ES NOTICIA EN ABC

«Canciones que cambiaron el mundo» Zahara: «La música es un camino de muchos años, y eso contradice la filosofía de los talents»

La cantante andaluza presenta en Movistar «Canciones que cambiaron el mundo»

Zahara en el plató de «Canciones que cambiaron el mundo»
Zahara en el plató de «Canciones que cambiaron el mundo» - MOVISTAR
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Zahara acaba de publicar «Astronauta», su séptimo disco después de tres años de silencio. Aparte de seguir su trayectoria musical la cantante andaluza se ha puesto al frente de «Canciones que cambiaron el mundo», una serie de cuatro programas que abordan la relación de la música con movimientos políticos y sociales. La música, cree Zahara, nunca es ajena al mundo en el que nacen y sirve para entendernos a nosotros mismos y sobre todo para entender a los demás.

P - ¿Cómo entiende usted la función social de la música?

R - Siempre he creído que la música, como parte de la cultura que es, representa de una manera natural la sociedad en la que vivimos a través de las canciones que han formado parte de la historia. Gracias a las canciones podemos entender la sociedad en la que vivimos y nos sirven para entender la sociedad en la que vivieron otros antes. A la vez ayuda a que se dé un cambio, a que la gente se replantee su vida. Hay canciones que se convierten en himnos naturales de movimientos porque tienen el poder de ilusionar y son el pegamento de este movimiento. También creo que no hay que tener la intención de hacer un himno porque el artista ante todo ha de ser libre. Nunca pienso si mis canciones pueden gustar o no, o a quién puede ayudar mi música. Mis canciones surgen de una necesidad de contar una historia y eso puede acabar provocando cambios, pero no tiene por qué haber una función social explícita, no es una condición para escribir una canción.

P - ¿Por qué cree que hay ciertos géneros musicales, como pueden ser el rap o el punk, en los que tiene mucha presencia la denuncia social mientras otros, por ejemplo el pop o el indie, tienden más a las letras intimistas?

R - Creo que como tienen más letra es más fácil tener esos mensajes. Si haces hip hop o eres Joaquín Sabina tienes mucho tiempo para decir lo que quieres y es más fácil que cuentes algo. Lo que sucede en el indie es que la parte musical tiene mucho peso y la letra debe encajar en una melodía, y eso dificulta dar un mensaje. A la hora de componer me costaba mucho hacer la música para encajar lo que quería decir, y no porque no me gustasen ese tipo de letras, sino por cuestión musical, de espacio. También supongo que en el indie buscan la poesía y las metáforas, tratan de evocar más que contar. Al final cuando tienes que decir cosas da igual el género al que pertenezcas. La música no es ajena al mundo que nos rodea. Cuando escribo hago un acercamiento filosófico a la realidad para entender al ser humano, y es inevitable que las canciones hablen de la realidad y tengan una actitud crítica con lo que pasa. Creo que la crítica social debería llegar a todos los géneros.

P - ¿Cree que la televisión tiene una deuda pendiente con la música?

R - Totalmente. Me da mucha tristeza que la música haya estado tan desaprovechada porque se ha demostrado que interesa y que es necesaria. Se pueden hacer muchísimos tipos de programas distintos sobre música: se pueden tocar canciones, ponerse documentales en los que se puede aprender y se repasa la cultura. Me gusta lo que están haciendo en «La hora musa» en TVE, que es un programa muy completo y un escenario importante. Si la gente consume más música que nunca, las salas se llenan…¿por qué no se traslada eso a la tele?, ¿por qué dejar la música solo en internet o en los conciertos?

P - ¿Y qué opinión tiene sobre los talent shos musicales en general y sobre «Operación Triunfo» en particular?

R - El concepto de talent show como tal no me gusta. Son programas de puro entretenimiento que pueden hacer gracia, pero no puedes pensar que estés favoreciendo a la música. Yo nunca me he presentado a uno porque creo que el camino para dedicarse a la música es otro. Es un camino lento en el que tienes que trabajar muchos años e ir subiendo. Es importante entender que el crecimiento es paulatino y eso contradice la filosofía de los talents. Pese a esto, me enganché a la edición anterior de «Operación Triunfo» porque los concursantes tenían carisma, muchos de ellos componían y le dieron vida a canciones que salen de los géneros tradicionales. Creo que Amaia es un espectáculo y va a llegar donde quiera.

P - Una de las señas distintivas de estas ediciones de «Operación Triunfo» es el compromiso de sus concursantes con el feminismo y cada vez aparecen más canciones, no solo de concursantes de «OT», que hablan de las relaciones personales desde una perspectiva feminista, ¿cuánto cree que hay de auténtico en todo y cuanto de subirse al carro porque es un tema «de moda» que puede venderse muy bien?

R - El feminismo es tan necesario que es importante que se centre la atención en él, por eso no me parece mal esta oleada de canciones. Llevar una camiseta feminista no te hace feminista, pero te recuerda que tienes que serlo, o al menos te recuerda que está ahí. Antes ser feminista parecía un insulto, y ahora en todas las entrevistas te preguntan sobre feminismo porque es un tema que interesa. Creo que es importante que el feminismo esté ahí, que haya reflexiones. Habrá gente que lo haga mejor o peor, pero conseguiremos que esto cale, que es más de lo que había hace años. Me sorprendió para bien en el «OT» de este año cuando Miki habló del grupo en plural femenino. Eso me da esperanza. Yo tengo 35 años y tiendo a protegerme, a juntarme con gente de mi edad y a pensar que las generaciones que vienen detrás dan miedo, pero luego conozco gente de 20 años que no son como pensaba y que salen en televisión diciendo que quieren un cambio.

P - ¿Cuál de los cuatro temas que tratan en el programa le costó más abordar?

R - A nivel personal el que más me toca es el feminismo, pero a lo mejor con el que hubo más profundidad fue en de LGTB con Miss Cafeína, pues con ellos tengo un vínculo muy intenso. Después de que cantasen surgió una conversación apasionada, buena y constructiva. Es una pena que el programa dure solo una hora. Ese episodio fue el más especial y con el que más aprendí y reflexioné.