ES NOTICIA EN ABC

Boom «Los Lobos», dos años de odisea para llevarse el bote de «¡Boom!»: «Es una cantidad de locos»

Como ha podido confirmar ABC, el veterano equipo ganará en las próximas semanas el mayor premio de la historia de la televisión, que superará los 6,7 millones de euros

Valentín y Manu, dos de «Los Lobos», repasan en ABC los más de dos años que llevan en el programa, en el que este martes cumplirán 499 tardes

La primera derrota de Los Lobos de Boom

Erundino, Valentín, Manu y Alberto, en «¡Boom!»
Erundino, Valentín, Manu y Alberto, en «¡Boom!» - ATRESMEDIA
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Después de más de dos años respondiendo preguntas, «Los Lobos» por fin han logrado su gran objetivo. Tal y como ha podido confirmar ABC, el veterano equipo de «¡Boom!», el programa que presenta Juanra Bonet en Antena 3, se llevará próximamente el mayor premio de la historia de la televisión, que rondará los 6,7 millones de euros. Un hito que el equipo conseguirá tras resolver las quince preguntas de la última prueba, que se les lleva resistiendo 25 meses y que les servirá para llevarse el bote, que asciende hasta los 4.100.000 euros. Una cantidad a la que habría que sumar el montante que llevan acumulado, que a día de hoy supera los 2.520.000 euros.

Conformado por el ingeniero de montes Erundino Alonso, el crítico de cine Manu Zapata y los profesores Valentín Ferrero y Alberto Sanfrutos, el equipo, que este martes cumple 499 emisiones en el formato, ya ha grabado el programa (el formato se emite en diferido) en el que se llevarán el millonario premio. «Es una cantidad de locos. No he visto algo así en mi vida», reconoce Valentín a ABC, al hablar sobre la cantidad millonaria, de la que casi la mitad, no hay que olvidar, irá a parar a Hacienda.

Después de pasar en diferentes etapas por «Saber y ganar», el concurso que presenta Jordi Hurtado en La 2, «Los Lobos» pisaron por primera vez «¡Boom!» el 16 de mayo de 2017. Por entonces, José Pinto, el malogrado ganadero, ocupaba el lugar que hoy es de Alberto Sanfrutos. Con su cercanía, sabiduría y naturalidad por bandera, el veterano equipo se ganó el favor masivo de la audiencia. No en vano, desde que ellos están en el concurso, el formato ha subido la friolera de 900.000 espectadores diarios y se encuentra «en la temporada más vista de su historia», como afirman fuentes de Antena 3. Aunque no todo ha sido fácil para el equipo en todo este tiempo. «Ha habido varias veces que nos hemos visto fuera y pensábamos que nos íbamos a casa», afirma Manu a este medio, en ese sentido.

Labor social

Con el programa superando los 2,2 millones de espectadores cada día, el éxito de «Los Lobos» en la televisión es más que evidente. Son el equipo que más programas ha permanecido de manera ininterrumpida en la historia de la pequeña pantalla. Sin embargo, ellos se quedan con otra cosa. «Una vez, se nos acercaron por la calle dos niños pequeños de cinco y siete años, que querían hacerse una foto con nosotros. Su padre nos dijo: “Es admirable cómo están enganchados a “¡Boom!”. ¡Quieren parecerse a vosotros!”. Eso sí que te llega al corazón, que los chavales tengan modelos así y que la cultura tenga un valor. Muchas veces, te imaginas que los chavales están delante de la pantalla sin ver nada interesante, pero luego ves que no es así. Es curioso que se valore más la cultura en la televisión que en otros campos», afirma Valentín, que tuvo que dejar su trabajo en la universidad por sus precarias condiciones laborales. «Me siento orgulloso de que la gente nos reconozca por responder preguntas. Es tremendo la cantidad de gente y chavales jóvenes que se nos acercan y nos dicen que nos admiran y se quieren parecer a gente como nosotros, y no a otros que salen en otro tipo de programas y son famosos por otro tipo de cosas. Es fascinante ver cómo la gente quiere aprender y fomentar la cultura», agrega Manu.

«Me siento orgulloso de que la gente nos reconozca por responder preguntas»

El éxito, así las cosas, les ha sobrevenido a ambos sin apenas anestesia. «A cualquier sitio que vayas, siempre hay gente que te saluda o te pide una foto. Yo soy muy tímido. Antes iba por la calle mirando al suelo, pero el hecho de que haya pasado esto me ha servido para sonreír más y abrirme más», recalca el crítico de cine. «Soy una persona totalmente normal, pero que por circunstancias está viviendo todo esto. No soy consciente de todo lo que supone, pero en cualquier sitio te reconocen. A veces, echo de menos el anonimato, aunque se agradece mucho que la gente te salude, en especial los niños pequeños. Es todo muy raro, aunque me voy acostumbrando», remarca por su parte Valentín, que explica la exigencia del entrenamiento mental de su equipo. «Lo que más nos preparamos es la actualidad. Leemos todos los días toda la prensa que podemos y extraemos todo lo que creemos que nos pueden preguntar. Estamos constantemente recopilando todo lo que vemos así interesante. Tenemos un archivo impresionante de cosas», señala. «Cuando llegamos al programa, queríamos ganar el primero y luego, ver hasta dónde podíamos llegar», explica Manu. Más lejos, desde luego, suena casi imposible.