ES NOTICIA EN ABC

Los anunciantes defienden la publicidad de juego, alcohol y tabaco

La presidenta de la Asociación Española de Anunciantes (AEA), Begoña Elices, intervino ayer en el Foro de la Nueva Comunicación

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La presidenta de la Asociación Española de Anunciantes (AEA), Begoña Elices, se ha mostrado partidaria de la publicidad del tabaco, juego y alcohol siempre que no se engañe a la sociedad. «Si asumimos que estamos en una sociedad libre hay que dejar libertad al anunciante de que se anuncie donde quiera. Son las reglas del juego», explicó ayer durante su intervención en el Foro de la Nueva Comunicación celebrado en Madrid. Elices, directora de comunicación y marketing de Repsol, ocupa la presidencia de la AEA desde el pasado mes de abril . «¿Para qué vamos a demonizar nada?», subrayó. ¿Y en el caso concreto del tabaco? «El tabaco también», respondió.

Begoña Elices cree que los fumadores son conscientes de lo que supone fumar y considera importante recordar que en esta materia «no podemos hacer publicidad engañosa ni contar un mundo ideal que sabemos que no está detrás de las personas que fuman». En su opinión, aunque fumar tenga muchos inconvenientes, «si tú das toda la información, tienes que preservar el derecho de los ciudadanos a vivir como quieran vivir». En España, en diciembre de 2005 quedó prohibido el patrocinio de los productos del tabaco, así como toda clase de publicidad y promoción en todos los medios y soportes.

La presidenta de AEA ha resaltado también el papel de la publicidad, «uno de los sectores admirados pero envueltos en un cierto misterio que creo que no se corresponde con los parámetros que utilizamos». La inversión total en publicidad en 2017 fue de 12.300 millones de euros, un 1,8% más que el año anterior, «lo que representa un 1,3% del PIB y es equiparable a otros sectores como el de agencias de viaje». Un sector que ha sufrido mucho la crisis y «estamos viendo una incipiente y suave recuperación», añadió. También abordó la preocupación de los anunciantes por las noticias falsas o «fake news», «también una agresión y preocupación para las marcas», reconoció.