ES NOTICIA EN ABC

Mi casa es la tuya El curioso motivo por el que Alejandro Sanz se hace llamar así

El aclamado cantante fue el invitado de este viernes de Bertín Osborne en «Mi casa es la tuya»

Alejandro Sanz, este viernes en «Mi casa es la tuya»
Alejandro Sanz, este viernes en «Mi casa es la tuya» - MEDIASET
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Bertín Osborne retornó este viernes a las noches de Telecinco con una nueva emisión de «Mi casa es la tuya», el programa de entrevistas que presenta en la primera cadena de Mediaset. Una velada en la que cruzó el charco y se trasladó nada menos que a la ciudad de Miami, en el estado de Florida de Estados Unidos, donde visitó la residencia del cantante español Alejandro Sanz.

Pocos artistas en el planeta tienen la influencia y caché del vocalista español, afincado en Miami desde hace algo más de tres lustros. «Compré una casa aquí hace 16 años. Vine un día de viaje y me enamoró la ciudad», confesó. Bertín, que vivió en Miami hace algún tiempo, fue complaciente. «¡Anda! ¡Pues yo me fui cuando tú llegabas entonces!». «Pero tú ya eras muy famoso. Y se comentaba por aquí lo de que vivías aquí en el barco. ¡Yo no sabía si eras Chanquete o tú!», bromeó Sanz. «¡Es verdad! ¡En mi último año aquí vivía en mi barco!».

El cantautor habló con mucho cariño acerca del que es su hogar desde hace década y media. «¡Esto ha sido Troya, me he divertido mucho! ¡Es una pasada! Mi casa ahora mismo está aquí, aunque sigo yendo a España en fechas señaladas, como Navidades, a pasarlas con la familia. Aunque mis hijos están escolarizados aquí y demás», le dijo a Bertín. «Bueno, por lo menos las ves crecer, que yo no pude ver crecer a mis hijas...», replicó el presentador. «Hay que pasar tiempo con la familia y disfrutar de las cosas sencillas», enfatizó Sanz en su entrevista en «Mi casa es la tuya».

Su idilio con la música

Instantes después, el artista, ganador de 20 Premios Gramm Latinos y 3 Grammy Americanos, recordó que estuvo muy cerca de no haberse dedicado a la música. «Cuando era pequeño, mi madre andaba como loca buscando apuntarme a kárate. ¡Querían dejarme ocho horas allí metido, para que parase quieto!», rememoró entre risas. Sin embargo, la fortuna hizo entonces acto de presencia. «Pero aquel día, la escuela de artes marciales estaba cerrada. Entonces me apuntaron a clases de guitarra y a mi hermano, de flauta», explicó el artista, al que por otro lado siempre le había «picado el gusanillo» de la música.

«Mi padre tuvo un grupo de joven y la música me llamó desde que era pequeño», señaló el cantante, acerca de esa «inquietud» que, como le contó a Bertín, le viene «de lejos». «He conseguido dedicarme a esto... ¡aunque España se ha perdido a un gran karateka!», bromeó el cantautor.

Entretanto, Bertín quiso saber el porqué de que al artista se le conozca como Alejandro Sanz, cuando su verdadero nombre es Alejandro Sánchez. Un detalle que el propio artista se encargó de explicar. «Cuando empecé con mi carrera, a la gente de las compañías les parecía muy vulgar “Sánchez” para dedicarme la música», remarcó el cantante, que decidió modificar su apellido por «Sanz».

Experiencias sorprendente

A continuación, Sanz recordó ante Bertín una anécdota de lo más curiosa. «Paco de Lucía me regaló una guitarra antes de fallecer. Un día, estaba hablando con Antonio Carmona (vocalista de “Ketama”) acerca de él y de repente, se rompió una cuerda. Me quedé alucinando», le dijo al presentador, antes de referirse a sus fe particular. «Puedes creer o no, pero yo prefiero hacerlo. Es más bonito», aseveró en «Mi casa es la tuya».

Minutos más tarde, ambos coincidieron en lo mucho que ha cambiado la música en los últimos años. «Antes, salías en la radio y ya si eso en la tele. La gente no te reconocía, no te ponían cara», sentenció el entrevistado, que aseguró haber pasado por «muchos baches» a lo largo de su carrera. «Hubo una vez que me agobié mucho. Hay gente que está siempre al borde de la depresión, pero yo no. Me levanto siempre feliz. Pero hubo una época en la que me agobié y sentía que tenía que parar y poner a todo el mundo en su sitio. Porque tenía mucha gente a mi alrededor que no miraba por mi bien y que me estaba fallando. Y lo hice», recalcó el cantante en la velada, antes de ponerse manos a la obra y cocinar un arroz al que también invitó a tres «amigos» suyos: el actor Jordi Mollá, David Castillo y el artista y diseñador Domingo Zapata, «el pintor de Hollywood», que habló acerca de la pasión de Sanz por el arte, que comparte con el intérprete Adrien Brody, amigo personal de ambos.