ES NOTICIA EN ABC

Mi casa es la vuestra Bertín Osborne estrena temporada reuniendo a tres comensales de lujo

El anfitrión reunió en el primer episodio de «Mi casa es la vuestra» a Julio Iglesias Jr, Agatha Ruiz de la Prada y Mariló Montero

TELECINCO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Tras varios meses de ausencia, Bertín Osborne vuelve a nuestras pantallas. Este viernes se emitió el primer episodio de «Mi casa es la vuestra», el programa que dirigirá a partir de ahora en Telecinco. Sus nuevos invitados llegarán a casa de su anfitrión con el objetivo de alejarse del estrés, las preocupaciones y las prisas pasando unos días de diversión, encuentros y charlas en una espectacular casa en Marbella.

Este spin-off de «Mi casa es la tuya» se graba en Villa Pashmina, una vivienda de lujo situada en la urbanización Sierra Blanca de Marbella, ciudad en la que Bertín ha pasado importantes momentos de su vida, con 1.120 m2 de vivienda y 2.250 m2 de jardín. Allí Osborne recibirá a distintos personajes con los que compartirá conversaciones, confidencias, ocio, descanso y cenas a la luz de la luna.

Por Villa Pashmina pasarán esta temporada Julio Iglesias Jr., Pocholo Martínez Bordiú, Carlos Latre, Boris Izaguirre, Javier Sardá, Paz Padilla, Antonia Dell’Atte, Mariló Montero, Ágatha Ruiz de la Prada, Enrique San Francisco, María Teresa Campos, Terelu y Carmen Borrego, Joaquín, Massiel, Ara Malikian, Arévalolos gemelos Cortés, el joven cantante Adrián Martín, el mago de «Got Talent España» Tomás San Juan, Clemente Lequio con su tía Anna Rita.

En el arranque del programa, Julio Iglesias Jr. y Mariló Montero serán los primeros amigos de Bertín Osborne que desembarcan en la villa para pasar unos días. Recién llegado de Miami, Julio José no tardó en acomodarse, relajarse en la sauna y también abrir su corazón a Bertín. Ambos mantuvieron una charla en la que el hijo de Isabel Preysler recordaba su infancia, la separación de sus padres, la estricta educación que recibió y su matrimonio con Charisse. Además, habló sobre cómo es la relación con su padre, con quien actualmente pasa más tiempo que nunca: «He pasado mucho más tiempo con mi padre ahora con 44 años que nunca antes».

«A mi me encanta ser quien soy, tengo un padre fabuloso», reconoció Julio, «me encanta ir a cualquier parte del mundo y que la gente me diga "¡cómo quiero a tu padre! ¡Lo que he hecho yo con sus canciones!"...Para mi es un orgullo enorme, ¡me encanta ser hijo de Julio Iglesias!». También tiene excelentes recuerdos de su abuelo: «¿Qué pregunta no le habré hecho yo al abuelo?, de cualquier cosa, de sexo, cualquier tontería, y mi abuelo me la contestaba todo serio, decía 'no, Julito, Julito, esto se hace así, y así, y así'».

Uno de los acontecimientos más traumáticos de su vida tiene relación precisamente con su abuelo, que fue raptado por ETA en 1981. Tras el susto, Julio y sus hermanos se marcharon a vivir a Miami por seguridad. «Mis recuerdos de la infancia, cuando mis padres estaban todavía casados, es Lanzarote, cangrejos, el piso con el perrito... Pero no me acuerdo así de más», se lamentó. También recordaba la educación que le dieron: «La "seño" era monja, monja...muy estricta. Nos llevaba a misa cuando éramos muy pequeños y a nosotros no nos gustaba ir a misa. Pero en el fondo le agradecemos tanto lo que hizo por nosotros...».

«Yo trabajo en lo que me gusta y en mi tiempo libre hago lo que me gusta, no me puedo quejar. Y lo que me gusta es ir al cine, estar con mis amigos, poder moverme y viajar...», le confió al anfitrión. De su mujer Charisse, belga, contó que «la conocí en Miami hace ya catorce años, una noche que salí de fiesta con mis amigos. Nos vimos en un bar y me gustó, empezamos a hablar, nos caimos bien...Es una gran persona».

La siguiente invitada en llegar fue Mariló Montero, que rápidamente puso a Bertín al día de todo lo sucedido en su vida desde su último encuentro. Entre otras cosas, desveló las razones por las que dejó su programa y por qué no ha vuelto a trabajar en televisión. Además, aprovechó para describir su prototipo de hombre ideal, el perfil que podría conquistar su corazón.

A la charla se unió por último la diseñadora Ágatha Ruiz de la Prada, que llegó con regalos para todos. La diseñadora se sumó a la elaboración de la cena, en la que relata, entre otras cosas, cómo ha cambiado su vida a raíz de su divorcio. Tras la cena y antes de irse a dormir, los cuatro comensales disfrutaron de una sobremesa en el salón en la que Ágatha luce el vestido de la bandera de España con el que abrió uno de sus desfiles y sorprende a sus compañeros de velada revelándoles el objeto más estrambótico en el que ha proyectado sus diseños.