Es Noticia

Ven a cenar conmigo: Gourmet Edition El accidente doméstico que arruinó la cena de Bárbara Rey

La actriz y presentadora fue la primera anfitriona de la nueva edición de «Ven a cenar conmigo: Gourmet Edition»

CUATRO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Cuatro emitió este martes a las 22:45 horas una nueva entrega de la cuarta edición de «Ven a cenar conmigo: Gourmet Edition», un singular y divertido spin off del reality gastronómico en el que un grupo de personas que no se conocen cenan en las casas de cada una de ellas. Esta versión está protagonizada por personajes famosos y rostros conocidos de nuestro país. En la presenta edición compiten por los 3.000 euros Barbara Rey, Falete, Gloria Camila y Colate, hermano de la chef Samantha Vallejo-Nágera y exmarido de Paulina Rubio.

Todos ellos deberán demostrar que son los mejores anfitriones al tiempo que dejan constancia de su destreza entre fogones para suceder a Sofía Cristo como vencedores del programa. La primera anfitriona de esta edición de «Ven a cenar conmigo: Gourmet Edition» fue Bárbara Rey. La veterana actriz y presentadora tenía el reto adicional de alcanzar el nivel de su hija, que la ganadora de la pasada temporada del programa. La vedette preparó para sus invitados un menú a base de ingredientes de Totana, su pueblo murciano.

Falete fue el primero en llegar a la casa dispuesto a animar el ambiente con sus coplas y bulerías, pero también a escrutar con lupa a la anfitriona: «Voy a fijarme en cómo está puesta la mesa, si los cubiertos están manoseados...Además, he venido a comer y no quiero quedarme con hambre. Eso para las dietas, y ahora no toca». Y es que el cantante reconoce que comer es un pilar fundamental en su vida: «Para componer como, antes de salir al escenario como, al levantarme de la cama como».

Acto seguido llegó Nicolás Vallejo-Nájera, más conocido como Colate, y en último lugar Gloria Camila, hija de Rocío Jurado y José Ortega Cano que se atreve en esta nueva experiencia en televisión tras su paso por «Supervivientes 2017». Cuando todos estuvieron reunidos en el salón de Bárbara Rey respiraron aliviados, pues se sintieron afortunados de haber tenido un grupo agradable en el que todos se conocían y se caían bien.

Pese a estar acostumbrada a los flashes, las persecuciones y las polémicas, Bárbara Rey no se movía con demasiada facilidad en la cocina. Al poco de sentarse a cenar los invitados, Bárbara Rey sufrió un terrible accidente que echó a perder su crema de alcachofas: una botella de aceite de oliva se le cayó dentro de la cazuela. La anfitriona, ante la catástrofe, se puso a llorar al ver cómo se echaba a perder la receta en la que tanto había trabajado. Gloria Camila abrazó a Bárbara para consolarla y también Colate y Falete le dieron ánimos, aunque este último se quejó de «tener más hambre que un caracol pegado en un cristal».

Las conversaciones de la cena fueron animadas y todos los comensales abrieron sus corazones. A la anfitriona le gustaba ser el centro de la conversación y habló por los codos durante toda la noche. Presumió, muy orgullosa, de haber protagonizado la primera escena lésbica del cine español, contó sus muchos éxitos como actriz, lo querida que era...Tampoco se calló sus aventuras amorosas y les narró a sus invitados cómo dejó su matrimonio con un empresario para irse a trabajar al circo.

El rabo de toro, segundo plato, gustó bastante pero no así el sorbete de avellanas, que casi todos lo dejaron en el plato pese a decirle a Bárbara lo bueno que estaba. Para concluir la noche apareció por allí Sofía, hija de Bárbara, a pinchar un poco de música y animar el ambiente. Los comensales no se fueron muy satisfechos de la casa: Falete y Colate le pusieron un 5 y Gloria le dio un seis a la anfitriona.