ES NOTICIA EN ABC

Baba de caracol

IMPOSIBLE escapar de la crónica social de la última semana. Y digo crónica rosa porque, aunque copen portadas de periódicos y se incluyan en las secciones de Nacional, el olor acrílico del couché no

POR SARA CAMPELO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

IMPOSIBLE escapar de la crónica social de la última semana. Y digo crónica rosa porque, aunque copen portadas de periódicos y se incluyan en las secciones de Nacional, el olor acrílico del couché no se le puede negar: ¿acaso se imaginan a Cantizano debatiendo sobre el baile de siglas de la izquierda abertzale? A cada uno lo suyo.

Estos días me he refugiado en la Televisión Digital Terrestre. Si no fuera por el anuncio de Celltone, la baba de caracol, mi retiro hubiese sido perfecto. Las generalistas diversifican sus archivos (sabiamente guardados hasta la fecha) en sus respectivos multiplex sin pudor. En Telecinco Estrellas sacan partido a todas las células madre de Emilio Aragón, y reponen una y otra vez las interminables temporadas de «Médico de Familia», igual de ñoña diez años después. La Antena 3 digital (terrenal) se debate entre los monográficos de Shin Chan y el canal telenovelas (creo que le llaman Punto Nova). Dedicados a los seriales hay unos cuantos canales más, casi tantos como centrados en la televenta. Eso, o mi mando me traiciona. Ni en analógico, ni en codificado, la tele es capaz de innovar aun sin riesgos. Y eso que los chavales de los videoperfiles de D-Club hacen todo lo posible desde su mundo paralelo. Voy a salir de mi zulo digital, espero que el cotilleo analógico se haya reciclado en estos días y logre sorprenderme.