Es Noticia
Mi casa es la tuya

Los peores momentos de Luis del Olmo bajo la amenaza de ETA

El veterano locutor Luis del Olmo repasó junto a Bertín Osborne su trayectoria profesional en la radio

Luis del Olmo durante su entrevista en Mi casa es la tuya
Luis del Olmo durante su entrevista en Mi casa es la tuya - TELECINCO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Toda una vida entregada a los micrófonos llena de grandes hitos profesionales, de éxitos incontestables y de numerosos episodios cargados de curiosidades y emociones. La historia de Luis del Olmo se escribe con R de radio. Para esta ocasión, el locutor dejó a un lado sus habilidades como periodista para entregarse al placer de charlar y responder a las preguntas de un entusiasta Bertín Osborne en la última entrega de Mi casa es la tuya.

El presentador se adentró de lleno en la historia de Luis del Olmo, sus inicios y sus recuerdos. El veterano periodista explicó su paso por uno de los programas más exitosos de la historia radiofónica, Protagonistas, y contó algunas de las anécdotas vividas durante tantos años de profesión. Su palmarés habla por sí mismo, pues ningún otro periodista radiofónico ha ganado tantos premios Onda como él, que tiene 8 en sus vitrinas.

«Llevo muy poquitos años en la radio, unos 58», bromeó del Olmo al poco de comenzar la entrevista. Preguntado por cómo entró en contacto con la radio, del Olmo se remontó a sus 15 años, cuando el director de su instituto reclutó locutores entre los alumnos para la emisora local, «y aquelló me gustó tanto...». Rememorando sus inicios, primero en su Ponferrada natal y luego en Oviedo, le comentó a Bertín que «me enamoraba como un idiota de las locutoras con las que trabajaba en todas las cadenas».

Además de su faceta profesional, Bertín Osborne se acercó también al lado más personal de la vida de Luis del Olmo, en la que Merche, su mujer, juega un papel esencial. Pese a sus amoríos tempranos, con apenas 26 años conoció a su mujer en un restaurante de Madrid y se casaron poco después en la misma ciudad, «y aquel fue uno de los días más felices de mi vida, y lo pagó religiosamente el padre de la novia, porque yo no tenía un duro entonces», recuerda entre risas

Sin duda el momento más difícil de su carrera fue cuando Luis y su mujer afrontaron la dificil situación de vivir bajo la amenaza terrorista de ETA. Y no fue una amenaza cualquier, pues hasta ocho veces intentó el comando Barcelona acabar con la vida del periodista.

«No sé por qué estaban empeñados en quitarme la vida», explicó el locutor, «La policía les preguntaba por qué querían matarme y ellos dijeron que porque cuando hablaba sobre ETA les dejaba muy mal». Todo empezó un día en que recibió en el programa una llamada del batasuno Jon Idigoras en la que le decía que «tarde o temprano te arrepentirás por el daño que le estás haciendo a la sociedad vasca». Desde ese momento y durante los siguientes 20 años tuvo que vivir con escolta. Contó también que «ya estaba decidido a marcharme de España, tenía mi casa comprada en Buenos Aires».

Para las tareas de cocina, Bertín y Luis contaron con la presencia de un viejo amigo de los dos, el también periodista y locutor Carlos Herrera, que fue quien asumió la responsabilidad de cocinero. Para la sobremesa, se sumaron dos jovenes que conocen muchas más andanzas y correrías de estos periodistas: la modelo Rocío Crusset, hija de Carlos Herrra, y el también periodista Kike del Olmo. Por si no fuera suficiente, Bertín Osborne contactó con un compadre con el que las risas están garantizadas, Joaquín. El jugador del Betis realizó una videollamada que hizo estallar en carcajadas a los cinco comensales.

Mi casa es la tuya contó además con compañeros de profesión y aventuras de Luis de Olmo que completaron su recorrido vital y profesional, como María Teresa Campos, Mercedes Milá, Iñaki Gabilondo o Julia Otero. Todos ellos tuvieron grandes palabras para él, muy especialmente Gabilondo, quien aseguró que «Luis del Olmo es la persona que ha vivido con más pasión la radio en España...Yo le sigo buscando todas las mañanas en el dial, no me creo que haya dejado la radio».