ES NOTICIA EN ABC

Boom El error de cultura general de un concursante de «¡Boom!»

El grupo «Desvinculati» no reconoció el nombre de una de las autoras españolas más galardonadas

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Desde que «Los Lobos» han dejado «¡Boom!» es aun más habitual ver cómo diferentes concursantes cometen grandes errores en sus respuestas. La que se ha producido en la tarde de este martes es de las más grandes que se recuerdan. Un grupo llegado de Barcelona, bajo el nombre de «Desvinculati», aterrizó en el espacio con la intención de superar a «Pares o nones», que llevaban ya dos programas invictos y aspiraban a lograr el tercero.

Mientras contestaban a la segunda bomba, los «Desvinculati» de «¡Boom!» tuvieron un error garrafal que no fue tan importante por lo que sucedió en si, sino por el comentario que emitió uno de sus miembros, Edu.

En su pregunta, debían de contestar quién de todas las escritoras que se planteaban había logrado el Premio Cervantes. De todas las opciones posibles, fueron eliminando una a una, pero en el momento de escoger a Rosa Chacel para descartarla, Edu dijo en «¡Boom!»: «No me suena de nada».

Rosa Chacel fue nada más y nada menos que una de las escritoras más importantes de la denominada Generación del 27. A sus espaldas cuenta con una enorme cantidad de obras, entre las que destacan sus novelas «Estación, ida y vuelta», «Teresa», «Memorias de Leticia Valle», «La sinrazón» o «Ciencias naturales», junto a una gran cantidad de ensayos, traducciones o cuentos.

Además, Rosa Chacel fue ampliamente reconocida, sobre todo a partir del año 1976, cuando recogió el Premio de la Crítica por su obra «Barrio de Maravillas». En 1989, la Universidad de Valladolid, ciudad en la que nació, la nombró Doctora Honoris Causa, y recibió el Premio Nacional de las Letras y la Medalla de Oro al mérito en las Bellas Artes en 1993, apenas un año antes de fallecer.

Además, cuando tenían que decidir los concursantes de «¡Boom!» entre las últimas opciones para establecer a la mujer ganadora del Premio Cervantes, el grupo decidió desechar a María Zambrano, que no solo era la única que lo había logrado del grupo que se había presentado, sino que además fue la primera mujer en conseguir dicha gesta.