ES NOTICIA EN ABC
Mi casa es la tuya

Bertín Osborne y los políticos: Historia de una larga y no muy conflictiva relación

Las entrevistas de Osborne no se caracterizan por ser incómodas ni comprometedoras para los políticos

ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«Mi casa es la tuya», el popular espacio de Bertín Osborne en Telecinco y en el que el afamado cantante cocina con personajes populares mientras charla con ellos sobre temas personales y profesionales, recibirá este viernes a Santiago Abascal, Pablo Casado y Albert Rivera. El programa se enmarca dentro del amplio despliegue que Mediaset ha elaborado de cara a las próximas elecciones generales del 28 de abril y, aunque los invitados a compartir mantel y aperitivos con Osborne fueron en origen cinco, tan solo Abascal, Casado y Rivera han aceptado la propuesta. No comerán con el cantante, por tanto, el candidato del PSOE, Pedro Sánchez, ni tampoco el líder de Podemos, Pablo Iglesias.

De entre los tres que se sentarán a la mesa con Osborne Rivera es el único que ya conoce la situación, pues hace unos años estuvo charlando con Bertín en su programa. También el actual presidente del Gobierno participó en el programa de Osborne, pero parece ser que no le quedaron ganas de repetir. Aquí repasamos las entrevistas que le ha hecho Bertín Osborne en su programa a varios políticos.

José María Aznar

En abril del 2017 Aznar accedió a sentarse en el sofá de Bertín Osborne. «Tengo interés en que los españoles te conozcan», le dijo el presentador expresidente del Gobierno al comienzo de la entrevista. Aznar comenzó hablando de sus orígenes y de su relación con su padre, uno de los primeros directores de Cadena Ser. El expresidente afirmó haber tenido siempre una «gran ambición personal y ambición por España, por eso siempre la quiero ver arriba, en la mesa en la que se deciden las cosas. Esa ha sido la base de mi política», dijo. Antes de profundizar en asuntos de Estado, Bertín interpeló al político por sus años rebeldes. «Llevaba el pelo largo, me gustaba mucho ir a los guateques y perdí demasiado tiempo», reconoció.

El popular recordó junto a Osborne el que ha sido uno de los capítulos más duros de su etapa en el Gobierno: el atentado de ETA que a punto estuvo de costarle la vida. «Tendieron más de 200 metros de cable por la calle y nadie se dio cuenta», explicó Aznar quien, además, destacó cómo el entonces ministro Francisco Álvarez-Cascos le salvó la vida. «No quería cambiar de coche porque era caro y Álvarez Cascos me lo cambió sin que me diera cuenta. Estoy vivo gracias a eso», dijo Aznar.

Hablando de economía, Aznar no dudó en recordar cómo, tras la llegada al Gobierno del Partido Popular, la política española cambió su rumbo. «Con el PSOE llegamos tarde a todos los sitios clave. La llegada del euro era lo más importante que pasaba en Europa en años y España, con el PSOE, renunció a que nuestro país fuera miembro fundador, algo a lo que después me negué», destacó.

Preguntado por la guerra de Irak, el expresidente recordó que «España apoyó políticamente a EE.UU. porque el interés nacional estaba en juego, puesto que Bush había ofrecido apoyo previo a nuestro país en materia antiterrorista». El compromiso del presidente republicano fue, dijo Aznar, «muy relevante para la derrota del terrorismo en España». También resaltó que «nunca he tenido mejor foto que en las Azores. Por el interés nacional de España voy a las Azores y a la Patagonia si es necesario».

«Fue el peor día de mi vida», aseguró José María Aznar para referirse a los atentados del 11-M que se cobraron la vida de 193 personas en 2004. «Di instrucciones a mi equipo para que no comunicara su opinión sobre lo ocurrido hasta que no se pronunciaran los cuerpos de seguridad. Cuando la Policía y la Guardia Civil nos dijeron que todo apuntaba a ETA, entonces lo transmitimos», dijo Aznar. El ex líder del PP se mostró, además, visiblemente molesto con lo sucedido tras los atentados. «Acusaron al Gobierno de mentir, salieron a las calles, rodearon la sede del PP y comenzaron a inventar bulos sobre mí. Dijeron que intenté organizar un golpe de Estado. Creo que hubo ciertos grupos que decidieron que ese era el momento para que otros ganaran las elecciones. Enhorabuena, lo conseguistéis».

Mientras preparaba una ensalada Aznar le lanzó una advertencia a Bertín: «Si Iglesias entrara en el Gobierno, tú y yo estaríamos ahora como Leopoldo López».

Mariano Rajoy

Parece que el también expresidente Mariano Rajoy se sintió muy cómodo compartiendo mesa y mantel con Bertín Osborne. Este último desveló hace un par de meses que cuando le dijeron que entrevistaría a Rajoy pensó que «iba a ser un coñazo» pero la cena acabó siendo «un espectáculo».

«Llegó con unos calcetines cortos y se le veían las calandracas, y le dije: "Presi, así no puede salir. Y le presté unos míos, y ahí nos tenías metidos en mi cuarto eligiendo calcetines: al día siguiente me los devolvió lavados y planchados», recordó Osborne, «cuando terminó el programa llevábamos seis horas de grabación, le di un abrazo y le dije: "Presi, gracias por venir". ¿Sabes lo que me contestó? "¡Me estás echando! Vamos a la cocina y nos tomamos un Albariño". Terminamos a las 12 de la noche porque no había manera de que se fuera. Nos bebimos dos botellas de Albariño y una empanada que trajo y que estaba fenomenal».

En esas horas Mariano Rajoy charló con Bertín Osborne sobre su infancia, su afición a hacer deporte o incluso de los recuerdos que guarda de su madre. Además, el candidato del PP se atrevió a echar una partida al futbolín y cocinó unos mejillones al vapor con su entrevistador.

El expresidente contó cómo ha vivido algunos de los momentos más duros de su vida, tanto en lo personal, como la muerte de su hermano o los accidentes que ha sufrido, como en lo profesional, su nombramiento como candidato a la presidencia del Gobierno o algunos de los episodios más complicados de sus años de legislatura.

Pedro Sánchez

El por entonces secretario general del PSOE, y estamos hablando de noviembre del 2015, fue al programa de Osborne para hablar básicamente de sí mismo, pues apenas se habló de política, más allá de repasar de puntillas por los principales temas de la actualidad

Así, Sánchez recordó que había pasado un tiempo trabajando en el extranjero, que también conocía el paro y que tuvo que repartir muchos currículum para lograr un empleo. «Me lo he currado», señaló con orgullo durante su charla desenfadada con el cantante.

Habló mucho del cariño que siente hacia su esposa, Begoña Gómez, y sus hijas, Ainhoa, entonces de 10 años, y Carlota, de 8, de quienes dijo que le daría igual si se optan por dedicarse a la política. «Si una de ellas sale del PP, no pasa nada. Eso sería en la adolescencia, luego ya la vamos corrigiendo», comentó en tono jocoso.

Acto seguido, el líder del PSOE desveló que su primera novia, una chica italiana, la tuvo con 14 años, edad a la que le gustaba bailar break dance y vestir de chándal. Con su aspecto apuesto, Sánchez admitió que fue «muy ligón» y «un poco bala» hasta que se enamoró «perdidamente» a los 31 años de Begoña, con quien se casó tras tener a su primera hija.

Tan distendida fue la charla que el candidato a la presidencia del Gobierno explicó por qué suele llevar camisas blancasdesde que se enroló en la campaña de las primarias del PSOE. «No tenía tiempo de comprarme camisas. Entonces, tenía dos o tres y me tiraba varios días fuera, y mi hermano, que tiene una complexión parecida, me dio dos camisas blancas y con ellas tiré. Si hubiesen sido azules, me las habría puesto azules», admitió.

José Bono

En febrero de 2017 Bertín Osborne viajó hasta Castilla-La Mancha para visitar en su pueblo a José Bono, político por entonces ya retirado tras una larga carrera en el PSOE y como presidente del Congreso de los Diputados. A Bono se le veía relajado, disfrutando de las ventajas de la jubilación y dispuesto a dejarse tirar de la lengua por Bertín.

Como siempre, Bertín Osborne empezó interesándose por la infancia de su entrevistado. «Yo he nacido aquí, en esta misma casa. Piensa que en los años 50 las madres de pueblo daban a luz en su casa», contó José Bono muy emocionado recordadndo a su madre que murió cuando él tenía 15 años debido a las complicaciones de un embarazo. También se refirió a su padre: «Era falangista de pueblo. A mí me criticaron por llevarme bien con gente de derechas pero aprendí que la vida vale más que la política. A las personas decentes no las hace el carnet de un partido político».

Bonó relató cómo estuvo a punto de cambiar la política por la sotana. «Un cura me dijo que en todos los años que llevaba en la Iglesia no había visto a una persona con una vocación más grande que la mía. Yo sentía una llamada interior que me llevaba a dejarlo todo por la religión», confesó el político.

Tras dejar atrás el capítulo dedicado a la infancia, José Bono empezó a irse de la lengua para mostrar su cara más crítica repartiendo por todas las bandas. Sobre la ley electoral dijo que «debería derogarse sin tardar. No me han hecho caso y la gente está enfadada. Si quieres salir elegido, hazte amigo del que hace las listas no de tu votantes. Es un insulto a la democracia y a la autonomía».

José Bono ha explicó cómo llegó a ser Ministro de Defensa pero también por qué dejó su cargo, un secreto que se guardó durante diez años. «Muchas veces los políticos creen que se lo merecen todo. Yo cuando nací aquí pensé que podría valer para cuidar cabras y fui Ministro de Defensa. Para mí fue un orgullo».

No obstante, la sorpresa llegó cuando reveló los motivos por los que abandonó su cargo como Ministro de Defensa. José Bono afirmó que dejó su cargo político debido al Estatuto de Cataluña. «En el mes de noviembre del 2005 yo le dije que no podía seguir siendo Ministro. En abril, el Estatuto de Cataluña iba en la dirección que pensaba y decidí dejarlo. Era una cuestión personal», dijo.

Esperanza Aguirre

La portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento de Madrid se desplazó hasta la finca sevillana de Osborne para hablar de todo: repasó su infancia, rodeada de sus ocho hermanos; cómo conoció a Fernando, su marido desde hace más de tres décadas; los momentos más duros de su vida y los hitos más destacados de su carrera política, entre otros asuntos.

Tras un paseo por la finca de Bertín se trasladaron a la cocina, donde Aguirre demostró sus dotes culinarias con la realización de un guiso de arroz con jamón, una particular receta de su suegra.

La cocina fue el escenario en el que la entrevistada se explayó con sus opiniones de forma más abierta. Aguirre reconoció haber tenido «siete vidas como los gatos» y recordó algunos de los momentos más duros que ha vivido, como el accidente de helicóptero junto a Rajoy o el atentado terrorista en Bombay, de los que salió ilesa.

Pero la política acabó por hartar a Aguirre, que ante las reiteradas preguntas sobre el tema que le hace el presentador ella responde: «Vamos a hablar de sexo que llevamos una hora hablando de política, Bertín».

Albert Rivera

Bertín Osborne le abrió las puertas de su programa al presidente y líder de Ciudadanos, Albert Rivera, para que mostrase su faceta más íntima, su lado más personal y desvelase algunos aspectos hasta ahora desconocidos de su vida.

Osborne empezó preguntándole por su infancia, un tema que le dio para hablar mucho a Rivera. El líder de Ciudadanos se mostró muy orgulloso de nacer y vivir su infancia en el barrio de la Barceloneta de Barcelona y le recordó a Bertín su descendencia andaluza. «Hay un dato que es acojonante. Uno de cada cuatro catalanes tiene padres de Andalucía. Es una de las comunidades más heterogéneas del Estado», afirmó Rivera intentando evitar las provocaciones del presentador: «Y aun así mira cómo están las cosas».

El político de la Barceloneta aprovechó para contarnos la vida de sus padres. Clase media, trabajadora, autónomos toda la vida… Así definió Albert a sus progenitores. «Mis padres estuvieron toda la vida trabajando en una tienda de electrodomésticos y con la crisis tuvieron que cerrar y buscarse la vida de nuevo. Con más de sesenta años se quedaron en el paro… Mis padres me han enseñado que todo te lo tienes que trabajar en la vida» contó el político.

Tras hablar del mundo de la noche, Bertín sacó el tema de las drogas en los años 80. «Antes todo esto se veía con otra mirada por culpa de las drogas. Cayeron cuatro o cinco amigos míos muy cercanos» le confió el cantante al invitado. «Mi tío Alberto murió de sida, de los primeros casos de España y mi tío Miguel entró en el mundo de las drogas y no pudo superarlo. La Barceloneta es un barrio muy familiar pero empezó la época de la heroína…» recordó el líder de C’s.

ertín también le preguntó al político español si algún día se había planteado tirar la toalla y en este momento es cuando salió el tema de las amenazas. «Sí, me lo he planteado varias veces pero más que por mí por la gente de mi alrededor» reconoció. «Una vez cuando estaba de conferencia en Valladolid, dejaron un paquete en la puerta de mi casa con una bala, una fotografía mía y una nota que ponía que si en tres meses no abandonaba Cataluña me mataban. Lo investigaron y resultaron ser unos militantes de ERC de la Garriga», rememoró Rivera.