ES NOTICIA EN ABC

Asesinatos para subir la audiencia

Asesinatos para subir la audiencia
Wallace Souza, presentador y presunto líder de una red criminal | AP
VERÓNICA GOYZUETA | CORRESPONSAL EN SAO PAULO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Ni al director de cine británico Alfred Hitchcock se le hubiera ocurrido una historia tan escabrosa: la de un respetado conductor de TV capaz de descubrir y resolver crímenes que ni la Policía era conseguía descifrar. Lo más aterrador de esta historia es que, al parecer, era el propio periodista quien encomendaba los asesinatos para así mejorar la audiencia de su programa.

La insólita historia de Wallace Souza, un conductor de TV de Manaus, una ciudad en medio de la selva brasileña, viene chocando a la opinión pública internacional, curiosamente más que a la prensa nacional, donde historias de asesinos a sueldo en los lugares más recónditos del país causan ya poco espanto. El programa salió del aire apenas se abrieron las investigaciones.

Diputado y ex policía

Souza, un diputado y ex policía que presentaba un programa de casos policiales llamado «Canal Libre», sería el líder de una red criminal que cometía y filmaba crímenes, que más tarde eran presentados como primicias de su programa. No se sabe claramente cuáles de los casos presentados en su programa serían «producidos» por Souza. La historia fue desvendada por el ex militar y asesino a sueldo, Moacir Moa Jorge da Costa, que al ser interrogado confesó que las órdenes partían del propio Souza.

Un juez local informo que una de las intenciones de Souza era «generar inestabilidad en la población» y desmoralizar a la Secretaría de Seguridad Pública del estado de Amazonas, donde se transmitía el programa. A propósito, Moacir Moa confesó que una de las futuras víctimas sería una jueza federal, que al conocer las denuncias, pidió protección policial. El proyecto de Souza, que se eligió como el diputado más votado del estado gracias a la credibilidad que ganó con la televisión, era proponerse como candidato a secretario de Seguridad del estado de Amazonas.

El conductor, que niega los crímenes, declaró a la prensa local que nunca usó el programa como «trampolín político» y que éste era hecho con «seriedad y responsabilidad». Souza, sin embargo, ya respondía por otros actos ilegales, y su hijo Rafael, de 19 años, fue detenido en abril acusado no sólo por encargar asesinatos, sino también por tráfico de drogas. La policía encontró en la casa de Rafael 84 municiones de alto calibre que eran de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas y una suma equivalente a más de 100 mil Euros.

Delitos sexuales

Después de difusión de las denuncias un adolescente de 15 años se presentó a la policía acusando a Souza de también cometer algunos delitos sexuales.

La Comisión de Ética de la Asamblea Legislativa del Estado de Amazonas comenzó ayer a oír los testimonios en defensa de Souza.

Las reuniones están siendo realizadas a puertas cerradas porque, según Souza, sus testigos corren riesgo de muerte. El diputado insiste en la versión de que todo se trata de una persecución política. Si la comisión confirma la culpa de Souza, el diputado perderá la inmunidad que le cabe como diputado y podrá ser juzgado por la justicia común.

La fama y la credibilidad como un periodista enérgico que le cobraba a las autoridades mayor seguridad en las calles de la ciudad de Manaus, llevaron a Wallace Souza por una carrera política meteórica. El carismático periodista producía el programa Canal Libre, uno de los de mayor audiencia local, que presentaba al lado de sus hermanos. Souza fue miembro de la Policía Civil y después de volverse famoso como presentador de TV decidió emprender una carrera política, convirtiéndose en el diputado más votado del Estado de Amazonas en la última elección. Según miembros de la corte local, las ambiciones políticas de Souza eran aún mayores y buscaban llevarlo al cargo más alto del Estado, el de gobernador.