Es Noticia

El supuesto pasado independentista de Miki caldea Eurovisión 2019

Salen a la luz unas fotografías del joven portando una estelada

Miki Núñez, en una de las imágenes que ha salido a la luz en Twitter - Vídeo: EP
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Miki Núñez, representante de España en Eurovisión 2019, se prepara ya para defender en mayo el tema «La Venda» compuesto por Adriá Salas, de «La Pegatina», y que ha logrado cautivar a los eurofans gracias al tono festivo y pegadizo del que le ha dotado su intérprete, uno de los favoritos de la audiencia durante la última edición de «Operación Triunfo».

En la rueda de prensa posterior a su victoria Miki se mostró orgulloso de representar a España en Europa y no dudó en defender ante los medios que el festival que en mayo acogerá Israel «no va de política» sino de música: «Quien lo use políticamente es que no sabe lo que es Eurovisión». El tercer artista catalán que representa a España en Eurovisión en los últimos tres años (tras Manel Navarro y Alfred García), quizá no era consciente de que, a su elección como candidato, le seguiría una minuciosa inspección de su pasado y redes sociales por parte de sus detractores. Dicho y hecho, minutos después de la victoria de «La venda» no tardó en circular por Twitter una fotografía en la que puede verse al joven con lo que parece ser una bandera independentista atada al cuello. «La que se va a liar», afirmaron varios usuarios de la red de microblogging ante el documento gráfico.

También indagaron varios usuarios en los perfiles sociales de «Altercat», un extinto grupo de música que Miki creó en 2010 junto a varios amigos y del que todavía hoy queda huella en Instagram. En 2015 el grupo colgó en esta cuenta una imagen de la manifestación de la Diada de Cataluña con el siguiente mensaje: «La Diada de hoy ha sido colorida, festiva, pacífica... ¡Tal y como no quieren que sea! Seguiremos hasta que levantemos la estrella en el cielo más alto!», afirmó entonces la banda.

Cabe destacar que Miki Núñez nunca ha manifestado sus opiones políticas en OT 2018, donde ha mantenido un perfil bajo y con el que, al contrario que otros compañeros, ha querido siempre estar al margen de cualquier polémica. Fue el cantante, de hecho, quien se ofreció a pronunciar el controvertido término «mariconez» cuando María, su compañera de canción, se negó a decir la palabra ante el público. Tampoco los usuarios se habían fijado en el supuesto pasado independentista de Miki durante el tiempo en que el intérprete participó en OT 2018 algo que no ocurrió, sin embargo, con su compañero Luis Mas, uno de los más criticados de la edición sin ni siquiera haber entrado a formar parte de la famosa academia. El joven, de 19 años, se convirtió en el centro de la diana debido a las imágenes de sus redes sociales con la bandera de España y junto al Rey Juan Carlos I.

TVE no es nueva lidiando con la orientación política de los representantes españoles en Eurovisión. Ya el pasado año Alfred García protagonizó alguna que otra polémica por haber apoyado la causa secesionista en 2014, tal y como confirmaban sus fotografías de Instagram.

Tampoco gustó a parte de los seguidores que el autor de «1016» regalara a su entonces pareja, Amaia Romero, el libro «España de mierda», del músico Albert Pla, lo que impulsó a muchos a pedir el boicot a Eurovisión 2018. Queriendo evitar toda polémica para no enturbiar la imagen del popular certamen el joven aseguraría más tarde en una entrevista que «lo mío es la música, no la política».