ES NOTICIA EN ABC

Una periodista de La Sexta relata el acoso vivido en el transporte público

La comunicadora, habitual de «Al rojo vivo», ha denunciado públicamente lo que le sucedió en el metro

La periodista Lorena Baeza en «Al rojo vivo»
La periodista Lorena Baeza en «Al rojo vivo» - ATRESMEDIA
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La periodista de La Sexta, Lorena Baeza, ha sido acosada en el transporte público. Esto es lo que ella misma ha querido denunciar de manera pública a través de las redes sociales. El pasado 15 de agosto la colaboradora de «Al rojo vivo» estaba en el metro luciendo una «falda corta» cuando, sin previo aviso, otro usuario del suburbano le ha intentado fotografiar por debajo del corte de la misma, con la intención de obtener una imagen de aquello que la prenda ocultaba.

Ella misma ha ofrecido unas declaraciones al Huffington Post explicando lo sucedido. «Me senté en uno de los asientos libres y al lado se colocó el chico». Fue entonces cuando, según Lorena Baeza, el joven «puso el móvil en horizontal y apuntó hacia mí a la altura de las piernas». Ella le recriminó su actitud, que tilda de «machista», pero la reacción de este pilló aun más por sorpresa a la habitual del programa de Antonio García Ferreras.

«Cuando me di cuenta, se lo recriminé y se rió. A los pocos segundos se fue hacia la barra del Metro que estaba al lado, se colocó al lado de otra chica y empezó a hablarle», asegura la periodista. «Recuerdo que se reía mucho a pesar de lo intolerable de su actitud machista», dice, que reconoce que se marchó del vagón entre risas.

Este no ha sido el primer problema que ha tenido Lorena Baeza en el transporte público. «En el metro, hace años, me pasó con otro chico yendo a trabajar un fin de semana por la mañana. Directamente, me tocó el culo y se fue», asegura, recordando que este tipo de actitudes están a la orden del día.

Ella misma hizo pública la noticia al publicarlo en las redes sociales. En poco tiempo, ha acumulado numerosas reacciones, la mayoría de ellas en forma de comentarios de apoyo. Sin embargo, una minoría de sus seguidores le han recriminado su actitud al no haber interpuesto una denuncia, no haber llamado al personal de seguridad e, incluso, se asegura de que no ha sido una actitud machista.