una serie de preguntas que incomodaron a Rappel: «¿Cómo has conseguido esta casa?, ¿adiviniste que número iba a tocar en la lotería y lo compraste?». Pero eso solamente fue el comienzo: «¿Tú eres de buena familia, no?». Rappel, que contestó tajante: «Sí, sí, pero a mi me enseñaron a trabajar y esto lo tengo gracias a mi trabajo. Yo empecé a trabajar con 13 años». A las espaldas de la escritora, dijo luego que había pensado en contestarle «perdona que te diga cariño, ¿pero qué te importa?. Me hizo unas preguntas muy absurdas».

Pero los momentos más tensos los vivió Lucía, convencida antitaurina, con el diestro Víctor Janeiro. Cuando él fue el anfitrión, Etxebarría llegó a abandonar la casa cuando empezó a enseñar sus trajes de luces y capotes: «Me marché para mantener la armonía», explicó la escritora, «no puedo con todo lo que sea sobre matar animales, me he marchado porque no quiero escuchar detalles». Al final de la temporada, resultó que Obregón y Rappel y empataron a puntos, resultando los dos ganadores.

La segunda entrega estuvo protagonizada por el rockero Fortu, las modelos Alba Carrillo y Antonia Dell’atte y el presentador Óscar Martínez, que compitieron entre ellos para hacerse con los 3000 euros que supone el premio. Lo más reseñable de los episodios que hemos visto ahora son los desesperados y patéticos intentos de Martínez por conquistar a Alba Carrillo, que dejó muy claro que no estaba interesada en él: «Los hombres famosos son muy egoístas, muy egocéntricos. No quiero un tercer novio famoso. Sería la tercera vez que me tropiezo con esa piedra. Eso ya sería como para darme con la piedra en la cabeza».

Pero el tonteo entre Fortu y Dell'atte también surgió, aunque de una forma más platónica. «Me tienes loco», le dijo en más de un ocasión el rockero a la diva. También nos permitió conocer el lado más humano de la italiana. «En el pueblo en el que vivía todo el mundo me decía algo por ser tan guapa, pero tenía un problema porque mi padre era muy conservador y era capaz de pegarle al que me dijera cualquier cosa», confesó la diva. Eso sí, cuando se fue a Milán asegura que «nadie la quería. Hasta que se cortó el pelo».

Cuatro estrena hoy (Cuatro, 22.45) una edición con nuevos «gourmet»: Elena Tablada, Kiko Rivera, Julio Iglesias Jr. y Toñi Salazar. Con esa alineación seguro que el programa dará mucho que hablar.