ES NOTICIA EN ABC
Cuestión de tiempo

¿Afectaría la supresión del cambio horario a la televisión española?

Después de que la Unión Europea haya propuesto a los países miembro suprimir el cambio de hora, cabe preguntarse hasta qué punto un horario único afectará a la programación y al consumo de la televisión

Una pareja ve «Narcos»
Una pareja ve «Narcos» - NETFLIX
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El pasado domingo 23 de septiembre, aquellos espectadores que quisieran conocer la identidad del último expulsado de «MasterChef Celebrity», tuvieron que esperar hasta pasada la una de la madrugada. Aunque el programa comenzó alrededor de las diez de la noche, acabó tan tarde debido a las tres horas que dura el formato. Al día siguiente, aquellos que sintonizaran Telecinco para ver el primer episodio de la serie española «Vivir sin permiso» (cuya duración se aproximó a los 80 minutos), tuvieron que esperar a las 22.42 h. y permanecieron en el sofá hasta las 24.23 h. para ver el desenlace. Ídem con «Operación Triunfo», cuya primera gala finalizó el jueves 20 de septiembre a la 01.21 de la madrugada tras casi tres horas de presentación. Cabe preguntarse a qué hora sonaría el despertador de los trasnochadores al «día» siguiente.

Tres eventos televisivos que contaron con el beneplácito de la audiencia y en los que convergen dos tendencias que se han dado durante los últimos años: el inicio –cada vez más– tardío de los programas emitidos durante el horario de máxima audiencia y su excesiva duración (la primera edición de «MasterChef» en 2013 no superaba las dos horas). Se trata de una situación que espectadores y asociaciones como ARHOE (Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles) han criticado. A esto se suma ahora la propuesta legislativa por parte de la Comisión Europea –el brazo ejecutivo de la Unión Europea– de suprimir el cambio horario que se produce en los países miembros dos veces al año y así instaurar un horario único (el de invierno o el de verano).

[El economista Fernández-Crehuet: «O el horario de invierno o el de verano pero con el huso de Portugal»]

Esta iniciativa ha despertado nuevamente el debate sobre las bondades y los males de adelantar y atrasar la hora en cuanto a la salud, la economía y el medio ambiente. «Si la supresión del cambio horario no viene acompañado de otro tipo de medidas sociales por parte del gobierno español, no estaremos más que jugando con las manecillas del reloj», opina José Luis Casero, presidente de ARHOE. Pero, ¿afectaría también a la programación y consumo televisivos durante la noche? Según Erika Fernández, profesora de Comunicación en la Universidad Internacional de La Rioja, «aunque cambie el horario [televisivo], también debe hacerlo el laboral». Salir antes del trabajo permitiría mayor tiempo libre así como cenar e irse a la cama antes.

«Si una persona sale de trabajar a las ocho de la tarde, da igual que sea de día o de noche porque el "prime time" seguirá siendo tardío», puntualiza. Eso sí, «menos luz en la calle invita a estar más tiempo en casa y al consumo de estos dispositivos». Aún así, la clave, según Fernández, es que «las parrillas de programación se construyen según los hábitos de la población». Ejemplo de ello es cómo en verano existe una menor inversión en la parrilla televisiva –en forma de estrenos– puesto que también desciende el consumo televisivo. Fuentes de Telecinco aseguran que ni siquiera han pensando en los posibles y lejanos efectos del horario único.

Juanra Bonet y Christian Gálvez son los «teloneros» de los informativos de Antena 3 y Telecinco
Juanra Bonet y Christian Gálvez son los «teloneros» de los informativos de Antena 3 y Telecinco - ABC

Un primer cambio sería, a propuesta de José Luis Casero, que todos los informativos nocturnos empezaran a las ocho de la tarde. Mientras que la Sexta y Cuatro ya lo hacen, las cadenas grandes como La 1, Antena 3 y Telecinco continúan emitiendo sus principales espacios informativos a las nueve de la noche. Y aún así, durante las últimas semanas, tanto Antena 3 como Telecinco han retrasado su inicio entre 4 y 10 minutos para así heredar la máxima audiencia posible de sus exitosos concursos «Boom» y «Pasapalabra». Casero cree que la readaptación del horario de máxima audiencia debería ser liderado por la televisión pública que, además de apostar por «contenidos de calidad», no compita con las privadas y deje de fijarse «tanto en las audiencias».

Durante los primeros meses de 2015 hubo un intento por parte de Televisión Española cuando series como «Cuéntame cómo pasó» y «El Ministerio del Tiempo» empezaban a las diez de la noche. De hecho, desde finales de 2014, la pública emplea un distintivo gráfico que informa si el formato termina antes de medianoche. ¿Qué ocurrió entonces? Al acabar mucho antes de las 00.00 h., la cuota de pantalla descendía notablemente aunque la cifra de espectadores fuera más que correcta. A lo largo de aquel año, la pública retrocedió nueva y progresivamente el horario estelar.

«Cuéntame cómo pasó» (arriba) y «El Ministerio del Tiempo» (abajo) empezaban a las 22.00h durante 2015
«Cuéntame cómo pasó» (arriba) y «El Ministerio del Tiempo» (abajo) empezaban a las 22.00h durante 2015 - ABC

Ya en otoño de 2016, TVE adoptó la estrategia de incorporar un programa de «access prime time» –aquel que antecede al formato emitido en horario estelar– con «Hora Punta» para así competir de tú a tú con «El Hormiguero» (Antena 3), «El Intermedio» (La Sexta) y «First Dates» (Cuatro). «Yo considero "prime time" a "El Intermedio"», comenta Casero. Este tipo de programas solían comenzar a las 21.30h. y durar entre 30 y 45 minutos. El pasado lunes 24, el programa de La Sexta comenzó a las 21.37h. y finalizó a las 22.43h.: una estrategia de programación que antes era puntual para así no enfrentar el siguiente programa con el fútbol, pero ahora es la norma. «El Hormiguero» acaba en ocasiones a las 22.50h. tras casi una hora de duración.

«Esto es como la ley antitabaco: se pueden reeducar algunas costumbres que –todos sabemos– son muy perniciosas». Quedarse hasta las «tantas» viendo, por ejemplo, «Operación Triunfo» ya no solo le quita horas de sueño al ciudadano sino también productividad en el ámbito familiar y laboral.

Para el presidente de ARHOE, hay dos evidentes perjudicados: los propios televidentes y las cadenas, que afrontan una fuga de usuarios –cada vez más selectivos– que optan por servicios de vídeo bajo demanda como Netflix. La ausencia de publicidad y la menor duración de los programas ofrecidos a la carta son un «plus» de estas plataformas pues facilita a los espectadores irse a la cama alrededor de las once de la noche. «¿9 euros a cambio de ser más productivos y descansar?», pregunta Casero.