ES NOTICIA EN ABC

«Belleza Mortal»: Los asesinatos más crueles a las reinas de la belleza en Estados Unidos

DKISS emite este macabro programa sobre la cara más oscura de los concursos de belleza

DKISS
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«Belleza mortal» es un programa emitido en DKISS que muestra la cara más siniestra y oscura de los concursos de belleza en Estados Unidos. Para muchas jóvenes americanas una de las formas rápidas y socorridas para alcanzar el éxito es participar en uno de estos concursos, que pueden sacarlas del anonimato y convertirlas en reinas por un día. Sin embargo, las cosas no suelen ser tan fáciles como estas chicas y sus familias imaginaban, y es que ganar un concurso de belleza no te catapulta inmediatamente a una vida acomodada. Además, ponerse frente a los focos y convertirse en el centro de atención conlleva no pocos riesgos, algunos de ellos que pueden resultar letales. «Belleza mortal» cuenta los casos de mujeres cuya belleza les acabó costando la vida al ser asesinadas por acosadores, competidores y toda clase de psicópatas.

Nona Dirksmeyer

Nona Dirksmeyer era una joven reina de la belleza de Arkansas que murió asesinada el 15 de diciembre de 2005, con solo diecinueve años, en Russellville, su pueblo natal. Dirksmeyer, que era estudiante de música en la Universidad Técnica de Arkansas y cantaba en el coro de su parroquia, sufrió una muerte especialmente violenta a golpes y puñaladas.

El primer encausado por el crimen fue Kevin Jones, el novio de la víctima, pero dos años después fue absuelto por falta de pruebas. Luego la policía centró su atención en Gary Dunn, vecino de Dirksmeyer cuyo ADN fue encontrado en la escena del crimen. Dunn se enfrentó a su primer juicio en 2010 y a un segundo en 2011, pero en ambos la acusación fue desestimada, aunque no sin polémica. A día de hoy, casi quince años después del crimen, sigue sin saberse quien es el asesino de Dirksmeyer.

Katitza Morning

Pocos días después de convertirse en una prometedora reina de la belleza del neoyorquino instituto de Riverhead con solo 17 años, los padres de Katitza Morning se inquietan al ver que su hija se retrasa a la vuelta del instituto. Cinco semanas después supieron del paradero de su hija, pero el desenlace fue el peor de los posibles. Tirado en un descampado encontraron el cuerpo de la adolescente con signos de violencia.

Todo el mundo en la zona, empezando por la policía, creyó en un principio que se trataba de un crimen sexual. Pero pronto el giro dio un caso inesperado y los agentes arrestaron a Kalila Taylor, una chica de 17 años que era compañera de clase de la víctima. El motivo del crimen fue la envidia que Taylor sentía por Morning.

Tana Woolley

Tana Woolley vivía en la tranquila ciudad californiana de Rosamond, donde fue elegida reina de la belleza a los 20 años. Woolley formaba parte de una organización juvenil masona y trabajaba como secretaria en la administración. El 25 de octubre de 1978 su madre se encontró su cuerpo sin vida en su apartamento.

El crimen conmocionó a la región y la policía se puso de inmediato manos a la obra. Pese a sus arduos esfuerzos, el asesinato no fue resuelto hasta veinticuatro años después. El culpable resultó ser Larry Hazlett, un antiguo profesor de instituto que tenía 56 años cuando violó y asesinó a Tana Woolley.

Tara Grinstead

Tara Grinstead nació en Georgia en 1974, y en esa misma ciudad se convirtió en la reina de la belleza a los 25 años. Pero Grinstead no tenía solamente su belleza: estudió una carrera, un máster en educación y con 24 años ya era profesora de historia en un instituto de su región. Grisntead era una persona muy querida en la zona, y precisamente por eso su desaparición en 2005 puso en jaque a la policía de la zona.

El caso atormentó durante más de una década a las autoridades de Georgia, hasta que en 2017 acusaron a dos hombres del crimen. La policía acusó a Ryan Duke de asesinar a la mujer tras haber entrado en su casa a robar y a su amigo Bo Dukes de ayudarle a trasladar el cadáver para quemarlo. Ambos fueron encontrados culpables y cumplen condena y prisión.