ES NOTICIA EN ABC
MasterChef Junior

Caos en la prueba de equipos de «MasterChef Junior»: «No sería justo que hubiese un ganador»

Los jueces del programa decidieron dejar la prueba en empate ante el pésimo cocinado de ambos equipos

TVE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

En la penúltima noche del año TVE emitió un nuevo programa de la sexta edición de «MasterChef Junior». Eva González presenta el espacio y Pepe Rodríguez, Samantha Vallejo-Nágera y Jordi Cruz ejercen de jueces. La competición empezó la semana pasada, y dieciséis niños de entre 8 y 12 años compiten por un premio que consiste en un curso de cocina de cuatro días impartido por Basque Culinary Center y 12.000 euros para seguir estudiando.

Este último «MasterChef Junior» del año fue muy especial para los niños, y es que todos juntos se montaron en un avión para viajar hasta Disneyland París. Además, al comienzo del programa tuvieron la visita de Malú. La cantante compartió unos minutos con los concursantes, que se mostraron muy emocionados con la aparición de la invitada. Todos los niños a coro, junto a Malú, cantaron «En blanco y negro» y luego ya empezó la primera prueba de la noche con la artista presente y dándoles ánimos.

El reto pretendía hacer un viaje a través de la gastronomía de tres continentes: América, Asia y Europa. Sobre tres mesas, cada una de las cuales representaba a un continente, había varios platos entre los que se contaba lobster roll, costillas a la barbacoa, lasaña de verduras, rollitos de primavera, pollo agridulce y pan de gambas, coulibiac y sopa cock-a-leekie. Los niños tenían que elegir un plato cada uno, y hubo los esperados roces durante el reparto de las recetas.

Marina estaba buscando un plato que se le daba bien y no lo encontraba, pero su compañera Paula fue más rápida y se quedó sin él. Marina tuvo que preparar el bocadillo de langosta y se puso a refunfuñar y a quejarse de que «ese plato yo no lo he escogido, fue Paula». Pese a todo, el cocinado no fue demasiado mal y se llevó dos puntos. El ganador de esta primera prueba fue Jaime, que se llevó seis puntos, y en segundo lugar quedó Josechu.

Para la segunda prueba metieron a todos los niños en un avión, pero ellos todavía no tenían ni idea de adonde iban. En cuanto les anunciaron que se iban a Disneyland, muy ilusionados, lo celebraron todos juntos abrazándose. El motivo del viaje era celebrar el 90 aniversario de Mickey Mouse. Allí tuvo lugar la prueba de exteriores, en la que cada equipo tenía que elaborar un menú compuesto de coca de verduras, escalivada y queso de cabra, tacos de maíz con rape en adobo, solomillo de cerdo a la naranja y bizcocho Monkey Bread con plátano, para 60 visitantes del parque.

El cocinado fue difícil especialmente para el equipo rojo, capitaneado por Dani. Sus compañeras se quejaban de que no mandaba, se encargaba de las tareas más fáciles y apenas ayudó al equipo. Pudieron remontar cuando recurrieron a su comodín, que les permitía «raptar» durante diez minutos a dos concursantes del equipo contrario para que cocinasen con ellos. «Soy mal capitán», reonoció Dani ante sus compañeras. De hecho, al cabo de un rato, Samantha le dijo a Natalia que se pusiese a organizar el trabajo, a la vista de que Dani no tenía madera de líder.

Tampoco le fue mucho mejor al equipo azul. De hecho, Pepe Rodríguez les dijo al final que «vuestro cocinado ha sido un caos porque Jaime, el capitán, ha estado ausente. Tuve que meterme dos veces en cocina porque si no el plato no habría salido». Les reprochó, entre otras cosas, haber mezclado carne cruda con otros filetes ya cocinados.

Al final, los jueces decidieron no darle la victoria a ningún equipo pues «no sería justo que hubiese un ganador porque fuimos nosotros los que elaboramos casi todos los platos. Os vamos a dar un punto a cada uno excepto a Candela y a Paula, que no tienen por qué pagar el bloqueo de sus compañeros, y tendrán 6 y 5 puntos respectivamente». Por lo tanto, todos menos Jaime y Candela se enfrentaron a la prueba de eliminación.

Para esta última prueba de la noche contaron con la visita de Montse Abellà, la jefa pastelera del restaurante Santceloni de Madrid, que les presentó una versión vanguardista de la tarta de zanahoria. Los aspirantes, por pareja, tuvieron que cocinar una tarta de zanahoria pero no todos con los mismos utensilios, pues tuvieron que ganárselos subiendo a un rocódromo y comprando lo necesario a través de internet.

Marina y Pachu tuvieron buena sintonía cocinando y les salió una tarta que gustó mucho al jurado. Josecho e Izan lo hicieron regular, consiguiendo un plato que sabía bien pero cuya presentación era horrible. Dani y Paula cocinaron una tarta mediocre, aunque sin llegar a ser desastrosa. Las que peor lo hicieron fueron Noa y Evelyn, que recibieron duras críticas por parte del jurado.

Tras la deliberación de los jueces, decidieron darle 4 puntos a Pachu y a Marina; 3 a Paula y a Dani; 2 a Izan y a Josechu y 1 para Evelyn y Noa. Al final fueron tres los concursantes los que tuvieron que abandonar los fogones de «MasterChef Junior»: Noa, Evelyn e Izan.