ES NOTICIA EN ABC

Ahora caigo El tremendo error de una concursante de «¡Ahora caigo!» a cuenta de Remedios Cervantes (y su mítico fallo)

Laura, una joven aspirante de este viernes en el programa que presenta Arturo Valls, protagonizó el momento más controvertido de la tarde en el formato de Antena 3

El calvario de Remedios Cervantes tras su error en «Atrapa un millón»

Laura, este viernes en «¡Ahora caigo!»
Laura, este viernes en «¡Ahora caigo!» - ATRESMEDIA
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«¡Ahora caigo!» despidió este viernes la semana en Antena 3 con once nuevos aspirantes buscando los 100.000 euros del concurso que presenta Arturo Valls. Ninguno se los llevó, aunque en la última tarde de la semana sucedió algo totalmente inesperado en el duelo entre dos aspirantes.

Cuando solo le quedaban dos rondas para poder plantarse, David, el concursante central, que había perdido los tres comodines a las primeras de cambio, decidió jugar contra Laura, una joven profesora que soñaba con viajar a Grecia si se llevaba el premio final de «¡Ahora caigo!». «¡Es mi sueño de siempre!», comentó la joven, cuyo gozo no tardó en caer en un pozo... nunca mejor dicho.

En la prueba que midió a Laura con David, el programa quiso recordar el inolvidable error que la actriz y exmodelo Remedios Cervantes cometió hace ahora casi ocho años en «Atrapa un millón», el concurso que por entonces presentaba Carlos Sobera en Antena 3. Para ello, les hizo medirse a un «Entre tres», con «Sal», «Azúcar» y «Remedios» como opciones posibles. «Sal, azúcar o Remedios. ¡Esto es lo de Remedios Cervantes! ¡Aquel fallo mítico!», recordó Arturo Valls.

Tras ello, los aspirantes empezaron a jugar... y el fantasma de aquel error de Cervantes pareció poseer a Laura a las primeras de cambio. «Nombre de la modelo que hizo perder dinero a un concursante de “Atrapa un millón”», enunció el presentador. «¿Azúcar?», respondió la joven, de manera incorrecta, dejando ojipláticos a los espectadores de «¡Ahora caigo!». David, su oponente, no se pudo contener. «¡Remedios! ¡Si lo acabamos de decir!», espetó.

La propia Laura no podía dar crédito a su fallo. «Qué vergüenza...», comentó. Entretanto, Valls trató de quitarle importancia al gazapo. «No hombre, tampoco es eso. Te has relajado después de la presentación y ya está», concluyó Valls, antes de rememorar junto a David el inolvidable fallo de Cervantes. «Estaba el azúcar y la sal... cuál tenía mejor conducción. Yo me acuerdo de cómo corrió Remedios para cambiar la respuesta... y de la cara de ese hombre, claro», recordó David, que dos rondas después terminó expulsado de «¡Ahora caigo!».