ES NOTICIA EN ABC

Eurovisión: más de sesenta años de historia a través de la música

El festival europeo más importante nació con la intención de unir el continente tras la II Guerra Mundial

Eurovisión 2019, la gran final en directo

En 1956, Lys Assia se convirtió en la primera ganadora de Eurovisión
En 1956, Lys Assia se convirtió en la primera ganadora de Eurovisión
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Tras la Segunda Guerra Mundial, el continente europeo estaba, al igual que medio mundo, totalmente dividido en dos bandos. Por un lado, aquellos países libres aliados con Estados Unidos y, por otro, la Unión Soviética. Consciente de ello, la Unión Europea de Radiodifusión (UER) promovió un festival de la canción internacional donde todos los países pudieran participar en un programa de televisión transmitido simultáneamente entre sus países miembro. El periodista británico George Campey utilizó el nombre «Eurovision» por primera vez en el año 1951.

En 1956 se celebró la primera edición de ese Festival de Eurovisión, un 24 de mayo en Lugano (Suiza). De él salió la primera vencedora de la historia del certamen, Lys Assia con su «Refrain». No fue fácil, pero con el paso de los años, cada vez fueron más los países que se animaban a participar en él, conocedores de la proyección internacional que tenía. En cinco años ya habían conseguido llegar a los 16 países participantes. Precisamente, España debutó en 1961 con Conchita Bautista y su «Estando contigo». Los sesenta pasaron a la historia eurovisiva por el gran nivel de los participantes: «À Force de Prier» (Nana Mouskouri, 1963), «Non ho l’età» (Gigliola Cinquetti, 1964) «Puppet on a String» (Sandie Shaw, 1967) o «La, la la», el primer triunfo español que vino de la mano de Massiel.

En los setenta llegó ABBA cuando los británicos, que actuaban en su país, debutaron siendo apenas conocidos en el resto de Europa. Consiguieron superar a la gran favorita de ese año, Olivia Newton John y su tema, «Waterloo», fue elegido por el público como la mejor canción de la historia del certamen. Israel, que se había unido también a Eurovisión, ganó en 1978 con el ya mítico «A-Ba-Ni-Bi».

Ya en la década siguiente, en los ochenta, acudieron al festival artistas como Céline Dion (Suiza, 1988) o Johnny Logan, que es el único cantante que ha logrado ganar más de una vez Eurovisión. Pero también Franco Battiato o Umberto Tozzi representaron a Italia, que no consiguió su primer triunfo hasta 1992, con Toto Cutugno e «Insieme: 1992». Tres años después, dejaron de participar hasta 2011.

A partir de ese momento, la imagen del festival de Eurovisión se deterioró y perdió bastante seguimiento en toda Europa. Irlanda ganó tres veces consecutivas (1992-1993-1994) y España rozó el triunfo en 1995 gracias a Anabel Conde y «Vuelve conmigo», considerada la mejor canción española en el festival. Ya a finales de década, en 1998, la cantante transexual Dana Internacional consiguió uno de los triunfos más mediáticos de los que se recuerdan. Con el sector más radical de su país, Israel, opuesto a su participación, obtuvo el pasaporte para poder acudir a Birmingham y un ajustado triunfo que la convirtió en el mito que es. Fue, además, la primera israelí entreivstada por la MTV.

Ya con los dos mil, el festival se reconvirtió y se transformó en el espectáculo televisivo más importante de los que se celebran anualmente en Europa. Es tal la acogida de países, que desde 2004 se tuvieron que cambiar las normas del certamen e instaurar el actual sistema de semifinales (el martes y el jueves de esa semana). El festival tiene los mejores datos de audiencia de toda su historia y es todo un fenómeno en redes sociales.