ES NOTICIA EN ABC
La Voz

Así cantan los finalistas de «La Voz»

Javi Moya, Andrés Martín, María Espinosa y Ángel Cortés tienen estilos musicales muy diferentes

De izquierda a derecha, Ángel Cortés, María Espinosa, Andrés Martín y Javier Moya
De izquierda a derecha, Ángel Cortés, María Espinosa, Andrés Martín y Javier Moya - ANTENA 3
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Han pasado tres meses desde que empezó «La Voz», el talent show musical de Antena 3, y cientos de aspirantes han probado suerte en su escenario. La mayoría de ellos se han quedado por el camino, y ahora solamente cuatro afrontan la gran final del programa. Aquí repasamos las actuaciones, influencias y el estilo musical de los finalistas de «La Voz».

Andrés Martín

Andrés Martín es un madrileño de 22 años que se gana la vida cantando y tocando la guitarra en la línea 10 del metro de la capital. Cuando se presentó a «La Voz» contó que había «pasado una infancia muy dura, víctima del bullying. La música ha sido mi única amig», y desde entonces no ha dejado de ganarse el corazón del público y de los coaches con su talento y sensibilidad.

El finalista de Pablo López, que en la semifinal superó a Auba cantando «Can't help falling in love» de Elvis Presley, firma unas actuaciones sencillas pero muy potentes, pasionales e íntimas. En su primer número en «La Voz» consiguió arrancarle unas lágrimas a Eva González con su versión de «Dancing On My Own» de Calum Scott.

En la fase de asaltos ni él mismo pudo contener la emoción al interpretar con su guitarra «Wake me up» de Avicii. Logró meterse al público en el bolsillo para ganarse una plaza en la siguiente ronda. «La genialidad implica el machaque de uno mismo», le recordó Pablo López.

Para la batalla final Martín se subió al escenario junto a Andrés Iwasaki, uno de los grandes talentos que hemos descubierto esta temporada en el talent de Antena 3. A dúo interpretaron «All I Want» de Kodaline y pusieron a su coach a llorar desconsoladamente. Finalmente el malagueño, con el corazón dividido, se decantó por el ahora finalista.

Su siguiente reto fue en los directos, donde una vez más cautivó a los espectadores cantando «Hallelujah» de Leonard Cohen. Enfrente tenía a Javier Erro, un rival duro de roer, pero finalmente el coach le concedió al madrileño el pase a la semifinal.

Javier Moya

Javier Moya,audiólogo sevillano de 38 años, intenta ayudar a sus pacientes a través de la música y, como compositor, ha llegado a escribir temas para artistas como Pastora Soler o Jose Mª Ruiz. Moya, del equipo de Antonio Orozco se hizo un hueco en la final cantando «Donde está el amor», de Pablo Alborán, y dejando así a su competidor Marcelino Damion a un paso de alcanzar su sueño.

Si algo distingue a Javier Moya del resto de los aspirantes es su inconfundible voz, acompaña generalmente de su guitarra, con la que ha conseguido cautivar a los coaches y a los espectadores. En las audiciones a ciegas debutó tocando «Contigo» de Joaquín Sabina, y consiguió que todos los coaches excepto Paulina Rubio se diesen la vuelta.

También con la guitarra se subió al escenario en la fase de asaltos, y esta vez el tema era «Mi marciana» de Alejandro Sanz. «Es probable que el que haya estado en Marte haya sido yo por no darme cuenta de que existías hasta hoy», le felicitó Orozco.

En las batallas le hizo frente a Shadday López interpretando «Soldadito marinero», y el coach junto a su asesora Karol G le dieron la victoria al sevillano. «La música y yo vamos de la mano», confesó Moya al conocer el veredicto.

Para superar su antepenúltimo obstáculo creó un ambiente romántico y, sentado en un taburete, Javi Moya puso todo el corazón para interpretar «Si tú no estás aquí» de Rosana. A Orozco le tocó decidirse entre Moya y Lía Kali: «No quiero decidir porque creo que la gente me va a malinterpretar y no va a estar de acuerdo». Finalmente, la suerte se decantó del lado del ahora finalista.

Ángel Cortés

Ángel Cortés fue el primer aspirante en clasificarse para la final. Este policía aragonés se vio las caras con Viki Lafuente, a quien superó ampliamente con su versión de «Amapola», de Plácido Domingo. Cortés es un hombre con un perfil musical clásico y algo sobrio, sin que le falte un punto de elegancia. Es posible que sea el finalista favorito de los mayores de la familia.

Este tenor sorprendió ya en las audiciones a ciegas eligiendo una canción que, a priori, no tendría mucha cabida en un programa como «La Voz»: «Una furtiva lágrima» de Pavarotti. No obstante, consiguió convencer a Paulina Rubio, que quiso ficharlo para su equipo. En la fase de asaltos siguió haciendo alarde de su potencia vocal interpretando «Torna a surriento».

En la siguiente fase tuvo que medirse con su compañero Andrés Balado. «Sus voces son como el agua y el aceite», reconocía Paulina Rubio. Ciertamente se trataba de una combinación arriesgada, pero su interpretación conjunta de «You are so beautiful» de Joe Coker puso el listón muy alto. En los direcots eliminó a Marlo con una soberbia actuación cantando con su impetuoso torrente vocal «O sole mio».

María Espinosa

La única finalista mujer de «La Voz», perteneciente al equipo de Luis Fonsi, derrotó a su compañera Linda Rodrigo con su versión de «Uno por uno», de Manuel Carrasco. María Espinosa llegó a «La Voz» para cumplir su sueño de competir en un concurso musical a nivel nacional en televisión.

Esta sevillana de 22 años, casada y con una hija, se presentó a las audiciones a ciegas peloteando a Antonio Orozco, uno de los coaches, al seleccionar una de sus canciones, «Ya lo sabes», también versionada por Niña Pastori. «¿Sabes que lo que has hecho es una genialidad?» le preguntó Orozco que, pese a todo, no consiguió seducir a Espinosa para que se fuese a su equipo.

En la fase de asaltos siguió demostrando su sensibilidad y delicadeza cantando «Corazón hambriento» de India Martínez. Luis Fonsi dedicó palabras de agradecimiento a su talent durante la valoración: «Esa lágrima en la garganta nos aprieta en el corazón».

Para la batalla final tuvo que medirse con Álvaro de Luna, y juntos cantaron «La habitación», de Niña Pastori, y una vez más Fonsi cayó a los pies de la sevillana: «Logras penetrar el alma y tocar la fibra de nuestro interior como si fuese una arpa». Una vez en los directos, Espinosa volvió a meterse al público en el bolsillo interpretando una versión flamenca de «Me cuesta tanto olvidarte»