Es Noticia

TVE busca jóvenes «Prodigios» de la danza y la música clásicas

La cadena pública graba bajo la batuta de Shine Iberia («MasterChef») este concurso para artistas «serios»

Boris Izaguirre presentará con Paula Prendes. A su lado, los jueces Nacho Duato, Ainhoa Arteta y Andrés Salado
Boris Izaguirre presentará con Paula Prendes. A su lado, los jueces Nacho Duato, Ainhoa Arteta y Andrés Salado - TVE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Hace 19 años que Fernando Argenta rompió una lanza –en esta ocasión una batuta– para hacer llegar a los niños (y los no tan niños) el conocimiento y el amor por la música clásica. Su semilla germinó y ahora TVE vuelve a apostar por ello con «Prodigios». Desde el pasado lunes, el Auditorio Miguel Delibes de Valladolidse ha convertido en un escenario en el que niños de entre 6 y 16 años demuestran su talento en tres disciplinas: canto, instrumento y danza clásica.

Este concurso musical es producido por Shine Iberia («MasterChef») y viene avalado por el éxito obtenido en Francia, donde llevan siete temporadas. También se ha podido ver en Italia y Albania. «Prodigios» será presentado por Boris Izaguirre y Paula Prendes. Y como un programa así necesita un jurado de altura, han contado con tres de nuestras estrellas más internacionales en el mundo de las artes: el coreográfo y exbailarín Nacho Duato, la cantante lírica Ainhoa Arteta y el director de orquesta Andrés Salado. Ellos serán los encargados de evaluar las actuaciones de los aspirantes y de elegir entre todos ellos el «Prodigio 2019» de España.

El premio para el ganador será de 20.000 euros y una beca de alta especialización en la Universidad Alfonso X El Sabio. Para Ainhoa Arteta, «España siempre ha sido y será un país de grandes talentos; lo único es que no cuentan con la ayuda necesaria y tienen que salir fuera». Sobre este mismo asunto, Nacho Duato puntualiza: «Hacen falta ayuda y teatros estables». Respecto a su misión como juez, comenta que los bailarines tienen «una disciplina férrea» y que están «acostumbrados a las críticas». Por último, el director de orquesta Andrés Salado asegura que en la edad de los concursantes «creces más con los fracasos que con las palmaditas en la espalda».

Nueve niños cada noche

Boris Izaguirre, que será el maestro de ceremonias del programa, asegura que será «un talent show diferente, ya que mezcla entretenimiento con disciplinas artísticas clásicas». Confiesa que se ha preparado a conciencia: «He visto la versión francesa y estoy fascinado. He querido quitarle hierro a esto de la cultura en mayúsculas y hacerlo de una manera divertida y cercana».

Paula Prendes explica que acompañará a los niños y sus familias antes y después de la actuación. Para ella, «Prodigios» va «más allá del entretenimiento, ya que es un formato de servicio público». «Es necesario que la televisión pública apueste fuerte por programas como este», añade, mientras que Boris Izaguirre apunta: «Aunque parezca que no, tenemos una cultura musical mucho mayor de lo que pensamos. En nuestro día a día estamos rodeados de música clásica, pero no siempre nos damos cuenta».

«Prodigios», que llegará próximamente a La 1, tendrá cinco galas. Cada noche actuarán nueve niños, tres por disciplina, y solo tres pasarán a la siguiente ronda. Habrá una semifinal y una gran final. Boris Izaguirre afirma que este esquema «mantendrá la tensión y la emoción». «Por lo visto hasta ahora son increíbles», asegura.

En cada entrega, por otro lado, se contará con la actuación de un cantante. En la primera estará Raphael, al que seguirán Blas Cantó, Pasión Vega, Pastora Soler y Luz Casal.

Unidos por la música

Todos los presentadores y miembros del jurado comparten un pasado musical. Paula Prendes dejó el conservatorio cuando finalizó tercero de piano en Gijón. «La música no es algo desconocido para mí. Sé interpretar una partitura. Lo dejé cuando la adolescencia entró en mi vida», comenta. Boris Izaguirre, cuya madre era bailarina, iba más por el camino de la Literatura, pero desde muy pequeño aprendió «a disfrutar de la música». Nacho Duato confiesa que empezó tarde en el mundo de la danza, a los 17 años, pero está convencido de que comenzó a bailar desde que su madre lo engendró.

Andrés Salado añade que en su familia siempre hubo un gran vínculo con la música. «Yo empecé a los tres años», dice. Por último, Ainhoa Arteta recuerda que cuando tenía seis su padre le regaló un disco de María Callas con la ópera «Carmen». «Me aprendí todos los temas y los bailes».