Es Noticia
«Sálvame»

La cara oculta de «Operación Triunfo»

El equipo de «Sálvame», junto al extriunfito Javián, destapa la realidad que se oculta después del talent show

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

En «Sálvame», no solo vemos al sinfín de colaboradores gritarse entre sí o aprovechar un tema para comentarlo hasta que ya no queden detalles que mencionar (como han hecho durante toda la semana con la pobre Chabelita y su nuevo «amigo» Omar Montes). Hay otras ocasiones en las que el equipo del programa de Telecinco aprovechan sus infraestructuras para llevar a cabo una investigación exhaustiva.

Esta vez, han querido destapar la cara oculta de «Operación Triunfo». En estos momentos, somos testigos de la frenética actividad que viven los concursantes de «OT 2017». Conciertos, eventos, promociones... Los triunfitos están pasando un verano más que entretenido, aunque no está siendo para todos igual. Mientras que Aitana y Ana Guerra pueden cobrar entre 5.000 y 10.000 euros por una foto; Roi Méndez y Cepeda «solo» ganan entre 1.000 y 3.000 euros porque no tiene tantos seguidores.

«Al final todo son intereses. Todos hemos tenido productora, pero es que no tienen obligación de ponernos una. Tienes que ir con esta premisa: voy a un programa en el que me lo voy a pasar estupendamente, voy a hacer un par de contactos, mi madre me va a ver en la tele y listo. Y si luego te llevas el pelotazo, pues genial», explicaba Javián, concursante de la primera edición de «Operación Triunfo», en el plató de «Sálvame».

Para el extriunfito, lo más complicado fue que no le pudieran asegurar una carrera musical: «Eso lo entiendo. Es un negocio y si a mí alguien no me interesa, pues no le voy a sacar otro disco. Así de fácil. Es como si a mi no me funciona una chica en la heladería... Pues la voy a despedir». Lo más difícil fue gestionar el cambio tan drástico que dio su vida al salir de la Academia. «Es imposible que una persona de 20 pueda llevarlo bien. Hay un momento de adaptación en el que vas a pasarlo mal. No es que se le suba a la cabeza, es que el choque es muy fuerte», explicó.

Sin embargo, no todos los concursantes opinan como Javián. Hay quien sí daba por hecho que sería un «pelotazo» y que por eso dejó que otros tomasen las riendas de sus carreras. Pero, para evitar esa situación, Hugo tiene la clave: «Al principio están regidos por otras manos, pero que tengan claro que, poco a poco, tienen que ir creando su sello. Nosotros somos una marca, un negocio y las personas que están detrás nos pueden tener cariño, pero nos ven y nos van a ver como un negocio».