ES NOTICIA EN ABC

El calvario de Estíbaliz Sanz, la primera chica Playboy española que terminó de barrendera

Llegó a ser Miss Top Model Mundial y a tener una relación con Pocholo; el padre de su hijo la acusó de gastarse el dinero en drogas, pero ella se buscó la vida echando currículums e incluso de barrendera. Estíbaliz Sanz triunfó en la televisión, pero ahora el medio catódico apenas la recuerda

Estíbaliz Sanz
Estíbaliz Sanz
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Estíbaliz Sanz fue la primera chica Playboy española, triunfó en la televisión nacional y también como modelo. En una ocasión le ofrecieron 40.000 euros por aceptar una proposición indecente y llegó a ganar 500.000 por «Crónicas Marcianas». Como todo en la vida, el éxito se le acabó, y tuvo que sobrevivir con otros trabajos, incluso de barrendera. «A mí no se me caen los anillos por trabajar en cualquier sitio», reconoció hace unos años en una entrevista para la revista Lecturas.

Su periplo televisivo le trajo muchas cosas buenas, pero también otras malas, de las que culpó a Pocholo Martínez Bordiú, con el que inició una relación después de conocerlo en el reality «hotel Glam»: «No he vuelto a tener ningún trato con él ni lo tendría». Una mala racha que la llevó a someterse a medicación y tratamiento psicológico, y que incluso deterioró su físico. Tampoco lo ha tenido con el padre de su hijo, Antonio Molina, que en una entrevista a Antena 3 hace casi una década, reconoció que su expareja le llegó «a pedir dinero para pagar a sus proveedores de drogas». Con él tampoco mantiene ningún tipo de relación en la actualidad, ya que en su actitud solo ve un interés por ganar dinero.

Después de una mala racha que dura ya demasiados años, la exmodelo intentó salir al paso, echando currículums. Pero ni las empresas ni antiguos compañeros de televisión se han acordado de ella para echarle una mano. «Nadie me ha llamado. Lo llevo fatal. Yo he ayudado a mucha gente y ahora que yo necesito ayuda no me la dan», reveló a Lecturas. De hecho, llegó a prestar dinero a un amigo, que jamás se lo devolvió. «Le dejé a un amigo 4.000.000 de pesetas [24.000 euros]. Luego se los reclamé y me dijo que yo no le había dejado nada. Teníamos que haber firmado un papel, pero yo me fié. Yo siempre he ayudado mucho a la gente».

Su sueño, sin embargo, sigue ligado al medio catódico, y es participar en Supervivientes, donde hace unos años firmó el precontrato: «Me ayudaría a perder kilos –en el momento de la entrevista pesaba 70– ¡Dios mío! ¡Qué horror! Es que yo la vejez la voy a llevar muy mal». Con el premio, admitió, abriría una boutique de moda.

En 1995, Estíbaliz Sanz llegó incluso a hacerse con el título de Miss Top Model Mundial. Pero tocó fondo. «Hubo tantos malos momentos... Todos fueron antes de tener a mi hijo. Pensé en quitarme de en medio. Solo tenía a mi familia, pero se volcaron conmigo. Hace años que no lloro, porque no me sale y mira que tengo ganas. Tengo un nudo aquí, en el pecho, pero no hay manera de llorar. Mi hijo me pregunta: "¿Estás triste mami?". Le digo que no», contó hace dos años. Sin embargo, y pese a reconocer que atravesó una depresión de la que salió gracias a su hijo Kyle, no todos los recuerdos que guarda de su época con Pocholo fueron malos: «Me lo pasaba muy bien. Disfruté muchísimo y me lo pasé genial. ¡Que me quiten lo bailao!».