Es Noticia

La caza de talentos, en cifras récord

Maestros de la costura y La Voz han cerrado sus casting con decenas de miles de aspirantes

Maestros de la costura
Maestros de la costura - tve
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Una larga fila de aspirantes tan nerviosos como talentosos aspiran a que la televisión les ayude a cumplir sus sueños. La estampa se repite en cada casting, ya sea en busca de virtuosos del canto, la cocina o la aguja. «Maestros de la costura», que acaba de comenzar las grabaciones de su segunda edición, viajó por Barcelona, Madrid, Valencia y Sevilla para encontrar entre más de 12.000 candidatos a los futuros pupilos de Lorenzo Caprile, María Escoté y Palomo Spain.

«Hay tantos perfiles como razones para coser, desde la madre de familia numerosa que hace prendas para sus hijos hasta los que preparan trajes folclóricos, pasando por otros que cosen sus propias prendas para espectáculos», explica Esther González, directora de casting de la productora, Shine Iberia, en las pruebas presenciales del concurso de La 1 en Madrid. A ellas llegaron 70 elegidos, que trajeron sus confecciones de casa. Por la tarde, los finalistas se enfrentaron a una segunda prueba: montar una falda en una hora.

«Tenemos dos escuelas, los que hacen diseño de moda o han aprendido a coser por el camino y quieren ser diseñadores, y gente más clásica que se acerca a la costura por afición», apunta la experta. A este grupo pertenece Iván, que el año pasado se quedó a las puertas del programa. «Soy mercero y trabajo en un costurero gigante, pero me siento un poco atrapado», bromea al mostrar su chaquetilla torera. La influencia flamenca es clave en el estilo de Almudena, que presenta una especie de falda segoviana con volantes. «Lo hago desde pequeñita. Soy ingeniera, pero me quedé en paro, hice un módulo de patronaje y me salen cosillas, aunque vivir de esto es difícil», reconoce.

Aspirantes como Claudia, Anabel o Miriam también llegan con el bagaje propio de quien ha estudiado moda. La primera cogió destreza haciendo vestidos para Barbies. La segunda, con un estilo aún más atrevido, es más de ganchillo. Miriam presenta un vestido de papel. «Coso desde los ochenta, me parece muy divertido. A estas alturas cambiar de vida no sé, pero vengo con mucha ilusión», reconocía la veterana Victoria, en un casting al que se presentaron más mujeres que hombres.

«Este año hemos visto tejidos muy vanguardistas. Menos tela ignífuga, hay de todo», cuenta Ana Ortiz, patronista y juez del casting. «Para aprender, la mayoría recurre a Youtube, pero luego van a la abuela para ver si van bien o mal. Este año han aprendido a poner muy bien las cremalleras, el punto débil el año pasado, pero fallan en los ojales», confiesa la experta. «El candidato ideal debe tener su propia identidad y mucha pasión por la costura», concluye González.

Solos ante el piano

Más sencillo lo han tenido los responsables de casting de «La Voz», que Boomerang TV produce ahora para Antena 3. La semana pasada examinaron de forma presencial a 250 aspirantes, entre más de 20.000 solicitudes. Deben quedarse con 100, que participarán en las famosas audiciones a ciegas, donde tendrán que lograr que Paulina Rubio, Luis Fonsi, Antonio Orozco y Pablo López se giren al oírles.

Los artistas son recibidos por un experto vocal y un pianista, con el que ensayan el tema. Con la voz controlada, cantan dos, en versión reducida de un minuto y medio cada uno, en compañía del piano. Esta es la única fase en la que sus interpretaciones se ven acompañadas por un instrumento, con el objetivo de encontrar matices que se les hubieran podido escapar en fases previas. También prueban en un tempo marcado por un instrumento distinto a su voz.

Una vez terminada la actuación, un redactor les hace la primera entrevista. Serán las primeras imágenes y palabras grabadas de los protagonistas del formato. Entretanto, la edición «Kids» cierra también esta semana su casting. Que ni un solo talento se quede sin descubrir