ES NOTICIA EN ABC

Bertín Osborne: «Me gustaría entrevistar a algún nacionalista catalán para saber qué les hemos hecho»

«Mi casa es la tuya» estrena temporada este martes con Manuel Carrasco como invitado y sigue apostando por mantener sus señas de identidad para competir contra sus rivales

Bertín Osborne presenta «Mi casa es la tuya»
Bertín Osborne presenta «Mi casa es la tuya»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Septiembre, también, es el mes de «la vuelta al cole» para los programas de televisión. Bertín Osborne regresa cargado de energía para seguir mostrando el corazón y el alma de sus invitados, mientras aún resuena en sus pensamientos la muerte de su amigo Ángel Nieto. La casa del presentador abre este martes con nueva sintonía y cabecera, pero manteniendo sus señas de identidad.

El primero que pasará por el sofá será Manuel Carrasco. Le seguirán caras conocidas como Antonio Carmona, Ana Torroja, Jesús Calleja o Jorge Lorenzo. Paz Padilla también visitará a Osborne para protagonizar el episodio más «surrealista» de la próxima temporada de «Mi casa es la tuya». «Va a ser muy difícil que alguien se crea que el programa de Paz Padilla está sin preparar», comenta el madrileño sin poder evitar reírse al recordarlo. La falta de electricidad y un imprevisible diluvio no fueron suficientes para frenar la charla íntima entre el madrileño y la conductora de «Sálvame».

Así, la cuarta temporada quiere volver a demostrar que la familiaridad y naturalidad entre el presentador y los invitados son sus principales atractivos. «No me gusta ver sufrir a la gente, por eso me cuentan más cosas que si fuera alguien que va con la escopeta cargada», comenta Osborne. Para ejemplificar que la clave de su éxito se halla en crear un buen ambiente asegura que «como espectador hay programas de este tipo que me dan vergüenza ajena y cambio de canal».

Pese a la atmósfera que el presentador se empeña en crear, Pablo Iglesias o Íñigo Errejón siguen sin responder las invitaciones del programa. Sin embargo, el político que le despierta un especial interés y se le resiste es el ex presidente del Gobierno, Felipe González. Osborne quiere conocer su testimonio de la reunión en la que advirtieron a los rusos que caía el muro de Berlín: «Fue un hecho histórico». Aun así, a pesar de estos rechazos y de la baja audiencia del programa de Aznar, los políticos son una debilidad para el madrileño y va a continuar conversando con ellos porque les «pone». «Me gustaría entrevistar a algún nacionalista catalán para saber qué les hemos hecho y lo estamos intentado», adelanta. Otros personajes con los que le apetecería sentarse son Matías Prat y Susanna Griso, aunque no quiere ponerles «en un compromiso» porque «hay algunos contratos que no les dejan hacer eso».

La temporada, que deparará momentos de risas y hasta veremos a Bertín Osborne emocionarse, estará marcada por el fallecimiento de su amigo Ángel Nieto, a quien tuvo la oportunidad de entrevistar antes del accidente. «Lo he pasado muy mal y me ha afectado una barbaridad», reconoce el presentador. «Recuerdo con la ilusión de la que hablaba de su hijo pequeño antes de despedirnos, es difícil describirlo», dice alicaído. Una imagen que rememora cada día: «Antes de dormir pienso en Hugo, me tiene el corazón encogido», confiesa.

El programa, a la espera de que sumen nuevos invitados, ya ha grabado seis de las charlas que se emitirán y en los próximos días tiene prevista el rodaje de una nueva entrega con Garbiñe Muguruza, la tenista que está luchando por convertirse la número uno del mundo.

Sin miedo a la competencia

La nueva entrega tendrá que competir con el reciente entreno de TVE, «Lolita tiene un plan», un programa con grandes similitudes con «Mi casa es la tuya» y el que Osborne ha definido como su «sustituto». «Cuando me fui de TVE le comenté a Pablo Carrasco- productor ejecutivo de «Mi casa es la tuya»– que tardarían tres meses en hacer otra cosa igual con alguien y pensé que alguien que podría hacerlo bien es Juan y Medio», sostiene Osborne. El presentador, además, manifiesta que ha visto el programa de su «amiga» y está «bien producido y realizado» y desea que «mejore sus datos, ojalá le dure muchos años»; palabras con las que lanza a una indirecta a su competencia.

De cualquier modo, Osborne no considera que esta apuesta de la cadena pública sea un inconveniente para los datos de audiencia de su espacio: «Si fuéramos el mismo día iría a muerte, pero son razonablemente inteligentes y no lo es», sentencia.