ES NOTICIA EN ABC

«Las Campos» Así es la nueva cara de Carmen Borrego

La hija de María Teresa Campos reaparece en «Las Campos: Cambio radical» para lucir su renovada apariencia tras someterse a una compleja intervención quirúrgica

Carmen Borrego
Carmen Borrego - MEDIASET ESPAÑA
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Decidida a deshacerse de uno de sus grandes complejos –la papada–, Carmen Borrego se ha enfrentado nuevamente a sus miedos y ha entrado en quirófano para, a golpe de bisturí, renovar su imagen por completo. Dos semanas después de su intervención de cirugía estética, que ha incluido un lifting de cuello y un retoque de cejas y párpados, la hija menor de María Teresa mostró su metaformosis en «Las Campos: cambio radical», especial del docushow conducido por Carlota Corredera que Telecinco ofreció este miércoles. Pero lo que no esperábamos es que el protagonismo se lo robaría durante gran parte del programa su hermana Terelu, quien también descubrió su nueva apariencia tras un cambio de imagen radical.

Con Carmen, María Teresa y Terelu como «invitadas estelares» y Mila Ximénez, Belén Esteban, Mario Vaquerizo, Mayte Valdelomar, Paloma Ramón, Paloma Zorrilla y el doctor Javier de Benito como contertulios, se analizaron los «cambios radicales» de las dos hermanas Campos. Empezaron por Terelu, quien apareció con el pelo corto y una piel radiante. Tanto que hasta Belén Esteban se emocionó al ver a su compañera. La inesperada noticia de la aparición del segundo cáncer había desaconsejado que Terelu pasase por quirófano para someterse a intervenciones estéticas. Sin embargo, la mayor de las hermanas Campos ha encontrado en el último momento una alternativa a la cirugía para cambiar su imagen radicalmente y sentirse a gusto consigo misma.

«El hecho de que en estos momentos, que ha pasado lo que ha pasado y todavía queda por pasar, que hayas tenido el ánimo y el sentido del humor de decir "me voy a hacer un cambio" es increíble», le dijo emocionaba María Teresa Campos a Terelu. «Es bueno escuchar a tus compañeros, a los que te quieren y a los que no. Con esta enfermedad te das cuenta de que el pelo es superficial en la vida, y eso lo sabemos quienes los hemos perdido por una enfermedad y luego lo hemos recuperado. Lo que quería con este cambio era transmitir que aunque la vida te ponga a prueba, hay vida. Se puede estar guapa y se pueden tener ilusiones y hay que pelear por ellas», contestó Terelu.

«Impresionante»

Después de sopesar las distintas opciones estéticas, Carmen Borrego se decantó por mejorar su rostro con una lipoescultura y liposucción de cuello y barbilla para reducir su papada y una cirugía de párpados y cejas para rejuvenecer su mirada. El experto cirujano plástico Javier de Benito ha sido el gran artífice de su cambio radical y quien ha llevado a cabo la compleja intervención de cirugía estética en una clínica madrileña. «Lo que quería es mejorar el cuello y lo hicimos. Era difícil por las características anatómicas ya que tenía una pérdida total de la zona de mandíbula, tenía grasa… Intenté crearle un ángulo con una sutura un poco más debajo de la barbilla», explicó el cirujano. «Lo que se llama un lifting cervical», puntualizó Carlota Corredera.

Tras salir de quirófano, la hermana de Terelu ha tenido que utilizar una faja facial postoperatoria durante varios días. Además, Carmen ha completado el proceso de mejora de su imagen facial acudiendo a una clínica dental, donde se ha sometido a un tratamiento de implante de coronas en la arcada del maxilar superior, que le permitirá lucir una nueva sonrisa. Pero el cambio radical tardó en llegar. Casi tres horas de programa –a las 00.45h– es lo que tuvieron que esperar los espectadores para ver el cambio radical de Carmen Borrego. «Estupenda a solo 14 días de la intervención», dijo Terelu tras quitarle las vendas a su hermana. «Es el principio de ese cambio que habéis llamado radical. Está guapísima», añadió su madre.

Llegó el momento de conocer el nuevo rostro de Carmen Borrego. Los espectadores y los colaboradores del programa pudieron ver antes que la propia Carmen su cambio radical, y no dudaron en halagarla mientras ella se mostraba nerviosa. «No es una operación dolorosa, pero te produce mucha ansiedad. Me he venido abajo por todo. Entended que llevo 14 días sin verme la cara», comentó. Para verse, el equipo de «Las Campos» preparó un espejo que estaba tapado por una antigua imagen de Borrego. «Me gustaría que pasara corriendo mes y medio para ver ya cómo voy a quedar, pero es impresionante», confesó.

Un dura intervención

Para la menor de las hijas de María Teresa, someterse a la intervención quirúrgica ha supuesto «superar un miedo muy importante». «Estoy contenta, pero no lo he pasado bien. Creo que el resultado será muy bueno y a medida que vaya pasando el tiempo estaré más contenta», declaró Carmen Borrego. Asegura también que «lo más duro han sido las 24 horas antes del quirófano. El día antes de la operación estuve dudando cada minuto entre hacérmela o no».

Alaba la labor de su cirujano en los siguientes términos: «A Javier de Benito le daría un 14. No solo es un médico estupendo, sino una persona que te da cariño y que está pendiente de ti en todo momento. Creo que tendré a Javier como amigo para el resto de mi vida». Por otra parte, destacó el apoyo incondicional de su familia: «Mi marido Juan Carlos ha estado siempre a mi lado, Terelu me ha cuidado y mi madre ha sido la que más me ha apoyado».

María Teresa Campos reveló que «siempre que alguien entra en un quirófano tienes miedo y hasta los cirujanos comprenden que sea así, aunque no tenga por qué pasar nada. Y si la que entra es tu hija, todavía más». Respecto a la nueva imagen que lucirá su hija Carmen cree que «se gustará más a sí misma. El cambio hay que hacerlo porque uno lo quiera y no porque lo quieran los demás». Además, le ha aconsejado que «haga todo lo que le diga el médico tras la operación para no estropear nada».

Al ver a su hermana operarse por primera vez en su vida, Terelu estaba «contenta y con muchísimo miedo». «Carmen es más sensible de lo que parece y cuando la vi ir a quirófano con esa carita, me descompuse. Hubiera preferido haber estado yo en esa camilla», declaró. Lo que más le ha impresionado de su hermana ha sido «la valentía con la que llegó y la tranquilidad de que estaba en muy buenas manos».