ES NOTICIA EN ABC

Caso Alcàsser La cinta secreta de Juan Ignacio Blanco: la última gran incógnita del caso Alcàsser

El escritor, que saltó a la fama por sus teorías alternativas sobre el asesinato de Toñi, Miriam y Desirée, falleció el pasado jueves

Juan Ignacio Blanco fue director de «El Caso» - José Ramón Ladra | Vídeo. El triple crimen de Alcàsser, el caso que conmocionó a un país y que todavía no tiene respuesta
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Juan Ignacio Blanco, periodista especializado en sucesos que saltó a la fama por sus investigaciones sobre el caso Alcàsser, fallecía esta semana en su domicilio de Madrid a los 63 años. El reportero trabajó como redactor jefe y director del semanario de sucesos «El Caso», publicación que informó a todos los pueblos de España de asesinatos como los del «Arropiero». Sin embargo, fue su persecución de los asesinos de Miriam, Toñi y Desirée (y su creencia en una teoría alternativa a la ofrecida por la policía en los años noventa) la que acabó con su carrera y, durante años, le puso en el ojo del huracán mediático.

El criminólogo, según comentó en el late show de Pepe Navarro «Esta noche cruzamos el Mississippi», creía que el triple asesinato tenía que ver con la existencia de una organización dedicada a la grabación de cintas «snuff» (breves grabaciones de crímenes reales como asesinatos o torturas). Los integrantes de este tipo de grupos criminales supuestamente pagaban elevadas sumas de dinero a cambio de matar a las personas que aparecían en esos videos.

«El caso Alcàsser», la serie documental de Netflix que ha vuelto a poner de actualidad el crimen, consiguió hablar con Juan Ignacio Blanco en diciembre de 2017. El periodista ratificó su versión y ofreció detalles sobre su estrecha colaboración junto a Fernando García, padre de Miriam, a la hora de intentar esclarecer los verdaderos motivos del triple asesinato.

«Se produjo una llamada cercana a la medianoche, sobre las once de la noche, una hora que no es normal para que suene el teléfono. De pronto, cuelga Fernando el teléfono y me dice que me vista, que tenemos que salir. Le ha llamado el párroco (del pueblo) porque tiene una cosa que entregarle», relata el periodista en «El caso Alcàsser». «Fernando entró solo (a la iglesia) porque es lo que le dijo el párroco que quería, y salió con un sobre en el cual había una cinta de video. En la primera parte (del filme) aparecen dos de las niñas, Miriam y Desiré, en dos camillas».

En la cinta, «se veía pasar delante de ellas a una serie de personas que con un bisturí les hacían un pequeño corte (a las niñas). (...) Me quedé absolutamente impactado porque algunas de las personas que se veían en esa cinta tenían una relevancia social y económica en nuestro país absolutamente impresionante. El susto real era ver lo que yo estaba viendo. Si eso era verdad, se nos caía el mundo encima».

España ha escuchado hablar de estas supuestas cintas durante 26 años, pero jamás ha habido rastro de ellas. El periodista llegó a reconocer en una de sus últimas charlas que al único al que le había entregado una copia de las cintas había sido al ministro del Interior. Pese a los intentos de Campos, Juan Ignacio Blanco no accedió a mostrar al equipo de «El caso Alcàsser» las supuestas imágenes. «Nadie las va a ver, nadie va a poder decir que se vio una imagen de esa cinta, pero si yo las veo y le digo a la gente que las he visto y que es verdad. Yo creo que la cosa cambia y gira».

«La persona más interesada del mundo (en que vea la luz) soy yo», añade Blanco. El motivo por el que el periodista no las mostró, según explica, es su mujer. «Tú nómbrale a mi mujer las cintas. Ya verás lo que pasa. Evidentemente, que yo me pueda morir diciendo: 'Esto es lo que hay, esto es el fruto de mi vida' sería una gran satisfacción, como podrás entender».

El documental detalla también la opinión de un miembro del equipo de Blanco, Francisco Emilio, y que aporta luz sobre el origen de las teorías alternativas sobre el caso Alcàsser: «Vimos que algo no cuadraba y empezamos a pensar en otras cosas. La falta de colaboración nos llevó a suponer que tras ese crimen se ocultaba algo», destaca. El investigador, además, relata un esperpéntico episodio en el que él mismo, acompañado por Juan Ignacio Blanco y Fernando García, sustraen el sumario del caso Alcàsser, que un día después fue desvelado en exclusiva por el programa de Pepe Navarro, «Esta noche cruzamos el Mississippi».

Con la muerte de Juan Ignacio Blanco, la teoría alternativa que sostuvo el periodista durante 26 años se da por concluida. Solo la publicación de esa supuesta cinta demostraría que habría más implicados en el asesinato, además de Antonio Anglés y Miguel Ricart.