ES NOTICIA EN ABC

Antonio Lobato vuele a la Fórmula 1: «Soy mejor amigo que periodista»

El locutor vuelve a enfundarse este domingo el mono de comentarista en el Gran Premio de Australia

Antonio Lobato
Antonio Lobato - MOVISTAR
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Cuando Antonio Lobato, la voz más reconocible de la Fórmula 1 en España, se puso a ver el último Gran Premio de Singapur sentado en el sofá de su casa, con su cervecita y sus aceitunas, pensó: «Cómo me gustaría volver a vivir esto desde la pista». Y sintió nostalgia por su antiguo oficio, del que se retiró voluntariamente en 2015 tras más de una década narrando todas las grandes victorias de Fernando Alonso, en Telecinco, La Sexta y Antena 3. Por eso, aunque estaba «felizmente retirado», decidió a unirse al equipo de Movistar+, que ofrecerá por primera vez la competición en exclusiva (dial 57). Aunque ya ha narrado algunos entrenamientos, la retransmisión del GP de Australia (hoy a las 7.10 horas en Movistar F1) supondrá su regreso oficial a una gran cita.

P - —¿Cómo se gestó su fichaje?

—La historia es que me lo pusieron muy fácil. Me preguntaron: «¿Quieres narrar?» y respondí: ¿Y qué más?. Mi experiencia en el pasado es que siempre era el paquete completo, llevar el peso de los programas. Me dijeron que querían que estuviera en los previos y los post de las carreras pero no llevar la responsabilidad de la cobertura, a cargo de Julio Morales. No llevo el peso de la organización, porque si no no hubiera venido nunca. Por primera vez voy a hacer solo lo que realmente me gusta. En mi etapa anterior el nivel de estrés y agotamiento era tremendo, porque después de estar viajando no volvía a casa, me tocaba ir a la oficina y preparar todo lo de la carrera siguiente, pegarme por presupuestos, jefes… Ahora viajaré a media docena de grandes premios, pero si viajas y vas directamente a casa se lleva bien.

P - —Narró grandes premios en abierto, en Mediaset y Atresmedia, pero ahora la Fórmula 1 está únicamente en pago.

—En todo el mundo cualquier deporte empieza a ser de pago, porque los derechos cada vez cuestan más, y a las cadenas en abierto les interesa programar una serie o un concurso, porque cuesta menos dinero y lo rentabilizan más. Sería muy bonito que todo fuera gratis, pero eso no existe. No estamos en una época boyante, pero Movistar ofrece un trabajo con un coste enorme y equipos espectaculares. Al que le guste tendrá que hacer el esfuerzo económico, pero tiene horas y horas para disfrutar de su deporte favorito. Y sale casi como dos cañas.

P - —¿Qué le dijo Fernando cuando se enteró de que volvía a la pista?

—No le mandé un mensaje, pero hablé con su manager y ya lo sabía. Fernando puso una frase en Instagram: «Ya era hora de que trabajases un poco».

P - —¿Qué se comenta tras las carreras cuando se apagan los micrófonos?

—Normalmente se dicen las verdades que ni los pilotos dicen en las ruedas de prensa ni los periodistas contamos. Si hay una buena relación empiezas a jugar a un doble papel, de periodista y amigo. Y cuando tienes esos dos proles habrá quien priorice el primero. Yo perdí el interés por las primicias hace tiempo, prefiero que las relaciones con las personas sean duraderas y cordiales. He sabido muchas cosas que no he contado y luego alguien se ha apuntado el tanto, pero a cambio tenía una fuente de información constante y yo sabía cómo jugar las cartas, para mí eso vale más la pena. Soy periodista, pero soy mejor amigo que periodista.

P - —Durante estos años alejado de los circuitos, probó suerte en el entretenimiento con «Brain Games». ¿Aprendió algo que pueda aplicar ahora?

—Cuando empecé a encarar el programa viví lo que había perdido con la Fórmula 1, ese nerviosismo inicial. Esto era probarme y salir de mi zona de confort. Tuve que perder un poco la vergüenza que todavía tengo, abrirme a gente desconocida. Pero en la productora quedaron contentos con que me saliera de mi perfil. La pena es que la segunda temporada está en un cajón.

P - —¿Cuántos años le quedan a Alonso en la Fórmula 1?

—Creo que depende de cómo le vaya este año. Si consigue un coche ganador va a tener que ir la Guardia Civil a bajarle del coche. Si no igual se busca otras competiciones donde sí pueda ganar.

P - —¿Y a Lobato en las retransmisiones?

—No tanto, que soy mayor (bromea). Con este ritmo de vida se dan las condiciones para que no tenga la necesidad imperiosa de parar, como antes.